El que se es­ca­bu­lla:

Una de las mo­da­li­da­des más uti­li­za­das en las or­ga­ni­za­cio­nes la­bo­ra­les de hoy tie­ne pun­tos os­cu­ros que pue­den com­pli­car la ac­ción y los ob­je­ti­vos

Mia - - TRA­BA­JO -

EPor Brit­ta Sch­meis (dpa)

n prác­ti­ca­men­te to­das las bús­que­das la­bo­ra­les ac­tua­les se pi­de, co­mo uno de los gran­des ítems re­que­ri­dos, ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo en equi­po. Al fin y al ca­bo, jun­tos so­mos más, la su­ma es más que los fac­to­res y la unión de las ca­pa­ci­da­des in­di­vi­dua­les pue­de ge­ne­rear ideas fan­tás­ti­cas. Pe­ro, ac­tual­men­te, se es­cu­cha a más de uno que­jar­se por es­te ti­po de tra­ba­jo. ¿Cuá­les son las tram­pas de los equi­pos?

es­te es un pro­ble­ma clá­si­co del tra­ba­jo en equi­po. En el gru­po re­sul­ta más fá­cil es­con­der­se de­trás de otros, ya sea por va­gan­cia o por mal­dad.“Ya ha­brá al­guien que se en­car­gue de es­to”, pien­sa más de uno. Se­gún los es­pe­cia­lis­tas, cuan­to ma­yor es el gru­po, me­nos se es­fuer­za el in­di­vi­duo, la pro­duc­ción de­cae y fi­nal­men­te la fal­ta de avan­ces im­pac­ta en la mo­ti­va­ción de quie­nes in­te­gran el equi­po.

En es­tos ca­sos, el que de­be es­tar muy aten­to es el lí­der, que de­be­rá dis­tri­buir muy cla­ra­men­te las ta­reas y eva­luar los re­sul­ta­dos se­gún el área y evi­tar que lo pro­du­ci­do se di­lu­ya en el con­jun­to.

na­die pue­de iden­ti­fi­car­se con los re­sul­ta­dos y to­dos creen ha­ber ce­di­do por el bien del acuer­do, po­co or­gu­llo sen­ti­rán an­te el pro­duc­to fi­nal.

Lo im­por­tan­te en es­tos ca­sos es, ade­más de re­par­tir bien las ta­reas, al­ter­nar con re­gu­la­ri­dad la com­po­si­ción del equi­po, so­bre to­do en la­bo­res que re­quie­ren de crea­ti­vi­dad. En es­tos ca­sos, pue­de man­te­ner­se un nú­cleo fuer­te y va­riar el con­jun­to ge­ne­ral, co­mo su­ce­de en el ci­ne, don­de un di­rec­tor sue­le tra­ba­jar siem­pre con sus ca­ma­ró­gra­fos o ac­to­res, pe­ro cam­bia el res­to de co­la­bo­ra­do­res.

Un con­se­jo en es­tos ca­sos pue­de ser re­cu­rrir al pa­pel: que to­dos es­cri­ban lo que opi­nan so­bre de­ter­mi­na­do asun­to. Eso ade­más ayu­da a plan­tear­se las pre­gun­tas de otro mo­do, más re­fle­xi­vo. En es­te ca­so los gru­pos tam­po­co de­be­rían ser de­ma­sia­do gran­des, ya que, cuan­tos más co­la­bo­ra­do­res, más se blo­quean las de­ci­sio­nes. El gru­po ideal es de un má­xi­mo de 7 per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.