For­ta­le­cer el pi­so pél­vi­co

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por Dr. David Jor­ge Fu­sa­ro, di­rec­tor mé­di­co del Ins­ti­tu­to Gi­ne­co­ló­gi­co Bue­nos Ai­res

En Ar­gen­ti­na, más del 50% de las mu­je­res ma­yo­res de 55 años pre­sen­tan dis­fun­ción del pi­so pel­viano, por lo tan­to, 1 de ca­da 9 mu­je­res se­rá so­me­ti­da a una ci­ru­gía por al­te­ra­ción del PP, y por otro la­do, 20% de las mu­je­res tie­nen al­gún gra­do de in­con­ti­nen­cia rec­tal. Da­tos re­le­va­dos a Di­ciem­bre de 2013 mues­tran que gran par­te de la po­bla­ción fe­me­ni­na se ve afec­ta­da por al­te­ra­cio­nes del pi­so pel­viano: “Se tra­ta de una es­truc­tu­ra mus­cu­lar y de li­ga­men­tos que se en­cuen­tra en la par­te in­fe­rior de la pel­vis, que con­for­ma un dia­frag­ma por el cuál pa­san 3 con­duc­tos: la ure­tra, la va­gi­na y el rec­to", ex­pli­ca el Dr David Jor­ge Fu­sa­ro, Mé­di­co gi­ne­có­lo­go, Je­fe de Ser­vi­cio de Gi­ne­co­lo­gía del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Fun­da­ción Fa­va­lo­ro y Di­rec­tor Mé­di­co del Ins­ti­tu­to Gi­ne­co­ló­gi­co Bue­nos Ai­res. Y agre­ga, "la fun­ción del pi­so pél­vi­co es man­te­ner los ór­ga­nos pél­vi­cos en su po­si­ción co­rrec­ta; man­te­ner el con­trol de los es­fín­te­res ure­tral y anal y la fun­ción se­xual".

En nues­tro país, mu­chas de las mu­je­res que su­fren el de­bi­li­ta­mien­to del pi­so pel­viano -que en­tre otros fac­to­res pro­du­ce: in­con­ti­nen­cia de ori­na y rec­tal, pro­lap­so, dis­fun­cio­nes se­xua­les y do­lo­res pel­via­nos cró­ni­cos- omi­te la con­sul­ta mé­di­ca por ver­güen­za, te­mor, ig­no­ran­cia o de­sin­te­rés"; co­men­ta el es­pe­cia­lis­ta.

Va­rios fac­to­res pue­den in­ci­dir en la dis­fun­ción del pi­so pel­viano; en­tre ellas:

Fac­to­res pre­dis­po­nen­tes: he­ren­cia (2 de ca­da 10 mu­je­res tie­nen de­bi­li­dad in­na­ta en los múscu­los del sue­lo pél­vi­co), gé­ne­ro, edad.

Fac­to­res ini­cia­do­res: em­ba­ra­zo (por pe­so del úte­ro), parto, fór­ceps, epi­sio­to­mías

Fac­to­res pro­mo­to­res: obe­si­dad, me­no­pau­sia (por cam­bios hor­mo­na­les), cons­ti­pa­ción; EPOC; ci­ru­gías; de­por­tes (en es­pe­cial los de "sal­tos" y de "im­pac­to"; pro­fe­sio­nes

Fac­to­res Des­com­pen­san­tes: dia­be­tes; mal nu­tri­ción, se­den­ta­ris­mo.

Pau­la­ti­na­men­te, la co­mu­ni­dad fe­me­ni­na va to­man­do con­cien­cia de la im­por­tan­cia y be­ne­fi­cios que trae apa­re­ja­do el for­ta­le­ci­mien­to del pi­so pel­viano.Si bien en al­gu­nos ca­sos, se re­cu­rre a pro­ce­sos qui­rúr­gi­cos pa­ra re­ver­tir es­te te­ma, exis­ten ejer­ci­cios fí­si­cos, de muy fá­cil rea­li­za­ción que per­mi­ten for­ta­le­cer la zo­na; con bue­nos re­sul­ta­dos. Los ejer­ci­cios de Ke­gel; idea­dos por el Dr. Ar­nold Ke­gel pa­ra for­ta­le­cer los múscu­los se ba­san en con­traer y re­la­jar el múscu­lo del sue­lo pél­vi­co, re­pe­ti­das oca­sio­nes, con el ob­je­ti­vo de in­cre­men­tar su fuer­za y re­sis­ten­cia; lo­gran­do así pre­ve­nir o evi­tar la in­con­ti­nen­cia uri­na­ria y otros pro­ble­mas re­la­cio­na­dos. Si el múscu­lo del pi­so pel­viano es fuer­te, se con­vier­te en­ton­ces en el ma­yor trans­mi­sor de ener­gía.

En cen­tros como Fi­gu­re­lla se su­man, a la ru­ti­na de ejer­ci­cios ha­bi­tua­les, al­gu­nos mo­vi­mien­tos pa­ra tra­ba­jar el pi­so pél­vi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.