Ma­nos y pies ca­lien­tes

5 es­tra­te­gias y há­bi­tos que me­jo­ran la cir­cu­la­ción y per­mi­ten no sen­tir en­tu­me­ci­das las ex­tre­mi­da­des cuan­do ha­ce mu­cho frío

Mia - - BIENESTAR - Booth* Por el Dr. Mi­guel Án­gel Gramajo *Mé­di­co ebó­lo­go del Cen­tro Fle­bo­ló­gi­co Dr. Gramajo Booth (011 4373 4968 y 4372 2769).

En los me­ses fríos ten­de­mos a co­mer más y a ha­cer me­nos ejer­ci­cios, por lo que pue­den apa­re­cer mo­les­tias cir­cu­la­to­rias co­mo ma­nos y pies fríos, re­ten­ción de lí­qui­dos, pe­sa­dez de las pier­nas, ale­tar­ga­mien­to y ca­lam­bres noc­tur­nos. Quie­nes su­fren es­tos sín­to­mas y tam­bién las per­so­nas que ya es­tén ha­cien­do tra­ta­mien­tos pa­ra la cir­cu­la­ción, se pue­den be­ne­fi­ciar con es­tos con­se­jos.

Me­nos sal y gra­sas

Uno de los fac­to­res que in­flu­yen ne­ga­ti­va­men­te so­bre la cir­cu­la­ción de la san­gre es el con­te­ni­do en sal de la die­ta, un ex­ce­so de so­dio pue­de re­la­cio­nar­se con tras­tor­nos cir­cu­la­to­rios y de re­ten­ción de lí­qui­dos. Con­vie­ne vi­gi­lar la can­ti­dad de sal uti­li­za­da pa­ra la con­di­men­ta­ción de los pla­tos, así co­mo no abu­sar de ali­men­tos ri­cos en so­dio (los snacks, los en­cur­ti­dos, los que­sos cu­ra­dos, fiam­bres, etc.). Otro as­pec­to cru­cial que in­flu­ye es el con­te­ni­do en gra­sas sa­tu­ra­das de los ali­men­tos. Un con­su­mo ex­ce­si­vo de ali­men­tos ri­cos en gra­sa sa­tu­ra­da tien­de a au­men­tar los ni­ve­les de tri­gli­cé­ri­dos y co­les­te­rol plas­má­ti­cos y au­men­ta la vis­co­si­dad de la san­gre, lo que di­fi­cul­ta su cir­cu­la­ción.

Más Ome­gas

La gra­sa po­li­in­sa­tu­ra­da tie­ne la ca­pa­ci­dad de dis­mi­nuir la vis­co­si­dad de la san­gre, por lo que fa­vo­re­ce la co­rrien­te san­guí­nea. Es­te ti­po de gra­sa se en­cuen­tra en los acei­tes de se­mi­llas (gi­ra­sol, maíz, chía), los fru­tos se­cos y el pes­ca­do azul. Ade­más, es­tas gra­sas au­men­tan el co­les­te­rol bueno y ha­cen que el co­les­te­rol ma­lo no se acu­mu­le al­re­de­dor de las ar­te­rias, por lo que evi­tan la for­ma­ción de pla­cas en las pa­re­des de los va­sos san­guí­neos.

Ve­ge­ta­les do­ble ac­ción

Hor­ta­li­zas y ver­du­ras, fru­tas fres­cas, ce­rea­les in­te­gra­les, le­va­du­ra de cer­ve­za y le­gum­bres son ri­cos en po­ta­sio. Es­te mi­ne­ral tie­ne la pro­pie­dad de fa­vo­re­cer la eli­mi­na­ción del agua, por lo que es con­ve­nien­te in­cluir en la die­ta ali­men­tos que con­ten­gan es­te mi­ne­ral. Ade­más, los ali­men­tos ve­ge­ta­les son ri­cos en fi­bra, que fa­ci­li­ta el buen trán­si­to intestinal, muy im­por­tan­te pa­ra te­ner bue­na cir­cu­la­ción a la al­tu­ra de la pel­vis y evi­tar la pre­sión in­trab­do­mi­nal. Los cí­tri­cos con­tie­nen en su ho­lle­jo sus­tan­cias que me­jo­ran el tono ve­no­so, con­vie­ne con­su­mir la fru­ta en­te­ra.

Agua, té e in­fu­sio­nes

Cuan­do se pre­sen­tan pro­ble­mas de cir­cu­la­ción, es im­por­tan­te ade­más de lle­var una die­ta abun­dan­te en ve­ge­ta­les, au­men­tar el con­su­mo de lí­qui­dos, aun­que no ten­ga­mos tan­ta sed co­mo cuan­do ha­ce ca­lor. El agua es la be­bi­da más re­co­men­da­ble a la que se su­man otras co­mo los cal­dos de ver­du­ras. Otro mo­do de in­ge­rir agua es en for­ma de in­fu­sio­nes: se acon­se­jan té ro­jo, dien­te de león, co­la de ca­ba­llo y uva ursi, de es­pe­cia­les pro­pie­da­des pa­ra la cir­cu­la­ción.

El mo­vi­mien­to es esen­cial

Ac­ti­var la cir­cu­la­ción es vi­tal en tiem­po frío. Ha­cer ejer­ci­cio ha­bi­tual­men­te (ca­mi­nar, na­dar, co­rrer), mo­ver las pier­nas o acos­tar­se con las pier­nas en al­to unos mi­nu­tos fa­vo­re­cen el re­torno ve­no­so y me­jo­rar los sín­to­mas aso­cia­dos a una ma­la cir­cu­la­ción. Si no te­nés tiem­po de ha­cer ejer­ci­cios to­dos los días, po­né 10 mi­nu­tos las pier­nas en al­to, acos­tán­do­te en el pi­so con las pier­nas verticales apo­ya­das en la pa­red. Ha­ce­lo una vez por día, es­to bas­ta­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.