Se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN -

Se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), los ali­men­tos en mal es­ta­do son los res­pon­sa­bles de las en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con su con­su­mo. Las en­fer­me­da­des dia­rrei­cas trans­mi­ti­das por los ali­men­tos y el agua afec­tan a unos 2,2 mi­llo­nes de per­so­nas ca­da año. Pa­ra evi­tar­lo, es cla­ve se­guir pau­tas bá­si­cas, sen­ci­llas pe­ro efi­ca­ces:

*La se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria em­pie­za en el mo­men­to de la com­pra. Al ad­qui­rir los ali­men­tos, de­ben de­jar­se pa­ra el final los re­fri­ge­ra­dos y con­ge­la­dos, así co­mo los pro­duc­tos pe­re­ce­de­ros. El tiem­po que trans­cu­rre en­tre que se com­pran y se al­ma­ce­nan de­be ser el más cor­to po­si­ble. Ade­más, du­ran­te la com­pra, de­be­rá pres­tar­se es­pe­cial aten­ción al eti­que­ta­do, so­bre to­do a la información que se re­fie­re a la fe­cha de ca­du­ci­dad.

Ali­men­tos co­mo la le­chu­ga o las fru­tas tie­nen que la­var­se siem­pre, in­clu­so si se van a pe­lar.Tam­bién pue­den la­var­se las en­sa­la­das en­va­sa­das lis­tas pa­ra con­su­mir, ya que la ma­ni­pu­la­ción adi­cio­nal pos­te­rior pue­de in­tro­du­cir nue­vos con­ta­mi­nan­tes.

Se­pa­rar ali­men­tos cru­dos de los co­ci­na­dos. La con­ta­mi­na­ción cru­za­da es una de las for­mas más fá­ci­les de pro­pa­gar bac­te­rias en­tre ali­men­tos. Pa­ra ello, nun­ca se de­ben des­con­ge­lar los ali­men­tos a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te, sino que se ha­rá en el re­fri­ge­ra­dor pa­ra evi­tar el cre­ci­mien­to de bac­te­rias. De­be­rán uti­li­zar­se uten­si­lios es­pe­cí­fi­cos pa­ra la car­ne cru­da y otros pa­ra la co­ci­na­da.

Evi­tar co­mer los hue­vos cru­dos, ya que es­te ali­men­to es­tá re­la­cio­na­do con una im­por­tan­te par­te de in­to­xi­ca­cio­nes ali­men­ta­rias, so­bre to­do oca­sio­na­das por sal­mo­ne­lla. Por ello hay que ex­tre­mar las pre­cau­cio­nes en pre­pa­ra­cio­nes co­mo ma­yo­ne­sas u otras sal­sas que con­ten­gan hue­vo.

Se de­ben co­ci­nar bien ali­men­tos co­mo pe­chu­gas de po­llo, fi­le­tes o ham­bur­gue­sas. Las bac­te­rias se mul­ti­pli­can de for­ma más rá­pi­da en­tre 4ºC y 140ºC. Por tan­to, los ali­men­tos han de man­te­ner­se a es­tas tem­pe­ra­tu­ras du­ran­te el me­nor tiem­po po­si­ble.

En ca­so de du­da, desechar los res­tos de co­mi­da por­que pue­den ser una fuen­te de bac­te­rias. La regla de oro es no de­jar los res­tos a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te du­ran­te más de dos ho­ras y con­ge­lar­los an­tes de los cua­tro días.

La se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria es aún más im­por­tan­te du­ran­te el em­ba­ra­zo, ya que al­gu­nos mi­cro­or­ga­nis­mos pa­tó­ge­nos pue­den ser más vio­len­tos, co­mo Lis­te­ria, que se lo­ca­li­za so­bre to­do en los que­sos blan­dos y car­nes frías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.