En la ven­ta­na, MA­CE­TAS

Sin te­rra­za ni bal­cón, aún así po­de­mos dis­fru­tar de flo­res que em­be­llez­can la fa­cha­da de nues­tra ca­sa. Bas­ta es­co­ger­las por tex­tu­ra, co­lor y for­ma­to

Mia - - JARDINERÍA -

No to­do el mun­do dis­po­ne de es­pa­cio en ca­sa pa­ra cul­ti­var plan­tas, mu­chos de ellos no tie­nen ni jar­dín ni te­rra­za; sin em­bar­go no de­be­ría ser im­pe­di­men­to pa­ra que los aman­tes de las plan­tas pue­dan te­ner, aun­que más no sea unas po­cas, en el ho­gar. Las ven­ta­nas siem­pre han si­do un lu­gar muy apro­pia­do pa­ra ex­pe­ri­men­tar.

El pri­mer pa­so pa­ra el jar­di­ne­ro de ven­ta­nas es ele­gir el con­te­ne­dor en el que va a rea­li­zar el cul­ti­vo. Los ma­ce­te­ros rec­tan­gu­la­res son la elec­ción más idó­nea; así, en un so­lo re­ci­pien­te, se pue­de dis­po­ner de un pe­que­ño edén. Pa­ra no rom­per la si­me­tría de la fa­cha­da y po­der cui­dar có­mo­da­men­te de las plan­tas, el con­te­ne­dor no de­be ser ma­yor que el an­cho de la ven­ta­na. Lue­go, pro­cu­ra­re­mos que dis­pon­ga del dre­na­je ade­cua­do y de no te­ner­lo, le prac­ti­ca­re­mos unos ori­fi­cios al ma­ce­te­ro.

En cuan­to al ma­te­rial con que es­té ela­bo­ra­do, de­pen­de­rá de nues­tro gus­to y pre­su­pues­to. Des­de los más sen­ci­llos y eco­nó­mi­cos de plás­ti­co, pa­san­do por los de ma­de­ra y ba­rro, la elec­ción es­tá en ma­nos del jar­di- ne­ro. Una vez cu­bier­ta es­ta eta­pa, pa­sa­re­mos a la elec­ción de las plan­tas que que­re­mos cul­ti­var. Es­ta se ba­sa­rá, an­te to­do, en la orien­ta­ción de la ven­ta­na, pues, se­gún la ex­po­si­ción al sol, cul­ti­va­re­mos unas plan­tas u otras. Pe­ro hay que te­ner en cuen­ta la es­té­ti­ca, así mez­cla­re­mos plan­tas de de­sa­rro­llo vertical jun­to a otras de de­sa­rro­llo ho­ri­zon­tal. La for­ma de las ho­jas de ca­da es­pe­cie que plan­te­mos, así co­mo el ti­po de flo­res que pro­duz­can, la for­ma y el co­lo, tam­bién son fac­to­res a te­ner en cuen­ta.

Pro­cu­ra­re­mos que nues­tra com­bi­na­ción de plan­tas ten­ga una pa­le­ta com­bi­na­da con los co­lo­res de la ven­ta­na y la fa­cha­da de la ca­sa. Otro pun­to a con­si­de­rar, cuan­do cul­ti­va­mos dis­tin­tas es­pe­cies en un mis­mo re­ci­pien­te, es que ten­gan las mis­mas o si­mi­la­res ne­ce­si­da­des de apor­te hí­dri­co pues si hay mu­cha di­fe­ren­cia, unas plan­tas pros­pe­ra­rán y otras mo­ri­rán.

En re­su­mi­das cuen­tas, for­ma, tex­tu­ra y co­lor son los tres as­pec­tos prin­ci­pa­les pa­ra que nues­tras ma­ce­tas de ven­ta­na for­men una de­co­ra­ción ar­mó­ni­ca con el es­pa­cio en el que se ha­yan en­mar­ca­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.