¿Pe­rros ma­los?

Cuan­do se di­ce que son pe­li­gro­sos, no se tie­ne en cuen­ta su educación. Pit­bull, do­ber­man y do­gos, pue­den ser tan afec­tuo­sos co­mo cual­quier otra ra­za

Mia - - MASCOTAS -

Exis­ten va­rie­da­des de ra­zas. To­das fue­ron crea­das pa­ra al­gún fin y ca­si to­das evo­lu­cio­na­ron. Hoy se ha­bla del pit­bull co­mo un pe­rro pro­ble­má­ti­co y ya se de­jó de ha­blar del pas­tor ale­mán co­mo un ani­mal pe­li­gro­so, lo mis­mo el rot­wai­ler, el do­ber­man y otros, que pa­sa­ron por la mis­ma crí­ti­ca. Hay otras ra­zas mu­chí­si­mo más po­de­ro­sas que los pit­bull; es el ca­so del pas­tor del Cáu­ca­so, que en mu­chos paí­ses se los usa pa­ra el cui­da­do del ra­ba­ño, don­de es­tos pe­rros pe­lean y au­yen­tan a los lo­bos o pe­rros de ca­za ma­yor o co­mo el do­go ar­gen­tino, ca­pa­ces de ca­zar ja­ba­líes y has­ta pu­mas. Sin em­bar­go, aho­ra es el pit­bull el cues­tio­na­do; de he­cho hay paí­ses don­de se los eu­ta­na­sia o no se les per­mi­te su in­gre­so. Si bien tie­nen un po­ten­cial enor­me, agi­li­dad, des­tre­za, in­mu­ni­dad al do­lor, son pe­rros ca­pa­ces de dar­nos amor, que han ido evo­lu­cio­nan­do lue­go de rea­li­zar dis­tin­tos tra­ba­jos. Pue­den ser gran­des com­pa­ñe­ros, sin re­pre­sen­tar un pe­li­gro, siem­pre y cuan­do re­ci­ba una bue­na educación que le mar­que cier­tas re­glas. Los pit­bull ado­ran a los ni­ños y los cui­da­rán co­mo par­te de su

im­pon­ga res­pe­to y con­duc­ta, sin uti­li­zar la vio­len­cia.

El error más gran­de se ins­ta­la cuan­do ju­ga­mos con ellos sien­do ca­cho­rros; sin que­rer­lo, ele­va­mos uno de sus ins­tin­tos más im­por­tan­tes, el de pre­sa. Al ju­gar al ti­re y aflo­je, in­cen­ti­va­mos un ins­tin­to di­fí­cil de ma­ne­jar en el fu­tu­ro. Tam­bién evi­ta­re­mos sus con­duc­tas agre­si­vas con otros pe- rros, si des­de pe­que­ños lo so­cia­bi­li­za­mos con ellos.

Los rot­wai­ler son tam­bién una ra­za te­mi­da, que fun­cio­nan muy bien pa­ra la guar­dia y el cui­da­do de la fa­mi­lia. Aun­que se los juz­ga por su im­po­nen­cia, ta­ma­ño y co­lor (el ne­gro se aso­cia con agre­sión), son pe­rros ex­tre­ma­da­men­te afec­tuo­sos y sen­si­bles, que ne­ce­si­tan tam­bién de una bue­na educación y so­cia­bi­li­za­ción. Los do­ber­man fue­ron ca­ta­lo­ga­dos co­mo pe­li­gro­sos, pe­ro es­tos ani­ma­les de guar­dia son muy sen­si­bles y de­pen­den mu­cho de las per­so­nas. Los do­gos ar­gen­ti­nos son pe­rros con un al­to ni­vel de pre­sa ya que su tra­ba­jo es la ca­za ma­yor; sin em­bar­go, asom­bran cuan­do des­pués de su ta­rea, es­tan con ni­ños, sin mos­trar nin­gún ti­po de agre­sión.

Cuan­do se ha­bla de pe­rros ma­los, nun­ca se tie­ne en cuen­ta el pa­sa­do o la educación de ese ani­mal. Sin em­bar­go, no exis­ten pe­rros ma­los sino due­ños des­cui­da­dos. Nun­ca de­be­mos de­jar a los ni­ños so­los con nues­tros pe­rros, so­mos ani­ma­les de dis­tin­tas es­pe­cies y te­ne­mos len­gua­jes opues­tos; re­cuer­den que los pe­rros tie­nen ins­tin­tos ca­pa­ces de ac­ti­var­se

To­dos los pro­ble­mas de con­duc­ta tie­nen so­lu­ción, ex­cep­to cuan­do exis­te un cua­dro neu­ro­ló­gi­co. Un con­se­jo: an­te un pe­rro ex­tra­ño, siem­pre ten­gan en cuen­ta de no mi­rar­lo, no ha­blar­le y no to­car­lo has­ta que el ani­mal en­tre en con­fian­za.

Fuen­te: Die­go Al­fon­so y Ma­ría Ama­lia Carrón, de Es­cue­la de Adies­tra­mien­to Ca­nino Vil­kas

(www.es­cue­la­vil­kas.com.ar)

Las mu­je­res ja­po­ne­sas, lo­cas por un go­ri­la. Sha­ba­ni vi­ve en el zoo­ló­gi­co de Hi­gas­hi­ya­ma y las jo­ven­ci­tas lo vi­si­tan con fre­cuen­cia. El fu­ror co­men­zó cuan­do va­rias postea­ron fo­tos de Sha­ba­ni en las re­des so­cia­les, co­men­tan­do lo bien que se veía. Des­de en­ton­ces, las mu­je­res uti­li­zan pa­la­bras muy lla­ma­ti­vas pa­ra de­fi­nir­lo. “Iku­men” es una de ellas, una ma­ne­ra ca­lle­je­ra de ca­li­fi­car a un hom­bre co­mo

“atrac­ti­vo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.