MAS­CO­TAS.

Ori­gi­na­rios de In­gla­te­rra, los caballos de ca­rre­ra tie­nen ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res y pa­san por un con­trol es­pe­cial an­tes de ser ad­qui­ri­dos

Mia - - SUMARIO -

Caballos que co­rren

qué se le lla­ma “un pura san­gre”? Es aque­lla ra­za de caballos desa­rro­lla­da en el si­glo XVIII en In­gla­te­rra, cuan­do ye­guas ma­dres in­gle­sas fue­ron cruzadas con se­men­ta­les ára­bes, ber­be­ris­cos y ak­hal te­ke im­por­ta­dos, con el ob­je­ti­vo de crear caballos co­rre­do­res de dis­tan­cia.

To­dos los pura san­gre mo­der­nos son des­cen­dien­tes de al­guno de los tres se­men­ta­les im­por­ta­dos a In­gla­te­rra des­de el Orien­te Me­dio a fi­na­les del si­glo XVII y prin­ci­pios del XVIII: el Dar­ley Ara­bian, el Go­dolp­hin Ara­bian, tam­bién co­no­ci­do como el Gol­dop­hin Barb, y el Byerly Turk (la pri­me­ra par­te del nom­bre de es­tos se­men­ta­les se re­fie­re a su pro­pie­ta­rio bri­tá­ni­co, mien­tras que la se­gun­da par­te es un in­di­ca­dor del ori­gen del ca­ba­llo). El es­tu­dio de su ADN, se­ña­la que el ori­gen de las ye­guas es bas­tan­te cos­mo­po­li­ta, aun­que la con­tri­bu­ción bri­tá­ni­ca e ir­lan­de­sa es la más im­por­tan­te.

Pe­se a que los pura san­gre son cria­dos esen­cial­men­te pa­ra co­rrer, tam­bién pue­den ser uti­li­za­dos pa­ra equi­ta­ción y otros en­tre­na­mien­tos com­bi­na­dos, de­bi­do a su con­di­ción atlé­ti­ca. Sue­len me­dir 1,63 me­tros de al­tu­ra, y pue­den ser cas­ta­ños, zai­nos, ala­za­nes o tor­di­llos, en cuan­to a su pe­la­je. La ca­ra y la par­te in­fe­rior de sus pa­tas tie­nen man­chas blan­cas, pe­ro es­te co­lor ge­ne­ral­men­te no apa­re­ce en otras par­tes del cuer­po, aun­que al­gu­nos ge­nes re­la­ti­vos al co­lor, usual­men­te en­con­tra­dos en ejem­pla­res ala­za­nes, traen como con­se­cuen­cia al­gu­nos pe­los o man­chas blan­cas.

Cria­do prin­ci­pal­men­te pa­ra co­rrer al ga­lo­pe y con una mon­tu­ra, los pura san­gre son se­lec­cio­na­dos se­gún su con­for­ma­ción y pe­di­gree. Los lla­ma­dos “sprin­ters” son los caballos des­ti­na­dos a co­rrer dis­tan­cias cor­tas y ge­ne­ral­men­te son más muscu­losos. Los en­tre­na­dos pa­ra dis­tan­cias clá­si­cas son ejem­pla­res más gran­des y con pa­tas más lar­gas. Al­gu­nas fa­mi­lias de pura san­gre son co­no­ci­das como sprin­ters o fon­dis­tas, al­gu­nas pa­ra co­rrer en are­na y otras pa­ra co­rrer en gra­ma, como usual­men­te se en­cuen­tran en Eu­ro­pa.

Ani­ma­les muy ex­qui­si­tos, los pura san­gre son se­lec­cio­na­dos por ex­per­tos que an­tes de ad­qui­rir­los ob­ser­van, con mi­nu­cio­si­dad, su ba­lan­ce es­truc­tu­ral, la dis­po­si­ción que tie­nen al ca­mi­nar, la in­te­li­gen­cia que mues­tran, la co­rrec­ta con­for­ma­ción de sus pa­tas, el fun­cio­na­mien­to del apa­ra­to res­pi­ra­to­rio, la sa­lud de su es­truc­tu­ra ósea y el ta­ma­ño de su co­ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.