La po­de­ro­sa ha­ri­na pa­ra una pan­za cha­ta

Se tra­ta de una com­bi­na­ción de 6 se­mi­lla­sill con to­das las ac­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra des­in­fla­mar y re­du­cir el ab­do­men, ade­más de per­der pe­so y ga­nar en sa­lud. Se pre­pa­ra en ca­sa y se usa en cual­quie­ra de los pla­tos del día

Mia - - NUTRICIÓN -

Una de las zo­nas de nues­tro cuer­po que más tra­ba­jo nos cues­ta man­te­ner en lí­nea es el ab­do­men. Si bien ellos pe­lean con­tra lo mis­mo, cam­bian los fac­to­res de ori­gen del pro­ble­ma: su­bir y ba­jar de pe­so, los em­ba­ra­zos, re­ten­ción de lí­qui­dos y mal trán­si­to in­tes­ti­nal aten­tan den­tro y fue­ra del or­ga­nis­mo fe­me­nino. Por eso, en mu­chos ca­sos, aún a die­ta y ha­cien­do ac­ti­vi­dad fí­si­ca, no po­de­mos ba­jar esa pan­ci­ta que nos obli­ga a cam­biar de ves­tua­rio y no nos gus­ta na­da. La zo­na abdominal es pro­pen­sa a acu­mu­lar el ex­ce­so de gra­sa que ten­ga­mos (aun­que sea po­co) y ade­más, la piel de es­ta zo­na es fi­na y fle­xi­ble con lo que pue­de su­frir mu­cho con subidas y ba­ja­das brus­cas de pe­so, y por su­pues­to, des­pués del par­to. Por su­pues­to, la die­ta es esen­cial: eli­mi­nar azú­car, al­cohol, ga­seo­sas y ali­men­tos que irri­ten los in­tes­ti­nos es fun­da­men­tal. Re­du­cir el con­su­mo de gra­sas, co­mer por­cio­nes sa­lu­da­bles y no ma­tar­te con los dul­ces, tam­bién ha­rá efec­to. Pe­ro aún así, se­gui­rá sien­do di­fí­cil com­ba­tir fac­to­res que no se con­tro­lan tan fá­cil­men­te. Pe­ro, aho­ra, una ha­ri­na que po­dés ha­cer en tu ca­sa con 6 se­mi­llas pue­de ser el pa­sa­por­te ha­cia la fe­li­ci­dad de no ver­te más con pan­za. “Es­ta receta sin glu­ten, es ri­ca en fi­bras, an­ti­oxi­dan­tes y vitaminas. Pe­ro su se­cre­to es que ayu­da a re­gu­lar el me­ta­bo­lis­mo, da sa­cie­dad y des­in­fla­ma­da, to­dos efec­tos que ac­túan di­rec­ta­men­te so­bre una pan­za cha­ta”, sos­tie­ne la nu­tri­cio­nis­ta bra­si­le­ña Ana Pau­la San­tos. De he­cho, Ja­de Mat­tos, una jo­ven de 18 años que con­sul­tó a la nu­tri­cio­nis­ta pa­ra ba­jar de pe­so, no so­lo ba­jó ca­si 7 ki­los en po­co más de dos me­ses sino que lo que más agra­de­ció fue la ha­ri­na de se­mi­llas: “Me des­hin­chó, me ayu­dó a eli

mi­nar la fla­ci­dez y la pan­za ba­jó”, acep­tó.

Có­mo se usa

Ade­más de ser muy sen­ci­lla de ha­cer en ca­sa, es­ta ha­ri­na es un su­ple­men­to prác­ti­co pa­ra adop­tar. “Se tra­ta sim­ple­men­te de in­cor­po­rar­la a la die­ta dia­ria pa­ra con­se­guir man­te­ner el pe­so, ba­jar­lo si es ne­ce­sa­rio, ac­tuar so­bre el ab­do­men y ga­nar

en sa­lud”, ex­pli­ca San­tos. La ha­ri­na in­clu­ye se­mi­llas co­mo la de chía que man­tie­nen con­tro­la­do el co­les­te­rol ma­lo, de lino con enor­me po­der an­ti­oxi­dan­te que re­fuer­za la ba­rre­ra in­mu­no­ló­gi­ca y to­das son an­ti­tó­xi­cas por su enor­me apor­te de fi­bra. Sin em­bar­go, la nu­tri­cio­nis­ta acla­ra que pa­cien­tes con cálcu­los re­na­les, di­ver­tícu­los in­tes­ti­na­les o gas­tri­tis no de­ben usar­la. De cual­quier mo­do, siem­pre se de­be con­sul­tar con el mé­di­co cual­quier cam­bio en la die­ta.

Se la pue­de usar en ca­si to­das las pre­pa­ra­cio­nes: in­cluir a ju­gos, so­pas, ba­ti­dos, li­cua­dos, yo­gur, en­sa­la­das, tor­ti­lla, ome­let­tes, etc. Se­gún San­tos, al­can­za con dos cu­cha­ra­das so­pe­ras por día, jun­tas o se­pa­ra­das, pa­ra ob­te­ner to­dos los be­ne­fi­cios de es­ta ha­ri­na que ter­mi­na pa­ra siem­pre con la tor­tu­ra de la pan­ci­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.