Rein­ven­ta­te

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Por el lic. Die­go Lo Des­tro* * Fi­ló­so­fo. Di­rec­tor de D& L Group LATAM. www.dl­grou­pla­tam.com. https:// www. fa­ce­book. com/lo­des­tro­di

Voy a ha­blar de his­to­ria, pe­ro no de la de al­gún pue­blo o un acon­te­ci­mien­to per­so­nal: voy a en­fo­car­me en tu his­to­ria. Qui­zás te pre­gun­tes có­mo es que voy a ha­cer eso si ni si­quie­ra te co­noz­co. Es cierto, pe­ro pa­ra ha­blar de tu his­to­ria, no ne­ce­si­to sa­ber na­da de vos por­que so­lo im­por­ta lo que vos se­pas so­bre vos mis­ma.

Te pre­gun­to: ¿quién sos? An­te es­ta pre­gun­ta, las per­so­nas res­pon­den de di­fe­ren­tes ma­ne­ras. Al­gu­nas de­fi­nen su iden­ti­dad so­cial, con­tes­tan con su nom­bre. Otras, res­pon­den con su rol: “soy pa­dre”. Otras, con su pues­to o su pro­fe­sión: “soy abo­ga­do, soy li­cen­cia­do en..., soy ge­ren­te”. En ca­sos, apa­re­ce el ni­vel so- cial o eco­nó­mi­co: “soy po­bre, soy ri­co,, soy de cla­se me­dia”. O lo mo­ral: “soyy bueno”. Yo si­go pre­gun­tan­do por­quee ha­brá mu­chas otras res­pues­tas. No o hay res­pues­tas correctas o in­co­rrec­tas,s, por eso, vuel­vo a mi fo­co y re­pre­gun­to:o: ¿quién sos?

Se­gu­ra­men­te ya es­ta­rás pre­gun­tánn­do­te “¿quién soy?” Y po­drás con­tes­ta­rar que sos to­do lo an­tes men­cio­na­do y mu­cho más: sos ma­dre, ge­ren­te, qui­zá­siá li­li­cen­cia­doid en cien­cia­si i eco­nó­mi­cas, de cla­se me­dia, etc. To­do eso que aca­bás de men­cio­nar, más to­do aque­llo que qui­zás no di­gas, es tu his­to­ria.

En al­gún sen­ti­do, nues­tra his­to­ria es el pro­duc­to de lo que nos con­ta­mos a no­so­tros mis­mos cuan­do res­pon­de­mos a la pre­gun­ta ¿quién soy?. Pe­ro hay más: en to­das es­tas res­pues­tas hay dos ac­tos im­plí­ci­tos: ele­gir y de­ci­dir.

Sí, nues­tra his­to­ria es el pro­duc­to de nues­tras elec­cio­nes y de­ci­sio­nes e, in­de­pen­dien­te­men­te que nues­tro pre­sen­te nos agra­de o no, en el pa­sa­do de­ci­di­mos y ele­gi­mos.

Cuan­do te pre­gun­tas ¿quién soy?, la res­pues­ta re­mi­te di­rec­ta­men­te ha­cia vos to­da la res­pon­sa­bi­li­dad. Cuan­do la pre­gun­ta la reali­zo en pri­mer per­so­na, me doy cuen­ta de que de­bo ha­cer­me car­go de el ser que soy hoy, que no soy otro ser que el pro­duc­to de mis de­ci­sio­nes y elec­cio­nes.

Es­to pue­de re­sul­tar muy du­ro si to­da la vi­da in­ter­pre­té que fui el re­sul­ta­do de mis cir­cuns­tan­cias y que és­tas con­di­cio­na­ron lo que hoy soy. Pe­ro si lo pen­sás, al ha­cer­te car­go, es­ta in­ter­pre­ta­ción pue­de ser muy po­de­ro­sa por­que pue­de otor­gar­te una ca­pa­ci­dad de ac­ción efec­ti­va ines­pe­ra­da. Si soy el pro­duc­to de mis de­ci­sio­nes y elec­cio­nes, pue­do ha­cer­me car­go y de­ci­dir o ele­gir otra co­sa. En otras pa­la­bras, si soy un in­ven­to de mis elec­cio­nes pa­sa­das jun­to con mis in­ter­pre­ta­cio­nes, al ha­cer nue­vas elec­cio­nes y nue­vas in­ter­pre­ta­cio­nes, to­mo otras de­ci­sio­nes y, por en­de, me re-in­ven­to en el ac­to mis­mo de re-in­ter­pre­tar­me, re-eli­gien­do.

Pe­ro an­tes de rein­ven­tar­nos, hay que ha­cer­nos otro in­te­rro­gan­te: de­jan­do de la­do quién soy, me pre­gun­to: ¿quién quie­ro ser?, ¿een qué ser quie­ro con­ver­tir­me? Con la prpri­me­ra pre­gun­ta, nues­tra aten­ción nos re­re­mi­tió al pa­sa­do, de­fi­nien­do nues­tro prpre­sen­te en fun­ción de las de­ci­sio­nes y acac­cio­nes to­ma­das. Lue­go, nues­tra aten­ci­ción se des­pla­za ha­cia el fu­tu­ro, de­fi­ni­nien­do quié­nes so­mos en fun­ción de lo que que­re­mos ser, co­mo si el fu­tu­ro trtrai­cio­na­ra nues­tra iden­ti­dad en vez de qque el pa­sa­do la em­pu­je in­de­fec­ti­ble­men­te. Mien­tras que las res­pues­tas a la pre­gun­ta quién soy te­nían un ca­rác­ter des­crip­ti­vo, la pre­gun­ta quién quie­ro ser tie­ne un ca­rác­ter ads­crip­ti­vo, pi­de qque res­pon­das di­bu­jan­do, crean­do, in­ven­tan­do,in­ven ima­gi­nan­do, de­cla­ran­do, pro­yec­tán­do­teád co­mo sii llan­za­ras ha­cia ade­lan­te tu iden­ti­dad.

¿Es­tás dis­pues­ta a asu­mir el con­trol, a de­ter­mi­nar con tu vo­lun­tad el sen­ti­do que deseas dar­le a tu vi­da? Mu­chas per­so­nas se rein­ven­ta­ron a lo lar­go de la his­to­ria: Gand­hi era abo­ga­do, pe­ro ¿quién lo re­cuer­da co­mo tal? Eins­tein era bi­blio­te­ca­rio, ¿lo sa­bías? Ste­ve Jobs era un es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio que jun­ta­ba la­tas en el cam­pus pa­ra man­te­ner­se, ¿te sor­pren­de? Walt Dis­ney fue un pro­duc­tor de ci­ne fra­ca­sa­do. He­len Ke­ller era una ni­ña cie­ga y sor­da que has­ta los 7 años so­lo se co­mu­ni­ca­ba con gru­ñi­dos.

Al rein­ven­tar­se, es­tas per­so­nas no so­lo cam­bia­ron el cur­so de su his­to­ria per­so­nal sino que tam­bién mo­di­fi­ca­ron el rum­bo de la His­to­ria. Pe­ro so­lo pu­die­ron ha­cer­lo por­que de­cla­ra­ron con con­vic­ción: soy lo que soy en ca­da ac­to que eli­jo.

“Cuan­do ya no po­de­mos cam­biar una si­tua­ción, el desafío con­sis­te en cam­biar­nos a no­so­tros mis­mos” Victor Frankl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.