BE­LLE­ZA.

No es nin­gu­na no­ve­dad que la ciencia se apli­que a la cos­mé­ti­ca de una ma­ne­ra sor­pren­den­te. La ten­den­cia es la apa­ri­ción de pro­duc­tos he­chos a la me­di­da de los diag­nós­ti­cos fa­cia­les

Mia - - SUMARIO - Por Laura La­go­mar­sino

In­no­va­ción 3.0, lo úl­ti­mo

Son mi­llo­na­rias las cifras que los gran­des la­bo­ra­to­rios del mun­do in­vier­ten en in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra ana­li­zar y com­pren­der los fe­nó­me­nos que más les preo­cu­pan a las mu­je­res y, cla­ro, brin­dar­les so­lu­cio­nes efi­ca­ces en tiem­pos mu­cho más aco­ta­dos.

Los ac­ti­vos no­ve­do­sos pre­sen­tes en sus fór­mu­las, la tec­no­lo­gía de pun­ta que po­seen, jun­to con el desa­rro­llo de los pac­ka­gings que pro­me­ten sal­va­guar­dar in­tac­tas las pro­pie­da­des de la fór­mu­la y el com­pro­mi­so con las re­gla­men­ta­cio­nes me­dioam­bien­ta­les, son só­lo al­gu­nos de los ítems prio­ri­ta­rios que los in­ves­ti­ga­do­res tie­nen pre­sen­tes a la ho­ra de abor­dar los es­tu­dios.

La ciencia y la tec­no­lo­gía apli­ca­das al cam­po de la be­lle­za avan­zan de ma­ne­ra sos­te­ni­da con lo cual las po­si­bi­li­da­des a fu­tu­ro pue­den dis­pa­rar­se en direcciones im­pen­sa­das, con ac­ti­vos de per­for­man­ce más pre­ci­sa y rá­pi­da; jun­to a un con­su­mi­dor ca­da vez más exi­gen­te, que de­man­da­rá pro­duc­tos he­chos a la me­di­da de diag­nós­ti­cos fa­cia­les in­te­gra­les y tec­no­ló­gi­cos, ten­den­cia que es­tá to­man­do mu­cho im­pul­so en los úl­ti­mos tiem­pos.

Man­da­mien­tos de la neo es­té­ti­ca

En­ton­ces, ¿por dón­de van hoy las lí­neas de investigación?, ¿cuá­les son las ten­den­cias en el uni­ver­so cos­mé­ti­co?, ¿có­mo son y en qué se ba­san los pro­duc­tos más in­no­va­do­res del mer­ca­do in­ter­na­cio­nal? Son mu­chos los in­te­rro­gan­tes que sur­gen y pa­ra ello en­tre­vis­ta­mos a los má­xi­mos re­fe­ren­tes lo­ca­les en quí­mi­ca cos­mé­ti­ca, bio­lo­gía, tri­co­lo­gía y desa­rro­llo bio­tec­no­ló­gi­co, quie­nes nos cuen­tan los se­cre­tos aún no re­ve­la­dos del uni­ver­so beauty.

“La be­lle­za es­tá de mo­da. No es una afir­ma­ción sor­pren­den­te, lo que hoy per­ci­bi­mos es que es­ta con­di­ción de­ja de te­ner un com­po­nen­te pre­do­mi­nan­te en lo ge­né­ti­co y ga­na es­pa­cio den­tro de la pro­duc­ción”, ase­gu­ra Pau­la Schaie­vitch, Li­cen­cia­da en Quí­mi­ca y Di­rec­to­ra de Icono Cos­mé­ti­ca. Es­te con­cep­to avan­za cons­tan­te­men­te y ocu­pa a pro­fe­sio­na­les de las dis­tin­tas dis­ci­pli­nas a plan­tear so­lu­cio­nes ca­da vez más pre­ci­sas y es­pe­cí­fi­cas pa­ra ca­da gru­po de con­su­mi­do­res. Con­for­me fue cre­cien­do el mer­ca­do, des­de jó­ve­nes has­ta per­so­nas que pa­san la oc­ta­va dé­ca­da, el uni­ver­so cos­mé­ti­co se adap­tó a los in­tere­ses de ca­da gru­po, tal es así que quien se ocu­pe por

al­can­zar una ima­gen acor­de a los pa­rá­me­tros de be­lle­za pue­de lo­grar­lo de ma­ne­ra efi­caz.

Nue­vas co­rrien­tes de investigación

Se­gún la Lic. Schaie­vitch, hoy exis­te una gran di­ver­si­dad de es­ti­los en el cam­po de la cos­mé­ti­ca que con­vi­ven en el mis­mo es­pa­cio y en la mis­ma épo­ca:

Cos­mé­ti­ca sus­ten­ta­ble: apli­ca los prin­ci­pios que die­ron ori­gen a los pro­duc­tos y que du­ran­te dé­ca­das ha for­ta­le­ci­do sus be­ne­fi­cios sin ser cues­tio­na­dos. Ac­tual­men­te, re­ci­be el nom­bre de “cos­mé­ti­ca vin­ta­ge”. Es de­cir, pro­duc­tos pa­ra pro­te­ger los la­bios con man­te­ca de ka­ri­té, cre­mas mo­de­la­do­ras con cen­te­lla asiá­ti­ca, he­de­rá hé­lix, fu­cus, pro­duc­tos de be­lle­za con áci­do hia­lu­ró­ni­co, el uso de fi­ja­do­res pa­ra el ca­be­llo (PVP), au­to­bron­cean­te con (DHA), al­fahi­dro­xiá­ci­dos, en­tre otros.

Cos­mé­ti­ca mo­le­cu­lar: la ciencia cos­mé­ti­ca en­cuen­tra un alia­do muy cer­cano en el mun­do de la me­di­ci­na es­té­ti­ca. “Es­ta si­ner­gia per­mi­te que los es­tu­dios anató­mi­cos y fi­sio­ló­gi­cos de la piel otor­guen he­rra­mien­tas

ca­da vez más pre­ci­sas so­bre el com­por­ta­mien­to de es­truc­tu­ras en la ca­pa

su­per­fi­cial de la epi­der­mis”, cuen­ta Schaie­vitch. Con­for­me fue­ron avan­zan­do es­tos re­sul­ta­dos los quí­mi­cos cos­mé­ti­cos desa­rro­lla­ron las mo­lé­cu­las que re­em­pla­zan es­truc­tu­ras or­gá­ni­cas que se van per­dien­do por la edad o por la na­tu­ra­le­za de la piel. Gra­cias a la in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca, que desa­rro­lló una gran di­ver­si­dad de es­tos ac­ti­vos, hoy se pue­den pre­sen­tan pa­ra re­sol­ver al­gu­nas de las so­lu­cio­nes es­té­ti­cas más re­que­ri­das por las mu­je­res como las arru­gas de ex­pre­sión (efec­to sí­mil a la to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca y plas­ma ri­co en pla­que­tas), in­fla­ma­ción de los pár­pa­dos in­fe­rio­res de los ojos, elas­ti­ci­dad de la piel, pro­duc­ción de co­lá­geno y elas­ti­na (arru­gas por flac­ci­dez), au­men­to del vo­lu­men de los la­bios, etc. Es­tos ac­ti­vos es­tán pre­sen­tes en gran par­te de la cos­mé­ti­ca de van­guar­dia na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal ocu­pan­do un es­pa­cio de gran in­te­rés en­tre los con­su­mi­do­res.

Cos­mé­ti­ca or­gá­ni­ca: “En­tre el 2005 y el 2007 se abrió un nue­vo es­ce­na­rio en la cos­mé­ti­ca, don­de los in­gre­dien­tes na­tu­ra­les die­ron un pa­so más, lle­ga­ron los pro­duc­tos eco cer­ti­fi­ca­dos”, co­men­ta la Lic. en Quí­mi­ca. El mar­ke­ting eco­ló­gi­co cen­tró su mi­ra­da ha­cia la cos­mé­ti­ca y na­cie­ron pro­duc­tos que cum­plían re­qui­si­tos acor­des a quie­nes vi­ven im­bui­dos en esa ten­den­cia. Res­pe­tan­do ma­te­rias pri­mas cul­ti­va­das sin agre­ga­do de pes­ti­ci­das ni con­ser­van­tes, pro­duc­tos sin co­lo­ran­tes

ni perfumes sin­té­ti­cos, quí­mi­cos trans­gé­ni­cos, con­ser­van­do el cui­da­do de la

na­tu­ra­le­za. “Si bien es­te seg­men­to del mer­ca­do es aún pe­que­ño, re­pre­sen­ta el 3% del to­tal pe­ro si­gue avan­zan­do con nue­vas mar­cas y pro­pues­tas pa­ra con­si­de­rar­se una al­ter­na­ti­va en el fu­tu­ro me­dia­to”, au­gu­ra Schaie­vitch. De he­cho, en el Con­gre­so In-Cos­me­tics de Ham­bur­go, uno de los even­tos más im­por­tan­tes en lo que res­pec­ta a las ten­den­cias del mer­ca­do in­ter­na­cio­nal de la be­lle­za, que se lle­va­rá a ca­bo del 1º al 3 de abril del co­rrien­te, se abor­da­rán con én­fa­sis las te­má­ti­cas re­la­cio­na­das a es­ta

cla­se de cos­mé­ti­ca. “Los pa­rá­me­tros que se im­po­nen ac­tual­men­te son, en­tre otros, ha­cer que la pro­duc­ción de lí­neas cos­mé­ti­cas uti­li­cen la me­nor can­ti­dad de agua po­si­ble, que las ma­te­rias pri­mas pro­ven­gan de re­cur­sos re­no­va­ble y que el pac­ka­ging se ade­cúe a las nor­mas sus­ten­ta­bles (lo más pe­que­ño po­si­ble pa­ra que no ge­ne­re tan­ta ba­su­ra, eli­mi­nar el ex­ce­den­te de múl­ti­ples en­vol­tu­ras)”, ex­pli­ca la Dra. Pa­tri­cia Der­mer, Li­cen­cia­da en Cien­cias Quí­mi­cas y Doc­to­ra en Aná­li­sis Bio­ló­gi­cos de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res (UBA), Miem­bro ti­tu­lar de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Quí­mi­cos Cos­mé­ti­cos (A.A.Q.C), y de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Der­ma­to­lo­gía (SAD) y crea­do­ra y di­rec­to­ra de Lid­her­ma.

Prin­ci­pios ac­ti­vos in­no­va­do­res

Hoy las mu­je­res con­ta­mos con po­co tiem­po pa­ra ocu­par­nos del cui­da­do

de nues­tra piel. Como si es­to fue­ra po­co, pa­ra ca­da pro­ble­má­ti­ca de­be­mos re­cu­rrir a una gran va­rie­dad de pro­duc­tos que ter­mi­nan trans­for­man­do la ru­ti­na de be­lle­za en una prác­ti­ca te­dio­sa, com­pli­ca­da y eter­na. Por eso, la ten­den­cia in­vi­ta a bus­car pro­duc­tos mul­ti­fun­ción que nos ase­gu­ren va­rios be­ne­fi­cios en una so­la apli­ca­ción.

“Se ha­ce hin­ca­pié en el sen­so­rial de los pro­duc­tos, pa­ra que el usua­rio sea cons­tan­te en su uso. Es de­cir, si gus­ta y ge­ne­ra pla­cer se apli­ca con más fre­cuen­cia. Se ha­cen es­tu­dios de com­por­ta­mien­to y mo­di­fi­ca­cio­nes de há­bi­to pa­ra en­ca­jar me­jor en el de­seo de los clien­tes”, ma­ni­fies­ta la Dra. Der­mer. Es por ello que, des­de la investigación “se con­ti­nua­rá ha­cien­do én­fa­sis en la ciencia aplicada al com­por­ta­mien­to de los ac­ti­vos en re­la­ción a las res­pues­tas ce­lu­la­res a ni­vel nu­clear (cos­me­to­ge­nó­mi­cos), ya no só­lo ge­ne­ran­do reac­cio­nes de re­ju­ve­ne­ci­mien­to sino tam­bién es­ti­mu­lan­do la lon­ge­vi­dad ce­lu­lar, con ac­ti­vos de­no­mi­na­dos de cuar­ta ge­ne­ra­ción que se ex­traen de fuen­tes na­tu­ra­les me­dian­te tec­no­lo­gía de avan­za­da”, ase­gu­ra Bian­chin.

Otra de las gran­des pro­me­sas de la cos­mé­ti­ca son los pép­ti­dos bio­mi­mé­ti­cos que ha­cen fo­co en los fac­to­res de cre­ci­mien­to. “El cri­te­rio es es­ti­mu­lar los fac­to­res de cre­ci­mien­to pro­pios de las cé­lu­las de la piel imi­tan­do la ac­ción, como por ejem­plo, del plas­ma ri­co en pla­que­tas”, cuen­ta Der­mer. Así como tam­bién se es­tán in­ves­ti­gan­do al­gas de cli­mas ex­tre­mos, fac­to­res de cre­ci­mien­to que es­ti­mu­len la piel, cé­lu­las ma­dre con nue­vas es­pe­ci­fi­ca­cio­nes, con­ser­van­tes pa­ra piel sen­si­ble, re­cur­sos ve­ge­ta­les re­no­va­bles, acei­tes de ex­trac­ción con ba­jo con­su­mo de agua.

En cuan­to vehícu­los, lo úl­ti­mo son los na­no­vec­to­res li­po­so­ma­les que se ob­tie­nen me­dian­te la uti­li­za­ción de na­no­tec­no­lo­gía de avan­za­da. “Trans­por­tan ac­ti­vos va­ria­dos en su in­te­rior, son 100% na­tu­ra­les (como la le­ci­ti­na de so­ja) y na­no­mé­tri­ca­men­te pe­que­ños, lo que les per­mi­te gran ca­pa­ci­dad de pe­ne­tra­ción y efi­ca­cia”, ex­pli­ca Bian­chin.

Lue­go de 20 mo­lé­cu­las es­tu­dia­das, 10 años de investigación y 2 pa­ten­tes in­ter­na­cio­na­les, es­te año se pre­sen­ta una ex­clu­si­va in­no­va­ción en ac­ti­vos: el LR2412. Es un de­ri­va­do del áci­do jas­mó­ni­co, mo­lé­cu­la sin­te­ti­za­da por las plan­tas fren­te a las agre­sio­nes del en­torno pa­ra pro­te­ger­se a sí mis­mas e ini­ciar los me­ca­nis­mos de re­pa­ra­ción. Dis­mi­nu­ye el ta­ma­ño de los po­ros, au­men­ta el es­pe­sor de la epi­der­mis me­jo­ran­do su lu­mi­no­si­dad, es­ti­mu­la la sín­te­sis de pro­teí­nas es­truc­tu­ra­les y de

áci­do hia­lu­ró­ni­co pre­sen­te en la piel.

“La aso­cia­ción ex­clu­si­va del LR2412 + LHA (li­pohi­dro­xia­ci­dos) ac­túa glo­bal­men­te so­bre la ca­li­dad de la piel, me­jo­ran­do el tono, la uni­for­mi­dad y mi­ni­mi­za los po­ros, in­clu­so si la piel es­tá ex­pues­ta a ex­ce­sos co­ti­dia­nos o con­di­cio­nes ex­tre­mas como: ra­yos UV, po­lu­ción, hu­mo, fa­ti­ga, es­trés o ma­la alimentación”, cuen­ta Na­ta­lia Wit­kin, Res­pon­sa­ble de Co­mu­ni­ca­ción Cien­tí­fi­ca de Vichy.

La be­lle­za que vie­ne

La Dra. Der­mer, lis­ta los cua­tro pun­tos prin­ci­pa­les que ac­tual­men­te se en­cuen­tran en desa­rro­llo en el primer mun­do, y pron­to se con­ver­ti­rán en con­cre­tos avan­ces de la ciencia cos­mé­ti­ca:

El Ins­ti­tu­to Pas­teur de París y la Uni­ver­si­dad de Nue­va York han co­men­za­do a es­tu­diar el mi­cro­bio­ma hu­mano, una colección de mi­cro­bios que ha­bi­tan en el cuer­po de una per­so­na que con­tro­la y re­gu­la la sa­lud de sus apli­ca­cio­nes pa­ra el cui­da­do de la piel. In­ves­ti­ga­cio­nes an­te­rio­res, en una es­ca­la más am­plia, han en­con­tra­do que la mi­cro­flo­ra de la piel pue­de com­ba­tir las bac­te­rias y la in­fec­ción, y que pue­de no só­lo des­truir las bac­te­rias ma­las, sino tam­bién aña­dir ac­ti­va­men­te bac­te­rias 'bue­nas' a vehícu­los como cre­mas con el fin de com­ba­tir en­fer­me­da­des de la piel como el ac­né.

Se en­cuen­tra en eta­pa de investigación la mi­cro­bió­ti­ca y su uso en cos­mé­ti­ca, como por ejem­plo el uso de pro­bió­ti­cos pa­ra la piel reac­ti­va, pa­ra mi­ti­gar la cas­pa y pa­ra tra­tar el fo­to­da­ño.

El pol­vo de al­ga nie­ve es un nue­vo ac­ti­vo pa­ra au­men­tar la lon­ge­vi­dad de la piel. Ba­sa­do en su ex­trac­to, es­ta al­ga que se en­cuen­tra en las al­tas áreas mon­ta­ño­sas, es­ti­mu­la la lon­ge­vi­dad del gen pro­tei­co klot­ho y ac­ti­va el AMPK, un im­por­tan­te me­ca­nis­mo de de­fen­sa ce­lu­lar. La pro­teí­na klot­ho in­ter­fie­re en el re­cep­tor del fac­tor de cre­ci­mien­to in­su­lí­ni­co in­du­cien­do al or­ga­nis­mo a un efec­to mi­mé­ti­co res­tric­ti­vo. En es­tu­dios clí­ni­cos rea­li­za­dos con to­mó­gra­fo mul­ti­fo­tón, mos­tra­ron que el pol­vo de al­ga nie­ve me­jo­ra la es­truc­tu­ra pa­pi­lar de la unión der­mis/ epi­der­mis, pa­ra una piel más fir­me y re­ju­ve­ne­ci­da.

Los pro­duc­tos mul­ti­fun­cio­na­les y cus­to­mi­za­dos (a me­di­da), re­for­mu­la­rán el mer­ca­do de la cos­mé­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.