Mi pe­rro, ¿mi be­bé?

Mia - - MASCOTAS - Fuen­te: May­ra Ca­bre­ra (www.al­res­ca­te.org)

Re­fle­xio­nar acer­ca del tra­to que le da­mos a nues­tra mas­co­ta, echa luz so­bre có­mo nos co­mu­ni­ca­mos con la gen­te

Al­gu­nas per­so­nas sue­len te­ner una re­la­ción tan es­tre­cha con su mas­co­ta que es muy co­mún es­cu­char­las de­cir que es su “be­bé”. In­clu­so, se re­fie­ran a su ami­go ani­mal co­mo “mi hi­jo”.

Es im­por­tan­te re­fle­xio­nar acer­ca de có­mo tra­ta­mos a nues­tras mas­co­tas, los erro­res que po­de­mos co­me­ter en nom­bre del ca­ri­ño que sen­ti­mos ha­cia ellos e in­clu­so el po­si­ble da­ño que po­de­mos cau­sar­les. Si bien es cierto que se pue­de lle­gar a te­ner un víncu­lo tan es­tre­cho con un ani­mal que su­pere la amis­tad o el con­tac­to que ten­ga­mos con las per­so­nas que nos ro­dean, es ne­ce­sa­rio ana­li­zar los fac­to­res que ro­dean es­ta si­tua­ción.

Test de re­la­ción ani­mal

El cues­tio­na­rio que a con­ti­nua­ción pre­sen­ta­mos te guia­rá en la re­la­ción que es­ta­ble­cés con tus mas­co­tas. Sim­ple­men­te, res­pon­dé sí o no con to­tal sin­ce­ri­dad.

1. ¿Nos cues­ta tra­ba­jo lle­var­nos bien o co­mu­ni­car­nos con nues­tros com­pa­ñe­ros de es­tu­dios o tra­ba­jo, fa­mi­lia­res, pa­re­ja o ami­gos?

2. ¿Es­ta­mos tan de­cep­cio­na­das de la gen­te que sen­ti­mos que so­la­men­te los ani­ma­les me­re­cen nues­tro res­pe­to?

3. Co­mo no te­ne­mos hi­jos, por­que nos aca­ba­mos de ca­sar, por­que lo pos­ter­ga­mos o por­que no po­de­mos te­ner­los, ¿he­mos de­ci­di­do te­ner un “hi­ji­to” ani­mal?

4. ¿Ves­ti­mos a nues­tra mas­co­ta de for­ma tal que pa­rez­ca una per­so­ni­ta o la lla­ma­mos con apo­dos ca­ri­ño­sos que no em­plea­mos con na­die más?

5. ¿Ce­le­bra­mos los aniver­sa­rios de nues­tra mas­co­ta (día de na­ci­mien­to, fe­cha de mu­da de dien­tes, pri­me­ra ca­ma­da, pri­mer “no­vio”, etc.?

6. ¿Sen­ta­mos a la me­sa a nues­tra mas­co­ta?

7. ¿Nos di­ri­gi­mos a ella de la mis­ma ma­ne­ra que ha­bla­mos a otras per­so­nas (sea en tono de ha­la­go, re­pro­che o ex­pli­ca­ción), o in­clu­so uti­li­zan­do frases más ela­bo­ra­das y de­ta­lla­das?

8. ¿Bus­ca­mos que los de­más le den la mis­ma acep­ta­ción y tra­to que no­so­tros mis­mos le brin­da­mos?

9. ¿Gas­ta­mos más en pren­das, juguetes, bo­ca­di­llos es­pe­cia­les pa­ra nues­tra mas­co­ta que en ar­tícu­los pa­ra no­so­tras mis­mas ?

10. ¿Le da­mos de co­mer lo mis­mo que no­so­tras co­me­mos (no so­bras) por­que con­si­de­ra­mos que el ali­men­to pa­ra ani­ma­les “afec­ta su pa­la­dar”?

11. ¿Es nues­tro “hi­ji­to” y les de­ci­mos a los fa­mi­lia­res y ami­gos que ellos son los “tíos”, “her­ma­nos”, “abue­los” de nues­tro ani­ma­li­to?

12. ¿Cree­mos que na­die más nos acep­ta o com­pren­de que nues­tra mas­co­ta?

Si he­mos di­cho “sí” al me­nos a cin­co de los pun­tos an­te­rio­res, sig­ni­fi­ca que te­ne­mos al­gu­nos pro­ble­mas pa­ra re­la­cio­nar­nos con los de­más y que, ade­más, es­ta­mos an­tro­po­mor­fi­zan­do a nues­tra mas­co­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.