Co­lo­res bien ELE­GI­DOS

Mia - - MINIMOLDE - Fuen­te: Pin­tu­ras Al­ba

SiS es­tás un po­co preo­cu­pa­do por po­ner el pin­cel en la pa­red, és­ta es una for­ma ma­ra­vi­llo­sa pa­ra ase­gu­rar­te de que el co­lor que te en­can­ta luz­ca per­fec­to. An­tes de co­men­zar a pin­tar, apli­cá dos ca­pas so­bre un pa­pel ba­se A4. Col­gá el pa­pel en di­fe­ren­tes pa­re­des du­ran­te el día pa­ra ver có­mo cam­bia el co­lor con la luz del sol y la luz ar­ti­fi­cial. Des­cu­bri­rás que la luz ejer­ce una in­fluen­cia es­pe­cial so­bre los blan­cos. Te­né en cuen­ta que la ma­yo­ría de los co­lo­res lu­ci­rán le­ve­men­te más os­cu­ros y fríos en am­bien­tes con orien­ta­ción sur, por­que la luz es más fría y me­nos in­ten­sa. La pin­tu­ra fres­ca se ve muy di­fe­ren­te de la pin­tu­ra se­ca. In­ten­tá no to­mar de­ci­sio­nes has­ta que es­té com­ple­ta­men­te se­ca. Y lo más im­por­tan­te: con­fiá en tus ins­tin­tos. Si te en­can­ta, es la co­rrec­ta. Exis­ten di­fe­ren­tes co­lo­res, idea­les pa­ra di­fe­ren­tes am­bien­tes; por eso, el pri­mer pa­so es eva­luar tu es­pa­cio. Si el tu­yo tie­ne orien­ta­ción sur y pa­re­ce os­cu­ro, los co­lo­res lu­mi­no­sos en ma­ti­ces vi­vos y sa­tu­ra­dos op­ti­mi­za­rán la luz. Si tie­ne orien­ta­ción nor­te y es ai­rea­do, po­dés usar la ma­yo­ría de los co­lo­res, in­clu­so los to­nos os­cu­ros y dra­má­ti­cos. ¿El am­bien­te lo usás pa­ra co­mer, tra­ba­jar o dor­mir? Los co­lo­res fríos, apa­ci­bles y apa­ga­dos, co­mo el ver­de pá­li­do y el azul

la­va­do, evo­can cal­ma, mien­tras que los co­lo­res vibrantes y pro­fun­dos, co­mo los ro­jos y púr­pu­ras, ener­gi­zan y es­ti­mu­lan. – La na­tu­ra­le­za es una fuen­te ma­ra­vi­llo­sa de com­bi­na­cio­nes de co­lo­res. Sa­cá fotos de flo­res, ca­ra­co­les y ár­bo­les que evo­quen tran­qui­li­dad. Ob­ser­vá qué pai­sa­je te ha­ce sen­tir más vi­vo. – Ha­cé una lis­ta de los ob­je­tos del ho­gar más pre­cia­dos y que agre­gan di­na­mis­mo ins­tan­tá­neo a cual­quier es­pa­cio. Ele­gí co­lo­res del es­tam­pa­do de ese ob­je­to y lue­go in­clui­lo en el am­bien­te ter­mi­na­do. – El ar­te ins­pi­ra es­que­mas de co­lo­res sen­sa­cio­na­les. Se­lec­cio­ná los co­lo­res cla­ves de un cuadro que te encante pa­ra lo­grar tu pro­pio es­que­ma. – Una vez ele­gi­dos los co­lo­res, re­co­lec­tá mues­tras de pin­tu­ra, te­la y em­pa­pe­la­do con di­fe­ren­tes ma­ti­ces de los to­nos es­co­gi­dos. Usá un car­tón gran­de y blan­co co­mo fon­do pa­ra tu es­que­ma. Com­bi­ná una y otra vez co­mo más te gus­te. To­ma­te tu tiem­po y no ol­vi­des dar un pa­so atrás y ob­ser­var a dis­tan­cia. Sa­brás cuan­do lo­gres la com­bi­na­ción co­rrec­ta. – Pro­bá an­tes de com­prar. Pa­ra eso las mues­tras de co­lor son ex­ce­len­tes. Pin­tá di­fe­ren­tes lu­ga­res con di­fe­ren­te in­ten­si­dad de luz, o col­gá un pa­pel ba­se A4 pin­ta­do, en di­fe­ren­tes pa­re­des, pa­ra po­der ver có­mo lu­cen los co­lo­res con luz na­tu­ral y ar­ti­fi­cial a di­fe­ren­tes ho­ras del día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.