Cho­co­la­te per­mi­ti­do

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - Fuen­te: Cho­co­la­tes Fran­tom

¡Bas­ta de prohi­bir­nos el cho­co­la­te! Po­né en mar­cha es­tas es­tra­te­gias y da­le rien­da suel­ta al pla­cer.

Pu­re­za: el cho­co­la­te más sa­lu­da­ble es el que po­see el gra­do más al­to de ca­cao en su for­mu­la­ción, por en­ci­ma del 70% si es amar­go. Ade­más, al te­ner po­cos con­ser­van­tes, se evi­ta in­ge­rir es­te ti­po de in­gre­dien­tes. Se es­ti­ma que 45 gra­mos por día de es­te ti­po de cho­co­la­te es per­fec­to pa­ra se­gre­gar se­ro­to­ni­na (la hor­mo­na de la fe­li­ci­dad) y brin­dar bie­nes­tar y re­lax al ce­re­bro.

Ho­ra­rio: al­go que no to­dos sa­ben es que el me­jor ho­ra­rio pa­ra con­su­mir cho­co­la­te de bue­na ca­li­dad es des­pués del al­muer­zo, ya que el or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta de ener­gía ex­tra pa­ra lle­var a ca­bo el pro­ce­so de di­ges­tión, en­ton­ces, uti­li­za las ca­lo­rías in­ge­ri­das evi­tan­do que los ali­men­tos se fi­jen co­mo gra­sas.

Agua: en ca­so de que op­te­mos por cho­co­la­tes con más por­cen­ta­je de gra­sas (por ejem­plo, los con le­che), una muy bue­na idea es au­men­tar el con­su­mo de agua mi­ne­ral pa­ra eli­mi­nar el ex­ce­so de gra­sas y así evi­tar que se fi­jen al cuer­po.

Sin mie­do: una vez que in­cor­po­ra­mos un ali­men­to de for­ma ha­bi­tual a nues­tra die­ta en do­sis y con­di­cio­nes correctas, de­ja­mos de de­mo­ni­zar­los. Sa­ber que po­de­mos co­mer un po­co de es­te ali­men­to que tan­to de­ba­te trae en­tre nu­tri­cio­nis­tas lo sa­ca de la lis­ta ne­gra, en­ton­ces, evi­ta­mos caer en los co­no­ci­dos atracones.

So­lo por­que te gus­ta: des­de la in­fan­cia nos in­cul­ca­ron que, al ha­cer al­go bien, re­ci­bi­mos un dul­ce co­mo re­com­pen­sa. Si se si­gue es­te pa­trón de con­duc­ta po­co sa­lu­da­ble en la adul­tez, se per­pe­túa la ima­gen ne­ga­ti­va de la que go­za el cho­co­la­te. En su lu­gar, op­tar por dar­se otros gus­tos cuan­do las co­sas sa­len co­mo de­sea­mos: una sa­li­da, por ejem­plo, que se pue­de dis­fru­tar con pa­re­ja o ami­gos, sue­na co­mo una op­ción vá­li­da.

Si se man­tie­ne una die­ta va­ria­da y ma­gra y se prac­ti­ca ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­gu­lar, cual­quier per­so­na pue­de in­cor­po­rar el cho­co­la­te sin en­gor­dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.