La más ri­ca

Có­mo con­ser­var­las sin usar pro­duc­tos quí­mi­cos. Mé­to­dos na­tu­ra­les con una mis­ma idea: os­cu­ri­dad y fres­cu­ra

Mia - - JARDINERÍA -

nues­tro huer­to, en pri­mer lu­gar, de­be­mos ce­pi­llar las pa­pas pa­ra qui­tar la tie­rra que sue­len lle­var ad­he­ri­da. An­te to­do, no de­be­mos la­var­las nun­ca con agua, por­que ello fa­ci­li­ta­ría la pu­dri­ción. Ha­re­mos una ba­se con pe­rió­di­cos o pa­pe­les si­mi­la­res que ab­sor­be­rán el ex­ce­so de hu­me­dad. Las de­ja­re­mos dos se­ma­nas en un lu­gar fres­co y se­co y así con­se­gui­re­mos cu­rar la piel del tu­bércu­lo, ac­ción que per­mi­ti­rá guar­dar­las du­ran­te me­ses. Ha­re­mos una pri­me­ra se­lec­ción y apar­ta­re­mos las que pre­sen­ten al­gún da­ño, se­rán las pri­me­ras que usa­re­mos. A con­ti­nua­ción, pre­pa­ra­re­mos unas ca­nas­tas de mim­bre o ca­jas bien ven­ti­la­das don­de guar­da­re­mos nues­tra pri­me­ra co­se­cha. For­ma­re­mos ca­pas de pa­pas y pe­rió­di­cos de for­ma al­ter­na. En la úl­ti­ma ca­pa, co­lo­ca­re­mos pe­rió­di­cos pa­ra que las pa­pas no re­ci­ban luz. De lo con­tra­rio, ver­dean, lo que las trans­for­ma en in­co­mes­ti­bles y tam­bién ha­ce que bro­ten an­tes. Si va­mos a al­ma­ce­nar­las du­ran­te un lar­go pla­zo ne­ce­si­ta­re­mos que la tem­pe­ra­tu­ra sea bas­tan­te ba­ja, 2 a 4º es la tem­pe­ra­tu­ra ideal. Pe­ro tam­bién po­de­mos co­lo­car las ces­tas o ca­jas en una zo­na fres­ca de la ca­sa pa­ra que se con­ser­ven lo me­jor po­si­ble. Ca­da po­cas se­ma­nas, de­bés re­vi­sar­las pa­ra qui­tar en­se­gui­da las que pre­sen­ten se­ña­les de pu­dri­ción. Las que nos so­bren, cuan­do lle­gue la pri­ma­ve­ra, po­drás usar­las pa­ra ini­ciar un nue­vo cul­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.