Li­viano de cas­cos

Mia - - MASCOTAS -

El ca­ba­llo re­quie­re cui­da­dos cons­tan­tes en sus ex­tre­mi­da­des. Ca­mi­nar por el as­fal­to o ga­lo­par ha­ce que los pies y las pa­tas su­fran una pre­sión ex­ce­si­va y se de­te­rio­ren con fa­ci­li­dad. Un ca­ba­llo sin bue­nos cas­cos se­rá in­se­gu­ro, ner­vio­so y des­con­fia­do al an­dar. Por ello, un de­ta­lle im­por­tan­te es la lim­pie­za dia­ria, pres­tan­do aten­ción que el pro­duc­to no pe­ne­tre en las zo­nas blan­das.

Es fun­da­men­tal la re­vi­sión dia­ria. Pa­ra que el ca­ba­llo se acos­tum­bre a le­van­tar la pa­ta en el mo­men­to del he­rra­je, un buen ejer­ci­cio es le­van­tar­le to­dos los días las ex­tre­mi­da­des.

Si los cas­cos des­pren­den mal olor, in­di­ca una in­fec­ción gra­ve y se de­be apli­car agua oxi­ge­na­da. Hay que com­pro­bar que la he­rra­du­ra es­té bien co­lo­ca­da y los re­ma­ches bien apre­ta­dos, pa­sos fun­da­men­ta­les por­que si las en­fer­me­da­des se desa­rro­llan, el ca­ba­llo ter­mi­na­rá co­jean­do.

La he­rra­du­ra ejer­ce un pa­pel fun­da­men­tal, es la sue­la im­pres­cin­di­ble a la ho­ra de mo­ver­se por el as­fal­to.

Pe­ro tam­bién hay que es­tar aten­tos a las con­di­cio­nes óp­ti­mas del es­ta­blo y la pa­ja, ya que es­to evi­ta­rá las in­fec­cio­nes, co­mo de pro­cu­rar­le al ani­mal una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da, con­si­de­ran­do que la bio­ti­na ayu­da­rá al buen es­ta­do de los cas­cos y las cri­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.