Los ma­du­ros

Mia - - PAREJA -

Una re­la­ción es­ta­ble es, al pa­re­cer, un ele­men­to aún im­por­tan­te a par­tir de los 40 años, cuan­do los hom­bres se en­fo­can en su entorno so­cial y en una re­la­ción que fun­cio­ne. En cam­bio, a la mis­ma edad, las mu­je­res se las arre­glan me­jor so­las. Pa­ra el hom­bre, en cam­bio, es­tar so­lo o en pa­re­ja ha­ce la di­fe­ren­cia: si es­tán con al­guien, pres­tan más aten­ción a su ali­men­ta­ción y al ejer­ci­cio. Si es­tán so­los, co­men de de­li­very y no les im­por­tan gra­sa, sal o al­cohol. Sin em­bar­go lo ideal es, por su­pues­to, que el hom­bre se preo­cu­pe por su pro­pia sa­lud. ¿Có­mo es po­si­ble te­ner una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble a pe­sar de que se tra­ba­ja to­do el día? ¿Có­mo se pue­de eli­mi­nar es­trés y có­mo co­men­zar a mo­ver­se? Es im­por­tan­te que los te­mas co­mo la sa­lud y la pre­ven­ción se vuel­van al­go que se tie­ne pre­sen­te to­dos los días.

La fa­mi­lia y la pa­re­ja jue­gan un pa­pel im­por­tan­te en es­to: si la ali­men­ta­ción du­ran­te el ho­ra­rio de tra­ba­jo es ru­ti­na­ria, se pue­de or­ga­ni­zar un día de co­ci­na ri­ca y sa­na jun­to a la fa­mi­lia du­ran­te el fin de se­ma­na. Ade­más, las fa­mi­lias de­be­rían or­ga­ni­zar ac­ti­vi­da­des pa­ra los fi­nes de se­ma­na co­mo pa­seos, salidas en bi­ci­le­ta o ca­mi­na­tas. Lo bueno de es­to es que se com­par­te tiem­po en fa­mi­lia y a la vez se ha­ce al­go por la sa­lud. El mo­vi­mien­to es im­por­tan­te pa­ra evi­tar en­fer­me­da­des, pe­ro in­clu­so sir­ve cuan­do los pro­ble­mas ya han sur­gi­do. En el ca­so de la dia­be­tes de ti­po dos, se pue­den ba­jar los ni­ve­les de azú­car. Ade­más, la dia­be­tes es más fre­cuen­te en hom­bres que en mu­je­res. Sin em­bar­go, hay al­gu­nas cos­tum­bres fa­mi­lia­res que tam­po­co ayu­dan a la sa­lud mas­cu­li­na, co­mo la de dar­le al hom­bre de la fa­mi­lia los res­tos de la ce­na pa­ra que los ter­mi­ne. Es­to quie­re de­cir que los cam­bios no de­pen­den só­lo de ellos.To­da la fa­mi­lia pue­de mo­di­fi­car cier­tas cos­tum­bres.Tam­bién ayu­da que la pa­re­ja le de a en­ten­der al hom­bre que lo quie­re sano pa­ra po­der com­par­tir mu­chos años más con él. Esa pue­de ser mo­ti­va­ción su­fi­cien­te pa­ra que un hom­bre se cui­de más y busque ayu­da mé­di­ca cuan­do es ne­ce­sa­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.