PRE­VEN­CIÓN,

La pa­la­bra má­gi­ca

Mia - - CALIDAD DE VIDA -

A una de ca­da ocho mu­je­res se le diag­nos­ti­ca­rá cán­cer de ma­ma, por lo que es de su­ma im­por­tan­cia es­tar aten­tos a los cui­da­dos”, ex­pli­ca el Dr. Leo­nar­do Im­briano, gi­ne­có­lo­go y ci­ru­jano es­té­ti­co, a car­go de la Uni­dad de Es­té­ti­ca Ge­ni­tal Fe­me­ni­na en De­lsur Me­di­ci­na Es­té­ti­ca.

Por ser la ma­ma un ór­gano al que po­de­mos ac­ce­der con fa­ci­li­dad, pue­de pal­par­se cons­tan­te­men­te.To­da mu­jer de­be co­no­cer sus ma­mas, y ver los cam­bios que se pro­du­cen en ellas. “Es una téc­ni­ca muy sim­ple, no do­lo­ro­sa, y con­ve­nien­te, pe­ro a pe­sar de to­do es­to, só­lo un ter­cio de las pa­cien­tes con­tro­lan sus ma­mas una vez al mes co­mo se re­co­mien­da. Un buen mo­men­to pa­ra la au­to­ex­plo­ra­ción es una se­ma­na des­pués de la mens­trua­ción. En los ca­sos en los que ya no hay mens­trua­ción se pue­de rea­li­zar en la pri­me­ra se­ma­na de ca­da mes”, cuen­ta el mé­di­co. Con­trol de ma­mas

Ins­pec­ción vi­sual: des­nu­da de cin­tu­ra pa­ra arri­ba, po­ner­se fren­te a un es­pe­jo y mi­rar. Pri­me­ro con los bra­zos caí­dos, y lue­go con ellos le­van­ta­dos. Hay que fi­jar­se en que no ha­ya nin­gu­na de­for­mi­dad, man­cha, bul­to, re­trac­ción, al­te­ra­ción de la for­ma, etc.

Ex­pri­mir un po­co el pe­zón pa­ra des­car­tar que exis­ta se­cre­ción.

Pal­pa­ción: re­cos­ta­da, co­lo­car el bra­zo de la ma­ma a ex­plo­rar de­trás de la ca­be­za (co­mo to­man­do sol). Pal­par con la mano con­tra­ria con los de­dos bien es­ti­ra­dos, des­de el cen­tro a la pe­ri­fe­ria, en for­ma de es­pi­ral. Si se en­cuen­tra al­go que pa­rez­ca ex­tra­ño, ex­plo­rar, a ese mis­mo ni­vel, la ma­ma con­tra­ria y com­pa­rar. No hay que ol­vi­dar pal­par las axi­las pa­ra de­tec­tar cual­quier bul­to por pe­que­ño que sea.

Si du­ran­te es­tas ma­nio­bras se en­cuen­tra al­gu­na al­te­ra­ción, no hay que alar­mar­se, pe­ro sí po­ner­se en con­tac­to con el gi­ne­có­lo­go. Ma­mo­gra­fía: se re­co­mien­da rea­li­zar a los 35 años una ma­mo­gra­fía de ba­se la cual nos ser­vi­rá pa­ra com­pa­rar las fu­tu­ras. En­tre el pe­rio­do de los 35 a los 40 años se pue­de ha­cer una o dos ma­mo­gra­fías y a par­tir de los 40 años, de­be rea­li­zar­se una ma­mo­gra­fía una vez por año.

Por otra par­te, hay que te­ner en cuen­ta que en el úl­ti­mo tiem­po el uso de Re­so­nan­cia Mag­né­ti­ca per­mi­te diag­nós­ti­cos tem­pra­nos y de­ta­lla­dos en las en­fer­me­da­des de la ma­ma. “Es im­por­tan­te des­ta­car que con las ma­mo­gra­fías ac­tua­les de al­ta re­so­lu­ción se han con­se­gui­do de­tec­tar cán­ce­res en es­ta­dos tem­pra­nos que aún no te­nían sig­nos clí­ni­cos, es por eso se ha­ce hin­ca­pié en un con­trol de­ta­lla­do y pe­rió­di­co”, cuen­ta el gi­ne­có­lo­go.

A fin de des­te­rrar al­gu­nos mi­tos que so­le­mos es­cu­char, el Dr. Im­briano ase­gu­ra que “los im­plan­tes ma­ma­rios, el uso de an­ti­trans­pi­ran­tes y el uso de sos­te­nes con aros no au­men­tan el ries­go de cán­cer de ma­ma. Ni tam­po­co exis­te nin­gu­na prue­ba de un víncu­lo directo en­tre el cán­cer de ma­ma y los pes­ti­ci­das”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.