Pa­le­ta de pri­ma­ve­ra

Mia - - BRICO - Fuen­te: Co­lors­hop

Los os co­lo­res que mar­can la nue­va ten­den­cia, traen to­nos es­ti­mu-es­ti­mu­lan­tes, aco­ge­do­res, de to­na­li­da­des emo­ti­vas que vis­ten con ca­li­dez los es­pa­cios del ho­gar. Es­ta pa­le­ta com­po­ne com­bi­na­cio­nes que es­ti­mu­lan las sen­sa­cio­nes: el fuc­sia Místico tie­ne un ca­rác­ter so­fis­ti­ca­do, pro­fun­do, evo­ca el co­lor de lo sa­gra­do, es un tono ideal pa­ra de­ta­lles en am­bien­tes fe­me­ni- nos,nos, es ro­mán­ti­co y li­be­ra el es­trés y las ten­sio­nes, muy pro­pi­cio pa­ra de­co­rar ha­bi­ta­cio­nes, com­bi­na­do con blan­cos na­tu­ra­les y ma­de­ra. Si se eli­ge es­te co­lor en su va­rian­te sa­ti­na­da, su ter­su­ra y se­mi­bri­llo apor­ta­rá ca­te­go­ría y de­li­ca­de­za a las su­per­fi­cies. El ro­jo Ori­gen es una to­na­li­dad de al­ter­na­ti­va es­ti­mu­lan­te. Apa­sio­na­do, aco­ge­dor, ideal pa­ra es­pa­cios so­cia­les, es be­ne­fi­cio- so­so uti­li­zar­lo en am­bien­tes am­plios; en co­me­do­res o sa­las de es­tar. Apli-Apli­ca­do en su ver­sión ma­te, es­te co­lor lo­gra in­ten­si­fi­car su pro­fun­di­dad y por su fal­ta de bri­llo, di­si­mu­la­rá los de­fec­tos pro­pios de al­gu­nas su­per­fi­cies. El ma­rrón Ar­ci­lla, ba­sa­do en pig­men­tos na­tu­ra­les, es un re­fe­ren­te de cul­tu­ras ét­ni­cas. Es­ta op­ción co­nec­ta con la ar­mo­nía de las to­na­li­da­des de la tie­rra y la ar­ci­lla y com­po­ne tex-

tu­ras or­gá­ni­cas. En ca­so de ser apli­ca­do pa­ra ex­te­rio­res, si se lo uti­li­za con tex­tu­ras mi­ne­ra­les apor­ta­rá un per­fil ar­te­sa­nal, con­ju­gan­do di­se­ño y pro­tec­ción. La fa­mi­lia de to­nos pas­te­les, tam­bién ocu­pan un rol im­por­tan­te den­tro de las tendencias, ya que son ne­ce­sa­rios pa­ra com­bi­nar en­tre sí o pa­ra con­tras­tar en­tre cla­ros y os­cu­ros. De acuer­do a su ma­tiz iluminan y neu­tra­li­zan los am­bien­tes. La­van­das, aqua­ma­ri­nas, are­nas se com­ple­men­tan en un con­jun­to ideal pa­ra po­si­bles com­bi­na­cio­nes ar­mó­ni­cas. El azul Da­nu­bio y sus com­po­si­cio­nes a par­tir del blan­co apor­tan fres­cu­ra y es­ti­mu­lan la ac­ti­vi­dad in­te­lec­tual. Es ideal pa­ra aca­ba­dos ele­gan­tes y tam­bién pa­ra com­po- ner at­mós­fe­ras frías, en am­bien­tes am­plios y lu­mi­no­sos. Se pue­de com­bi­nar con to­nos na­tu­ra­les, por­ce­la­na o hue­so pa­ra re­sal­tar las lí­neas; y apli­car­lo en su ver­sión sa­ti­na­da ha­rá más ater­cio­pe­la­da la tex­tu­ra. En las ha­bi­ta­cio­nes, se pue­de crear un su­ges­ti­vo di­se­ño in­ter­ca­lan­do ban­das o de­ta­lles en la mis­ma ga­ma y ju­gan­do con ma­ti­ces ver­des, que ge­ne­ran una cal­ma ma­ri­na. Los to­nos aqua­ma­ri­na son pro­pi­cios pa­ra evo­car se­re­ni­dad y si son com­bi­na­dos con ro­jo, da­rá un look sú­per mo­derno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.