Imá­ge­nes en PO­SI­TI­VO

Mia - - DECO -

Tan­to los re­tra­tos fa­mi­lia­res co­mo las fo­tos de­co­ra­ti­vas re­ve­lan mu­cho de nues­tro ma­pa ener­gé­ti­co vi­tal. Apren­der a ele­gir­las y ubi­car­las ade­cua­da­men­te es esen­cial pa­ra ac­ti­var el Chi de la fe­li­ci­dad.

Cuan­do ele­gi­mos una ima­gen pa­ra co­lo­car en nues­tro ca­sa o lu­gar de tra­ba­jo, es­ta­mos de­ci­dien­do que las emo­cio­nes que nu­tri­rán co­ti­dia­na­men­te nues­tro entorno. Ele­gi­mos, por lo ge­ne­ral, la que más nos gus­ta, nos conmueve o ins­pi­ra, por ejem­plo, fo­tos de nues­tros hi­jos abue­los, un atar­de­cer o un río, una na­tu­ra­le­za muer­ta o imá­ge­nes muy mo­der­nas. De­trás de ca­da ima­gen ele­gi­da, hay una evo­ca­ción cons­cien­te e in­cons­cien­te de cier­tos pen­sa­mien­tos que pue­den ser po­si­ti­vos o ne­ga­ti­vos se­gún el ti­po de ener­gía que ac­ti­ven.

Por eso, el Feng Shui po­ne es­pe­cial aten­ción a es­te com­po­nen­te icó­ni­co del am­bien­te. Es muy fuer­te su car­ga ener­gé­ti­ca y nos acos­tum­bra­mos a su pre­sen­cia al pun­to de no dar­nos cuen­ta del po­der que tie­ne so­bre nues­tra psi­quis. Un ejem­plo evi­den­te es el de los re­tra­tos con fo­to­gra­fías de fa­mi­lia­res y ami­gos que siem­pre aca­pa­ran la aten­ción de quie­nes in­gre­san a un lu­gar por pri­me­ra vez, pe­ro, con el tiem­po, pue­den pa­sar des­aper­ci­bi­das. Sin em­bar­go, ellas mues­tran su­til­men­te ro­les y man­da­tos, re­la­cio­nes de je­rar­quía den­tro del gru­po, año­ran­zas del pa­sa­do o re­ve­lan por omi­sión a los au­sen­tes. En de­fi­ni­ti­va, hablan mu­cho so­bre la his­to­ria, el pre­sen­te y el fu­tu­ro (as­pi­ra­cio­nes vi­ta­les) de los ha­bi­tan­tes del ho­gar.

En el Feng Shui, el uso de las fo­to­gra­fías re­quie­re co­no­ci­mien­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra que ac­ti­ven ener­gía po­si­ti­va y no per­ju­di­quen a los ha­bi­tan­tes de la ca­sa. Co­mo pau­tas ge­ne­ra­les hay que men­cio­nar que to­das las imá­ge­nes ele­gi­das de­ben trans­mi­tir buen Chi, sen­sa­cio­nes ta­les co­mo tran­qui­li­dad, ale­gría, abun­dan­cia, sa­lud, vi­ta­li­dad, amor, etc. De­ben es­tar per­fec­tas y en­te­ras, es de­cir, hay que qui­tar las fo­tos cu­yos co­lo­res han per­di­do fir­me­za, es­tén ro­tas o de­te­rio­ra­das, con plie­gues o man­chas.

En cuan­to a los mo­ti­vos, es re­co­men­da­ble que sean lu­mi­no­sos, que no in­clu­yan ob­je­tos o per­so­nas mu­ti­la­das por el en­cua­dre o de­for­ma­das por efec­tos de edi­ción di­gi­tal. Tam­po­co de­be­mos in­cluir fo­tos de in­di­vi­duos que no nos agra­dan o nos pro­vo­can al­gún ti­po de in­co­mo­di­dad. No es bueno abu­sar de fo­tos in­di­vi­dua­les, so­li­ta­rias, me­nos aún si lo que se de­sea ac­ti­var es la ener­gía de la pa­re­ja

En cuan­to a la ubi­ca­ción, nun­ca hay que co­lo­car los re­tra­tos ex­pues­tos a ener­gía no­ci­va co­mo la que emi­ten for­mas ame­na­zan­tes, ba­ños, vi­gas o mi­ran­do ha­cia la puer­ta de en­tra­da de la ca­sa. Tam­po­co hay que col­gar o po­ner re­tra­tos en la co­ci­na, el ba­ño, al pie de es­ca­le­ras o en rin­co­nes os­cu­ros. En to­dos es­tos ca­sos, la ener­gía de las per­so­nas fo­to­gra­fia­das que­da ex­pues­ta a agen­tes am­bien­ta­les agre­si­vos que con­su­men vi­ta­li­dad.

En el dor­mi­to­rio ma­tri­mo­nial, no hay que po­ner ni fo­tos so­li­ta­rias ni de ami­gos ni de los hi­jos. Es­te am­bien­te de­be ser el tem­plo de la pa­re­ja y las fo­tos ten­drán que guar­dar cohe­ren­cia con es­ta as­pi­ra­ción. Unas va­ca­cio­nes en la pla­ya, un be­so ro­mán­ti­co, siem­pre los dos jun­tos y co­nec­ta­dos amo­ro­sa­men­te son op­cio­nes muy bue­nas.

El li­ving es un buen lu­gar pa­ra co­lo­car los re­tra­tos fa­mi­lia­res, pe­ro es in­dis­pen­sa­ble ha­cer­lo en los sec­to­res ade­cua­dos se­gún las as­pi­ra­cio­nes vi­ta­les. Por ejem­plo, los hi­jos en di­rec­ción Oes­te, la pa­re­ja en di­rec­ción No­roes­te y el gru­po fa­mi­liar en el Es­te. El aná­li­sis del Feng Shui de la lo­ca­li­za­ción inade­cua­da de los re­tra­tos nos per­mi­te ver cuan­do hay ro­les dis­fun­cio­na­les.

Pa­ra te­ner en cuen­ta

Si en el área de la pa­re­ja hay gru­pos de ami­gos, es po­si­ble que lo so­cial es­té in­va­dien­do o re­le­gan­do si­tua­cio­nes de la pa­re­ja. Es­ta ubi­ca­ción pue­de ac­ti­var in­ter­fe­ren­cias ener­gé­ti­cas su­ti­les.

Las ma­dres se­pa­ra­das sue­len co­lo­car fo­tos de los hi­jos en el área de la ca­rre­ra (Sur), es­to es­tá in­di­can­do que su cre­ci­mien­to pro­fe­sio­nal es­tá en se­gun­do plano y su­pe­di­ta­do al bie­nes­tar de sus ni­ños.

Cuan­do en el área de los hi­jos (Oes­te), se co­lo­can fo­tos de hi­jos ya cre­ci­dos pe­ro cuan­do eran be­bés, en ge­ne­ral, es­to re­pre­sen­ta cul­pas de los pa­dres y emi­te el men­sa­je de que los hi­jos aún no po­seen la ma­du­rez su­fi­cien­te co­mo pa­ra ser dig­nos de la con­fian­za de sus pro­ge­ni­to­res.

Las fo­to­gra­fías de ma­dres o pa­dres que se han se­pa­ra­do so­lo son be­ne­fi­cio­sas en el ca­so de que los ni­ños sean pe­que­ños y de­be­rán es­tar en la ha­bi­ta­ción de los mis­mos, pa­ra dar­les la se­gu­ri­dad de que sus pa­dres es­tán uni­dos en el amor ha­cia ellos. Pe­ro es­tas fo­to­gra­fías fue­ra del cuar­to, son imá­ge­nes con­fu­sas, pu­dien­do de­mos­trar una so­bre­pro­tec­ción ha­cia los hi­jos que nun­ca es fa­vo­ra­ble. Las fo­tos de per­so­nas fa­lle­ci­das son un te­ma muy de­li­ca­do por­que ema­nan mu­cha ener­gíaYin. Sin em­bar­go, pue­den po­ner­se siem­pre que se los vea en si­tua­ción de ale­gría y ro­dea­das de ener­gíaYang co­mo ob­je­tos de co­lo­res vi­bran­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.