La de­ci­sión de ser jo­ven

Mia - - NUTRICIÓN - Por Lic. Ber­ta Spai­ni*

Ame­di­da que pa­sa el tiem­po y los años se van su­man­do, la idea de ve­jez em­pie­za a ge­ne­rar más de un ba­jón aními­co.

La re­la­ción con el mun­do se con­di­cio­na por la pro­pia mi­ra­da te­ñi­da de las cons­truc­cio­nes más par­ti­cu­la­res. Van des­de el ri­dícu­lo que su­po­ne no con­si­de­rar la edad cro­no­ló­gi­ca al ves­tir­se o al re­la­cio­nar­se, has­ta em­pa­ñar con una inapro­pia­da sen­sa­ción de ve­jez, la po­si­bi­li­dad de vi­vir sen­sa­cio­nes ver­da­de­ra­men­te es­ti­mu­lan­tes co­mo te­ner una pa­re­ja más jo­ven o, sim­ple­men­te vol­ver a enamo­rar­se. El de­seo es au­to­cen­su­ra­do y prohi­bi­do en lu­ga­res in­ne­ce­sa­rios y a ve­ces, con mu­cha cruel­dad. Se cie­rra la puer­ta a los es­tí­mu­los que se con­si­de­ran “pa­ra los jó­ve­nes” y es­ta se­lec­ción se rea­li­za con mu­cha y equi­vo­ca­da li­vian­dad. Más bien con pre­jui­cios. Es así co­mo el mie­do a ser fe­liz, ter­mi­na coar­tan­do la au­da­cia de los per­mi­sos, en pos de una de­fen­sa ven­ci­da, dee “las bue­nas cos­tum­bres”.

Pe­ro, ¿qué es ser jo­ven? ¿Quéé se en­tien­de por ju­ven­tud? ¿Es laa edad un in­di­ca­dor de ju­ven­tud o de ve­jez?

Ex­per­tos de to­do el mun­do tra-aba­jan pa­ra dar­le al ser hu­mano una llar­ga y bbue­na vi­da.id Mu­chosh se abo­can al estudio de la cu­ra de las en­fer­me­da­des, a la sa­lud fí­si­ca. Y es ló­gi­co, es­ta preo­cu­pa­ción por el te­ma re­si­de en el co­rre­la­to di­rec­to que tie­ne la sa­lud fí­si­ca con la vi­da y la muerte. Otros se ocu­pan de la es­té­ti­ca. Có­mo te ves, qué apa­ren­tas. Be­lle­za y ju­ven­tud han si­do her­ma­nas du­ran­te mu­cho tiem­po. Es un pa­ren­tes­co que nos qui­ta el sue­ño y su bús­que­da cons­tan­te, un kar­ma. La so­be­ra­nía del es­pe­jo. fí­si­ca una sa­li­da de la an­gus­tia por el pa­so del tiem­po. Creer in­ge­nua­men­te en la so­lu­ción de las apa­rien­cias. Las apa­rien­cias pue­den ser una ayu­da y un pla­cer, nun­ca una so­lu­ción a la an­gus­tia pro­vo­ca­da por el co­rrer de los años.

Y aquí es dón­de cla­ra­men­te po­dre­mos en­con­trar la res­pues­ta so­bre la ju­ven­tud. La ju­ven­tud nos du­ra lo que nos du­ra sen­tir­nos jo­ven. La sa­lud y la be­lle­za, no son de­ter­mi­nan­tes. Las per­so­nas que vi­ven más años, ade­más de cui­dar­se fí­si­ca­men­te, se aman. Se tra­tan con ca­ri­ño cul­ti­van­do un sano nar­ci­sis­mo que les per­mi­te ser más ca­ri­ño­sos con­si­go mis­mos. Pri­vi­le­gian su es­ta­do de áni­mo cul­ti­van­do un po­si­ti­vis­mo que no se es­ca­pa de la reali­dad sino que la in­ter­pre­ta de ma­ne­ra que no en­fer­me. Com­par­ten su tiem­po con la fa­mi­lia y con­ser­van las re­la­cio­nes con sus pa­pa­res. Se ríen se­gui­do, y por co­sas sim­ples. No guar­dan ren­cor, no se que­jan mu­cho. Tie­nen pro­yec­tos, y pa­cien­cia. Se adap­tan a lo­los cam­bios. Tie­nen una ade­cua­da to­le­ran­cia a la frus­tra­ción. Se man­tie­nen fí­si­ca e in­te­lec­tual­men­te ac­ti­vos.

La au­to­es­ti­ma jue­ga un rol fun­da­men­tal a lal ho­rah ded de­fi­nir­se y a la ho­ra de sen­tir­se. Es im­por­tan­te cul­ti­var una au­to­ima­gen que for­ta­lez­ca y que pue­da acep­tar el pa­so del tiem­po gra­cias al en­ri­que­ci­mien­to de los apren­di­za­jes tran­si­ta­dos y las eta­pas su­pe­ra­das. El apo­yo en las su­ce­si­vas vir­tu­des, pro­pias del cre­ci­mien­to, pro­mue­ve áreas de la per­so­na más acor­des con su edad. Así, se cons­tru­ye una iden­ti­dad di­ná­mi­ca e in­te­li­gen­te. Así no se en­ve­je­ce, así se cre­ce. De aden­tro pa­ra afue­ra. Agra­de­ci­dos por una lar­ga vi­da. Es­pi­ri­tual­men­te in­vo­lu­cra­dos. Ma­du­ros. Sen­sa­tos. Lú­ci­dos.

En­ton­ces, aun­que cues­te creer­lo, ser jo­ven no es so­la­men­te un es­tá­ti­co y pa­sa­je­ro es­ta­do.

Ser jo­ven es una de­ci­sión. Una de­ci­sión que se pue­de to­mar de vie­jo.

Cre­cer no es en­ve­je­cer

Las po­si­bi­li­da­des de con­ser­var el cuer­po sano y vi­tal son mu­chas y muy va­ria­das. Ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca, y man­te­ner un pe­so sa­lu­da­ble, nu­trién­do­se ade­cua­da­men­te, es fun­da­men­tal. Res­pe­tar los con­tro­les mé­di­cos, dor­mir lo ne­ce­sa­rio y dis­traer­se un po­co ca­da día, son tam­bién in­di­ca­cio­nes pa­ra es­tar lo me­jor po­si­ble.

En cuan­to a la ne­ce­si­dad de “ver­se jo­ven”, aquí pue­de ha­ber una bús­que­da ra­zo­na­ble, y por tan­to bien­ve­ni­da, pe­ro cui­da­do, se pue­de caer en una tram­pa bas­tan­te co­mún: bus­car en la be­lle­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.