ES­PE­RAN­ZA MÍA ARRA­SA

Es un éxi­to en la te­le, en tea­tro y en las re­des so­cia­les

Mia - - ESPECTÁCULOS -

Des­de aquel fa­mo­so y trá­gi­co ro­man­ce de Camila O´Gor­man con el pa­dre Ladislao Gu­tié­rrez (en la épo­ca de Juan Ma­nuel de Ro­sas), el amor de un cu­ra con una jo­ven­ci­ta ha si­do siem­pre un buen te­ma pa­ra la fic­ción y ha en­con­tra­do re­so­nan­cia po­si­ti­va en el pú­bli­co de to­dos los tiem­pos. Camila, la inol­vi­da­ble pe­lí­cu­la de Ma­ría Lui­sa Bemberg, lo mos­tró sin ta­pu­jos: él era sa­cer­do­te, ella, una ni­ña de la al­ta so­cie­dad. A pe­sar de los se­ve­ros lí­mi­tes que im­po­nían esas cir­cuns­tan­cias, los aho­gó una pa­sión que ter­mi­nó por ma­tar­los: el Res­tau­ra­dor or­de­nó su fu­si­la­mien­to aun sa­bien­do que ella es­ta­ba em­ba­ra­za­da. An­tes y des­pués, el ci­ne y el tea­tro se en­car­ga­ron en mu­chos ca­sos de re­crear his­to­rias si­mi­la­res. Es­te año, Pol-Ka lan­zó Es­pe­ran­za mía, dán­do­le a La­li Es­pó­si­to la po­si­bi­li­dad de te­ner un pro­ta­gó­ni­co bri­llan­te jun­to a un ga­lán ya re­co­no­ci­do y ad­mi­ra­do co­mo es Ma­riano Mar­tí­nez. Co­mo ya co­men­ta­mos opor­tu­na­men­te, el ra­ting es uno de los más im­por­tan­tes en el ho­ra­rio cen­tral de la no­che y la his­to­ria del cu­ri­ta que se enamo­ra de una fal­sa no­vi­cia se trans­for­mó en un su­ce­so im­pa­ra­ble. Adrián Suar, ni cor­to ni pe­re­zo­so, en­ca­ró una ver­sión tea­tral que des­co­lló en la ca­lle Co­rrien­tes du­ran­te las re­cien­tes Va­ca­cio­nes de In­vierno. Pe­ro ahí no ter­mi­na el éxi­to de la ti­ra, tam­bién es un enor­me su­ce­so en las re­des so­cia­les. Una nue­va ma­ne­ra de mi­rar los pro­duc­tos te­le­vi­si­vos. El pú­bli­co no só­lo pue­de ver los ca­pí­tu­los sino que de­jan ade­más sus pa­re­ce­res. Ya el año pa­sa­do, Guapas re­per­cu­tió fuer­te­men­te a tra­vés de Twitter. En cam­bio es­te año, el boom de Es­pe­ran­za mía fue en Fa­ce­book ya que la pá­gi­na de la no­ve­la cuen­ta con 500.000 se­gui­do­res, 107.000 en Twitter y 300.000 en Ins­ta­gram. Ese lo­gro fue a par­tir de ins­ta­lar un equi­po téc­ni­co es­pe­cial en las gra­ba­cio­nes, pa­ra­le­lo al que ya exis­te en el set, que ob­tie­ne ma­te­rial iné­di­to y lo sube a las re­des. La idea es con­tar­le a la gen­te el con­te­ni­do de la fic­ción des­de otro la­do. El pú­bli­co ado­les­cen­te y ju­ve­nil que es ma­yo­ría en la au­dien­cia de la ti­ra, lo dis­fru­ta des­de sus compu­tado­ras y ce­lu­la­res de ma­ne­ra dis­tin­ta. Tec­no­lo­gía pu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.