An­da­luz de pu­ra ra­za

Ori­gi­na­rio del sur de Es­pa­ña, el ca­ba­llo an­da­luz o pu­ra ra­za es­pañol des­cien­de del be­re­be­re y del ára­be. Ideal pa­ra cual­quier ti­po de do­ma, su por­te y ele­gan­cia lo trans­for­man en el gran ele­gi­do pa­ra las ex­hi­bi­cio­nes

Mia - - MASCOTAS -

Fue in­tro­du­ci­do en Es­pa­ña en la épo­ca de la do­mi­na­ción ára­be, a tra­vés de re­pe­ti­dos cru­ces con ejem­pla­res lo­ca­les, es­pe­cial­men- te con los ponys. Es­te ca­ba­llo do­mi­nó el cam­po de la cría equi­na des­de el si- glo XII has­ta el XVII, im­po­nien­do su su­pre­ma­cía, dispu­tada só­lo por el ca- ba­llo ára­be. La ra­za an­da­lu­za ha in­flui- do so­bre to­do en mu­chas de las más ilus­tres ra­zas eu­ro­peas, in­clu­so a tra- vés del ca­ba­llo na­po­li­tano, que de­ri­va del an­da­luz.

En el si­glo XIV, la or­den de los car­tu- jos se ins­ta­la en Je­rez y allí los mon­jes se ha­cen car­go de se­men­ta­les cru­za- dos en­tre ca­ba­llos ára­bes y na­ti­vos, lo- gran­do es­tos ejem­pla­res de es­pe­cia­les ca­rac­te­rís­ti­cas y de her­mo­sa es­té­ti­ca.

Ani­mal de sin­gu­lar e in­dis­cu­ti­ble be­lle­za, po­see una ca­be­za me­dia­na y muy ele­gan­te, con un per­fil sua­ve­men- te con­ve­xo y con la par­te na­so-la­bial ter­mi­na­da en pun­ta. Ojos de gran vi- va­ci­dad y ore­jas de ta­ma­ño me­diano y muy mó­vi­les. El cue­llo es ro­bus­to y muscu­loso y las es­pal­das, am­plias y des­cen­den­tes. Po­see unos pos­te­rio- res an­chos y ex­tre­mi­da­des fi­nas, pe­ro fuer­tes. Pe­ro, sin du­da, el ras­go ca­rac- te­rís­ti­co de su be­lle­za es la es­pe­sa crin que po­see, abun­dan­te y li­ge­ra­men­te on­du­la­da, que do­ta al ani­mal de una ele­gan­cia su­bli­me. Su co­lor pue­de va­riar: tor­do, cas­ta­ño en­cen­di­do y, me­nos fre­cuen­te, cas­ta­ño cla­ro y ba­yo. Mu­cho más ra­ro aún es el an­da­luz ne­gro y, por ello, muy va­lo­ra­do.

El atri­bu­to más des­ta­ca­do de es­te ani­mal es su tem­pe­ra­men­to: no ma­ni­fies­ta reac­cio­nes brus­cas an­te los es­tí­mu­los ni apa­tía. Es muy dó­cil, no só­lo cuan­do es­tá en­tre­na­do, sino tam­bién cuan­do per­ma­ne­ce en re­po­so. Al mis­mo tiem­po, pre­sen­ta un ca­rác­ter vi­go­ro­so y so­brio y po­see una ex­ce­len­te ca­pa­ci­dad de res­pues­ta. To­do ello, unido a su be­lle­za, le ha­ce ser un ca­ba­llo ideal de si­lla, y muy de­man­da­do.

En ca­so de en­fer­me­da­des, es­pe­cial­men­te si se tra­ta de al­te­ra­cio­nes di­ges­ti­vas, se re­cu­pe­ra en un tiem­po me­nor que otras ra­zas y so­por­ta bien el ca­lor o la fal­ta de agua.

Con una gran ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je y bue­na me­mo­ria, es­te ca­ba­llo acep­ta di­fe­ren­tes ti­pos de do­mas y se adap­ta a una mul­ti­tud de ta­reas; su vis­to­si­dad y ele­gan­cia de mo­vi­mien­tos lo ha­cen el ele­gi­do pa­ra las ex­hi­bi­cio­nes, la do­ma va­que­ra, de al­ta es­cue­la y el pa­seo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.