Pér­di­da de NU­TRIEN­TES

Mia - - CALIDAD DE EDUCACION - Por Pa­blo de la Igle­sia y Pa­bli­to Mar­tín* *Del li­bro “Es­ti­mu­la tu in­mu­ni­dad na­tu­ral”, de Pa­blo de la Igle­sia y Pa­bli­to Mar­tin, Ke­pler (www.edi­cio­ne­su­ra­noar­gen­ti­na.com)

Una vez que he­mos di­se­ña­do y pues­to en prác­ti­ca un pro­gra­ma o es­ti­lo de vi­da de ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble y pro­mo­vi­do la eli­mi­na­ción de to­xi­nas del or­ga­nis­mo, la nu­tri­ción or­to­mo­le­cu­lar es la he­rra­mien­ta pa­ra ha­cer una di­fe­ren­cia a fa­vor de nues­tra sa­lud; me­dian­te la su­ple­men­ta­ción de vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les, ami­noá­ci­dos, en­zi­mas o bio­fla­vo­noi­des, pro­cu­ra­re­mos brin­dar­le al or­ga­nis­mo las can­ti­da­des óp­ti­mas de nu­trien­tes pa­ra su me­jor desem­pe­ño.

Po­dría­mos de­cir que, den­tro de las es­cue­las de me­di­ci­na bio­ló­gi­ca, la nu­tri­ción or­to­mo­le­cu­lar es la es­fe­ra no esen­cial de es­ta pro­pues­ta, pe­ro que de­bi­do a nues­tro ac­tual es­ti­lo de vi­da, real­men­te pue­de ha­cer una gran di­fe­ren­cia a nues­tro fa­vor; tal vez, al­gún día, y de­bi­do a que he­mos vuel­to a vi­vir en ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za y a pro­du­cir ali­men­tos sa­nos, po­da­mos pres­cin­dir de los com­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les o re­cu­rrir a ellos en si­tua­cio­nes es­pe­cia­les y co­mo es­tric­to re­cur­so te­ra­péu­ti­co.

Cuan­do el es­ta­ble­ci­mien­to mé­di­co sos­tie­ne que po­de­mos ob­te­ner to­dos los nu­trien­tes de los ali­men­tos, se­gu­ra­men­te lo ha­ce en re­la­ción con un mun­do ideal, un mun­do pa­ra el cual pre­di­can pe­ro pa­ra el cual no siem­pre prac­ti­can. En la ac­tua­li­dad, nues­tros ali­men­tos es­tán de­gra­da­dos des­de el mo­men­to mis­mo de la pro­duc­ción pri­ma­ria en que son mo­di­fi­ca­dos ge­né­ti­ca­men­te con con­se­cuen­cias in­sos­pe­cha­das y ro­cia­dos con in­gen­tes can­ti­da­des de agro­tó­xi­cos; y el ca­mino re­cién em­pie­za: en el tra­yec­to has­ta nues­tra bo­ca, re­fi­na­ción, adi­ti­vos, co­lo­ran­tes, con­ser­van­tes, irra­dia­ción y un lar­go et­cé­te­ra de pro­ce­sos in­ne­ce­sa­rios, con­ver­ti­rán lo que po­ten­cial­men­te fue un ali­men­to nu­tri­ti­vo en me­ra co­mi­da que sa­tis­fa­ce de­seos sen­sua­les y glo­to­ne­ría es­ti­mu­la­da con es­tra­te­gias de mer­ca­do­tec­nia.

A eso de­be­mos agre­gar­le que, de­bi­do al es­trés, la po­lu­ción, el uso de fár­ma­cos y otros ador­nos de la ci­vi­li­za­ción, nues­tras ne­ce­si­da­des es­tán muy in­cre­men­ta­das en re­la­ción, por ejem­plo, con las de nues­tros abue­los. ¡Nues­tro ba­lan­ce nu­tri­cio­nal es un desas­tre po­ten­cial y ne­ce­si­ta­mos re­po­ner vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y otros nu­trien­tes! Tal vez, al­gún día –cuan­do nues­tra ci­vi­li­za­ción se ba­se en los prin­ci­pios de la per­ma­cul­tu­ra, nues­tros ali­men­tos sean pro­du­ci­dos en for­ma agroe­co­ló­gi­ca y el mercado en lu­gar de ser­vir­se de las per­so­nas sea un ins­tru­men­to pa­ra ser­vir a las per­so­nas–, la nu­tri­ción or­to­mo­le­cu­lar pue­da con­si­de­rar­se una te­ra­pia al­ter­na­ti­va de uso even­tual y pun­tual; sin em­bar­go, por aho­ra, y so­bre to­do si se de­sea pre­ve­nir o tra­tar una en­fer­me­dad de­ge­ne­ra­ti­va, pro­ba­ble­men­te de­ba­mos con­si­de­rar se­ria­men­te te­ner un su­ple­men­to nu­tri­cio­nal a mano. Mi su­ge­ren­cia es bus­car pri­me­ro los nu­trien­tes en los ali­men­tos in­te­gra­les y cru­dos, lue­go, re­cu­rrir a los ali­men­tos más con­cen­tra­dos, co­mo el po­len, la spi­ru­li­na, la al­fal­fa, en­tre tan­tos otros, y en úl­ti­ma ins­tan­cia y con un buen ase­so­ra­mien­to, a los com­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les de ca­li­dad, co­mo los que con­lle­van sus nu­trien­tes asi­mi­la­dos en le­va­du­ras, que­la­ta­dos, con la me­nor can­ti­dad de adi­ti­vos in­ne­ce­sa­rios y que in­cor­po­ran re­cur­sos tec­no­ló­gi­cos co­mo la li­be­ra­ción len­ta o la mis­ce­li­za­ción pa­ra su me­jor me­ta­bo­li­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.