Al agua pa­ti­to

Ca­da vez más se re­ve­la que la na­ta­ción es pa­ra los be­bés una prác­ti­ca que me­jo­ra su vi­da fí­si­ca y emo­cio­nal. Ade­más, que ten­gan que ha­cer­la con pa­pá o ma­má, re­fuer­za el víncu­lo. ¿Te­nés al­gún te­mor? Sa­ca­te las du­das

Mia - - HIJOS - Por Bri­git­te Vor­der­ma­yer (dpa) Di­ce Jua­na.

Lu­cas pue­de ga­tear en el agua a sus 11 me­ses y dis­fru­ta mu­chí­si­mo ca­da vez que avan­za por un tú­nel que han ar­ma­do en la pis­ci­na pa­ra be­bés. Al sa­lir y arro­jar­se a los bra­zos de su ma­má, son­ríe de ore­ja a ore­ja, es­tá fe­liz. Ma­dre e hi­jo se han ano­ta­do en un cur­so de na­ta­ción pa­ra be­bés y la pa­san muy bien.

¿Es se­gu­ra la na­ta­ción pa­ra los be­bés? ¿Es cier­to que se en­fer­man con ma­yor fre­cuen­cia si la prac­ti­can?

Jua­na, la ma­má de Lu­cas, lo vio dis­fru­tar tan­to al dar­se su pri­mer ba­ño en la clí­ni­ca que qui­so fo­men­tar esa ve­ta. Ade­más, es­tá con­ven­ci­da de que la na­ta­ción le da más fuer­za al pe­que­ño, le ha­ce ejer­ci­tar mu­cho la coor­di­na­ción con jue­gos y le ge­ne­ra un ma­yor con­tac­to con otros ni­ños de su edad. El agua es­ti­mu­la mu­cho el sis­te­ma mo­triz de los ni­ños y los ayu­da a ejer­ci­tar cua­li­da­des so­cia­les, pe­ro lo me­jor en es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des, es que lo ha­cen ju­gan­do.

Por su­pues­to, nin­gún pa­dre de­be­ría es­pe­rar que los ni­ños apren­dan a na­dar. Los cur­sos no tie­nen ese ob­je­ti­vo, ya que por lo ge­ne­ral los be­bés no cuen­tan con las ca­pa­ci­da­des fí­si­cas ne­ce­sa­rias pa­ra apren­der a na­dar has­ta los 4 o 5 años.

Pa­ra ini­ciar a los be­bés tem­prano

en el agua, los cur­sos que se ofre­cen son pa­ra pa­dres e hi­jos. Exis­ten pro­pues­tas pa­ra ni­ños des­de los 3 me­ses, pe­ro allí lo fun­da­men­tal es es­pe­rar a que ten­ga sus pri­me­ras va­cu­nas apli­ca­das y no co­men­zar has­ta el 5º mes. La me­jor pre­pa­ra­ción pa­ra ese mo­men­to se pue­de ha­cer en ca­sa, fo­men­tan­do el con­tac­to con el agua al ba­ñar a los be­bés.

Una vez ini­cia­do el cur­so, lo me­jor se­rá te­ner un bol­so bien or­ga­ni­za­do. Se ne­ce­si­ta­rán pa­ña­les pa­ra agua, toa­llas, cham­pú, ba­ta y pa­ña­les de re­cam­bio. Por lo ge­ne­ral, los or­ga­ni­za­do­res tie­nen ju­gue­tes es­pe­cia­les. Se re­co­mien­da ade­más que los be­bés, an­tes de lan­zar­se al agua, no ten­gan ham­bre y ha­yan des­can­sa­do. Y en­ton­ces sí, una vez pre­pa­ra­dos: ¡Al agua!, jun­to con el en­tre­na­dor y su pa­dre o ma­dre. Una vez que se adap­tan a la si­tua­ción, el en­tre­na­dor les in­di­ca­rá ta­reas.

Lo ideal es que el agua ten­ga una tem­pe­ra­tu­ra de 30 o 33º y que los pa­dres es­tén aten­tos a las ma­ni­tos y los la­bios del be­bé pa­ra reac­cio­nar si ven que el pe­que­ño sien­te frío.

En cuan­to a las en­fer­me­da­des, los es­pe­cia­lis­tas ase­gu­ran que, si bien es cier­to que siem­pre que se reúnan mu­chas per­so­nas cir­cu­la­rán vi­rus y bac­te­rias, la pis­ci­na no es ne­ce­sa­ria­men­te un es­pa­cio más arries­ga­do que otros. Sí se re­co­mien­da con­tro­lar que to­dos los par­ti­ci­pan­tes ten­gan las va­cu­nas usua­les, en par­ti­cu­lar las que ac­túan con­tra el ro­ta­vi­rus, que son una de las cau­sas más fre­cuen­tes de la gas­tro­en­te­ri­tis.

El gru­po no de­be­ría te­ner más de 8 ni­ños pa­ra no so­bre­exi­gir a los pe­que­ños con tan­tas no­ve­da­des y la pis­ci­na no de­be­ría ser de­ma­sia­do gran­de.

Des­de el pun­to de vis­ta mé­di­co, la na­ta­ción pa­ra be­bés no es al­go ni recomendado ni des­acon­se­ja­do. La decisión es­tá cien por cien en ma­nos de los pa­dres.

En cam­bio, el bu­ceo pa­ra be­bés es al­go más con­tro­ver­ti­do. Hay quie­nes lo res­pal­dan pa­ra dar­les he­rra­mien­tas a los ni­ños en ca­so de que ca­ye­ran al agua, pe­ro tam­bién hay quie­nes con­si­de­ran que las ven­ta­jas son más bien du­do­sas.

La na­ta­ción y el con­tac­to con el agua tie­nen, no obs­tan­te, un cla­ro be­ne­fi­cio: "Uno des­pués tie­ne mu­cho tiem­po pa­ra uno mis­mo, por­que los ni­ños que­dan ex­te­nua­dos y duer­men muy bien. ¡y mu­cho!",

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.