Vio­le­tas afri­ca­nas

Mia - - JARDINERÍA -

Mu­chos se lo pro­po­nen pe­ro po­cos lo lo­gran. Cui­dar de una vio­le­ta afri­ca­na no im­pli­ca ne­ces­sa­ria­men­te una ta­rea com­ple­ja sino qque exi­ge, más bien, de cier­ta in­for­ma­ción so­bre de­ta­lles cla­ves pa­ra que la plan­ta se desa­rro­lle en con­di­cio­nes óp­ti­mas. Es­ta plan­ta sue­le ser muy re­que­ri­da por­que vi­ve du­rran­te to­do el año, y sus flo­res de co­lor vio­le­ta, ro­sa, azul, ro­jo y blan­co iluminan el am­bien­te de un mo­do pe­cu­liar. Es ppre­ci­so ser muy cui­da­do­sa al mo­men­to de re­gar­la. Un da­to muy im­po­tan­te que de­be­mos co­no­cer es que, si bien hay que re­gar­la co­mo a cual­quier otra plan­ta, no po­de­mos mo­jar sus ho­jas y flo­res por­que se da­ñan. Tam­bién hay que te­ner cui­da­do de no en­char­car­la por nin­gún mo­ti­vo; po­ner­la en­ci­ma de al­gún re­ci­pien­te o di­rec­ta­men­te un pla­to que con­ten­ga al­gu­nas gra­vas mo­ja­das. Se pue­de re­gar la plan­ta por en­ci­ma o por laa ba­se de la ma­ce­ta, pe­ro uti­li­zan­do agua ti­bia. Si re­gás por en­ci­ma de la plan­ta, ha­ce­lo has­ta que go­tee por los ho­yos de dre­na­je de la ba­seb de la ma­ce­ta. Si, en cam­bio lo hha­cés por la ba­se, lle­ná una re­ci­pien­te con agua y de­já la plan­ta has­ta que la su­per­fi­cie de la tie­rra es­té hú­me­da. Dre­ná siem­pre el ex­ce­so de agua, sin im­por­tar el mé­to­do de rie­go. Y pa­ra vol­ver a re­gar, es­pe­rá has­ta que la tie­rra se sien­ta se­ca otra vez.

Sus flo­res son de las más ex­qui­si­tas que exis­ten en cuan­to a cui­da­dos, por eso si ves que tie­nen mu­cho pol­vo, de­be­rás qui­tár­se­lo uti­li­zan­do un pin­cel o un pa­ño de se­da, nun­ca con agua u otros lí­qui­dos que en­se­gui­da pue­den pro­vo­car­les moho.

La fa­se más com­pli­ca­da a la ho­ra de cui­dar­la es el mo­men­to en el que no­ta­mos que su fo­lla­je po­co a po­co se va ha­cien­do más es­pe­so. Es jus­to en­ton­ces cuan­do te­ne­mos que tras­plan­tar­la a una ma­ce­ta más gran­de y una o dos ve­ces al mes, fer­ti­li­zar­la con abono pa­ra que crez­can más sa­nas y fuertes que de cos­tum­bre. Fer­ti­li­zá con cui­da­do. Ha­ce­lo cuan­do las ho­jas se vuel­van de co­lor ver­de cla­ro y el rit­mo de cre­ci­mien­to dis­mi­nu­ya. Usá un fer­ti­li­zan­te so­lu­ble en agua, for­mu­la­do pa­ra plan­tas de ho­gar o es­pe­cí­fi­ca­men­te di­se­ña­do pa­ra vio­le­tas afri­ca­nas.

Du­ran­te to­do el año, co­lo­ca­las en ven­ta­nas que den al Nor­te o al Es­te y, si es ne­ce­sa­rio, po­ne­las ba­jo lu­ces ar­ti­fi­cia­les pe­ro ase­gú­ra­te siem­pre de que re­ci­ban al me­nos 8 ho­ras de os­cu­ri­dad ca­da día.

Pa­ra con­ser­var­las du­ran­te to­do el año, re­quie­ren de cui­da­dos pre­ci­sos. Rie­go y fertilización, los de­ta­lles cla­ves

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.