¿Mie­do o fo­bia?

Mia - - PSICOLOGIA -

Aun­que pa­ra mu­chos el avión sea la for­ma más se­gu­ra de via­jar, al­gu­nos só­lo pien­san en los ac­ci­den­tes aé­reos que, ca­da tan­to, ocu­rren en el mun­do y el mie­do los obli­ga a ele­gir otra for­ma de tras­la­dar­se. La pre­gun­ta es, ¿sien­ten un mie­do nor­mal o una ver­da­de­ra fo­bia a vo­lar?

A dia­rio vue­lan cer­ca de 9 mi­llo­nes de per­so­nas de un pun­to a otro del pla­ne­ta. Cla­ra­men­te, hay más ac­ci­den­tes de trán­si­to por tie­rra que aé­reos.

La fo­bia es la aver­sión apa­sio­na­da ha­cia al­go y ya hay ca­si 7.000 ti­pos cla­si­fi­ca­das. Cuan­do el mie­do es irra­cio­nal, ex­ce­si­vo y per­sis­ten­te, en psi­co­pa­to­lo­gía lo de­no­mi­na­mos fo­bia. Se tra­ta de un mie­do pa­to­ló­gi­co des­en­ca­de­na­do por la pre­sen­cia o an­ti­ci­pa­ción a una si­tua­ción u ob­je­to es­pe­cí­fi­co, en es­te ca­so vo­lar en avión.

Cuan­do la per­so­na se acer­ca al avión, se acer­ca el día de su vue­lo, o bien cuan­do sa­ca los pa­sa­jes o ve no­ti­cias de ac­ci­den­tes vin­cu­la­das a avio­nes re­co­no­ce que el mie­do es irra­cio­nal pe­ro no lo pue­de con­tro­lar y se pro­du­ce una cri­sis de an­gus­tia. En la ma­yo­ría de los ca­sos , se nie­ga a vo­lar, lo que con­lle­va a per­der opor­tu­ni­da­des de via­jes de pla­cer o de tra­ba­jo, lo que tam­bién pue­de oca­sio­nar la pér­di­da de un pues­to la­bo­ral. En al­gu­nos ca­sos, las per­so­nas con es­te pro­ble­ma, so­por­tan el via­je con mu­chí­si­mo ma­les­tar.

Al­gu­nos fac­to­res que pre­dis­po­nen la apa­ri­ción de fo­bias: ha­ber vivido un acon­te­ci­mien­to trau­má­ti­co, cri­sis de pá­ni­co ines­pe­ra­da fren­te a la si­tua­ción, ob­ser­va­ción de otras per­so­nas que mues­tran te­mor o su­fren trau­ma­tis­mos, y trans­mi­sión de información so­bre un te­ma del que te­me.

¿Las fo­bias se he­re­dan? La fo­bia a vo­lar es si­tua­cio­nal y los pa­rien­tes de pri­mer gra­do de su­je­tos afec­tos a la mis­ma po­seen al­tas pro­ba­bi­li­da­des de lle­gar a desa­rro­llar di­cha fo­bia.

Un tra­ta­mien­to efec­ti­vo ge­ne­ral­men­te in­vo­lu­cra las si­guien­tes for­mas de psi­co­te­ra­pia:

Te­ra­pia cog­ni­ti­va: ex­po­ner­se gra­dual­men­te a eso que al pa­cien­te lo asus­ta has­ta que el mie­do co­mien­za a des­apa­re­cer.

Los ejer­ci­cios de re­la­ja­ción y res­pi­ra­ción con­tri­bu­yen a dis­mi­nuir la an­sie­dad.

Hay que te­ner en cuen­ta que el mie­do es un sen­ti­mien­to com­ple­ta­men­te ha­bi­tual y nor­mal en el ser hu­mano. Hay que se­pa­rar al mie­do nor­mal que es pre­ven­ti­vo del mie­do irra­cio­nal y pa­to­ló­gi­co que no nos per­mi­te vi­vir en li­ber­tad. Si una per­so­na se en­te­ra de un ac­ci­den­te de avión, y si, ade­más, es­cu­cha en la ca­lle ha­blar del te­ma pue­de ser que desa­rro­lle una fo­bia a vo­lar si es que di­cha per­so­na tie­ne una pre­va­len­cia ha­cia la irra­cio­na­li­dad.

Un mie­do nor­mal so­bre el te­ma, es de­cir una apren­sión ló­gi­ca, nos lle­va só­lo a te­ner más re­cau­dos. Con un mie­do ra­cio­nal po­de­mos ele­gir no via­jar en cual­quie­ra avión por te­mor a que ocu­rra al­go, y vo­lar en una ae­ro­lí­nea se­ria. El mie­do pre­ven­ti­vo es­ta fun­da­men­ta­do en la ló­gi­ca, es fuen­te de pro­tec­ción y vi­da. Pa­ra las per­so­nas que no pa­de­cen fo­bias, las no­ti­cias so­bre ac­ci­den­tes lle­van a te­ner re­cau­dos ló­gi­cos y bue­nos pa­ra po­der pre­ve­nir el pe­li­gro. El mie­do nor­mal nos per­mi­te no que­dar­nos atra­pa­dos en él sino po­der ob­ser­var­lo y tra­ba­jar­lo pa­ra ir más allá de él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.