Dis­fru­tar y cui­dar las re­la­cio­nes de ve­rano

Có­mo pro­te­ger a nues­tros hi­jos, apren­der a sa­car­le pro­ve­cho al tiem­po li­bre con nues­tra pa­re­ja y re­la­jar­nos en los cui­da­dos an­ti­con­cep­ti­vos son las me­jor ma­ne­ra de ha­cer inol­vi­da­bles los en­cuen­tros del cuer­po y el co­ra­zón

Mia - - BIENESTAR - Por la Dra. Bea­triz Li­te­rat*

El ve­rano, y aún más las va­ca­cio­nes, son el tiem­po de ex­hi­bir el cuer­po. Más ho­ras de ai­re li­bre, días más lar­gos y la co­ne­xión con el pro­pio cuer­po per­mi­ten re­la­jar­se y des­ple­gar fan­ta­sías que no po­drían dar­se tan­to cuan­do se es­tá con­di­cio­na­do por la ru­ti­na, el es­trés y con el cuer­po cu­bier­to.

To­dos, en es­pe­cial los jó­ve­nes, se ero­ti­zan an­te la vi­sión de sus pro­pios cuer­pos y de los aje­nos, lo que pro­vo­ca el au­men­to del de­seo se­xual. Al ver a otros jó­ve­nes co­nec­ta­dos a si­tua­cio­nes si­mi­la­res, los en­cuen­tros se dan con ma­yor fre­cuen­cia y es­pon­ta­nei­dad. La ves­ti­men­ta ex­po­ne el bron­cea­do que em­be­lle­ce y las ac­ti­vi­da­des ve­ra­nie­gas apun­tan a me­jo­rar la es­té­ti­ca y el cui­da­do per­so­nal, lo cual po­ne en pri­mer plano al pro­pio cuer­po y a la atrac­ción.

Has­ta la mú­si­ca que ce­le­bra la es­ta­ción ve­ra­nie­ga es un in­cen­ti­vo pa­ra los en­cuen­tros, mu­chas ve­ces, con le­tras de can­cio­nes que exal­tan la ale­gría, la ju­ven­tud y el en­cuen­tro se­xual. An­te es­ta su­ma de es­tí­mu­los vi­sua­les, au­di­ti­vos, ol­fa­ti­vos y tác­ti­les, las hor­mo­nas se­xua­les flu­yen li­bre­men­te. Po­dría de­cir­se que, en el ve­rano, exis­te un con­di­cio­na­mien­to cultural al ma­yor ero­tis­mo.

Amor es­ti­mu­la­do

Lo cierto es que la luz del sol es­ti­mu­la la hi­pó­fi­sis, glán­du­la en­car­ga­da de re­gu­lar el fun­cio­na­mien­to hor­mo­nal. El re­sul­ta­do es que se ac­ti­va la pro­duc­ción de oxi­to­ci­na, de­no­mi­na­da in­for­mal­men­te la "mo­lé­cu­la del amor" o "la mo­lé­cu­la afro­di­sía­ca" y for­ta­le­ce los es­tí­mu­los pla­cen­te­ros.

Las per­so­nas fí­si­ca­men­te sa­nas y sin pre­jui­cios dis­fru­tan mu­cho de es­tas cir­cuns­tan­cias es­ta­cio­na­les y mu­chas sue­len re­la­cio­nar a un ni­vel in­cons­cien­te, la li­ber­tad, el tiem­po li­bre y sin ho­ra­rios con la au­sen­cia de to­do ti­po de re­glas, en cuan­to al com­por­ta­mien­to se­xual.

Por lo ge­ne­ral, los en­cuen­tros de ve­rano, es­pe­cial­men­te los pla­ye­ros, se dan ca­si pu­ra­men­te por atrac­ción fí­si­ca y ter­mi­nan cuan­do fi­na­li­zan las va­ca­cio­nes. Po­dría su­ce­der que, en al­gu­nas oca­sio­nes, ha­ya in­te­rés y tiem­po pa­ra que dos per­so­nas in­ten­ten pro­fun­di­zar en el mu­tuo co­no­ci­mien­to, pe­ro no es lo más co­mún. Por eso, mu­chas ve­ces las ex­pec­ta­ti­vas que se plan­tean no siem­pre se cum­plen y la re­la­ción du­ra po­co tiem­po.

To­da­vía, la ma­yo­ría de los jó­ve­nes y tam­bién mu­chos adul­tos, an­te la fuer­za del im­pul­so se­xual y la atrac­ción vi­sual, no se de­tie­nen a re­fle­xio­nar en otras cues­tio­nes y pue­den de­silu­sio­nar­se y blo­quear­se lle­ga­do el mo­men­to de la in­ti­mi­dad. Tam­po­co se tie­ne en cuen­ta a ve­ces la pre­ven­ción, ya que el im­pul­so eró­ti­co es tan fuer­te que la se­gu­ri­dad se po­ne en se­gun­do lu­gar. Lo que di­cen mu­chos es: "Es­ta es mi opor­tu­ni­dad de pa­sar­la bien, no la quie­ro per­der".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.