Un buen alia­do

Mia - - BELLEZA -

Si te em­bar­cas­te en un tra­ta­mien­to es­té­ti­co, te­nés que sa­ber que no exis­te me­jor com­ple­men­to que el dre­na­je lin­fá­ti­co ma­nual, una téc­ni­ca es­pe­cí­fi­ca de ac­ti­va­ción de la eli­mi­na­ción del lí­qui­do acu­mu­la­do en los te­ji­dos a tra­vés de los va­sos lin­fá­ti­cos. Es­te ma­sa­je sua­ve, que co­mien­za con la apertura y es­ti­mu­la­ción de las gran­des ca­de­nas gan­glio­na­res, ac­túa so­bre el te­ji­do co­nec­ti­vo la­xo, en el es­pa­cio que va des­de las ca­pas pro­fun­das de la piel has­ta el plano mus­cu­lar y to­dos los ele­men­tos que es­tán con­te­ni­dos en esa re­gión. Así, se fa­vo­re­ce el re­torno del sis­te­ma lin­fá­ti­co lo­gran­do una des­in­to­xi­ca­ción de los te­ji­dos y se evi­ta la re­ten­ción de lí­qui­dos. El dre­na­je en la zo­na fa­cial, sub­men­to­nea­na y de cue­llo y es­co­te es una gran op­ción pa­ra man­te­ner los re­sul­ta­dos y tam­bién pa­ra fa­vo­re­cer la re­la­ja­ción in­te­gral.

tro­la­do, en cam­bio, es muy efec­ti­vo pa­ra re­mo­ver las cé­lu­las gra­sas sin da­ñar otros te­ji­dos. Du­ran­te el pro­ce­di­mien­to, un apli­ca­dor ad­mi­nis­tra en­fria­mien­to pre­ci­so y con­tro­la­do pa­ra al­can­zar y eli­mi­nar las cé­lu­las gra­sas en áreas es­pe­cí­fi­cas me­dian­te un pro­ce­so na­tu­ral de­no­mi­na­do apop­to­sis in­du­ci­do. El pa­cien­te se re­cues­ta en una ca­mi­lla y se le co­nec­ta una es­pe­cie de chu­pe­te que de­ja co­mo pren­sa­da la zo­na de gra­sa que se quie­re eli­mi­nar, to­do es­to a una tem­pe­ra­tu­ra de 2 gra­dos, de­pen­dien­do siem­pre de la sen­si­bi­li­dad del pa­cien­te. Así, des­tru­ye se­lec­ti­va­men­te el pa­nícu­lo adi­po­so de for­ma no in­va­si­va. En­ton­ces, lue­go de 3 me­ses de ha­ber rea­li­za­do el pro­ce­di­mien­to de crio­li­pó­li­sis, las cé­lu­las gra­sas cris­ta­li­za­das de­ge­ne­ran y son eli­mi­na­das del cuer­po en for­ma na­tu­ral ob­te­nien­do re­sul­ta­dos vi­si­bles y ar­mo­nio­sos en las re­gio­nes tra­ta­das.

In­no­va­dor mi­ni apli­ca­dor

El nue­vo ca­be­zal -Coo­lMi­ni™- fue op­ti­mi­za­do pa­ra tra­tar efec­ti­va­men­te cú­mu­los pe­que­ños de gra­sa. El ta­ma­ño,

la for­ma y cur­va­tu­ra es lo que lo di­fe­ren­cia del res­to de los apli­ca­do­res tra­di­cio­na­les de Coo­lS­cul­pting. Es­ta in­no­va­ción ha si­do di­se­ña­do es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra el tra­ta­mien­to de pe­que­ñas bol­sas de te­ji­do gra­so, co­mo las que se for­man de­ba­jo del men­tón. “El nue­vo apli­ca­dor pro­por­cio­na­rá una al­ter­na­ti­va ver­da­de­ra­men­te con­vin­cen­te a otras op­cio­nes y mé­to­dos ac­tual­men­te uti­li­za­dos pa­ra tra­tar y el con­torno del cue­llo, co­mo la li­po­suc­ción”, co­men­ta el Dr. Lan­fran­chi.

Tec­no­lo­gía an­ti ries­gos

Des­cu­bier­ta por los cien­tí­fi­cos Dres. Die­ter Mans­tein y R.Rox An­der­son de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, es­ta es la úni­ca tec­no­lo­gía apro­ba­da por la FDA y CE, con más de 20 es­tu­dios clí­ni­cos que ava­lan su se­gu­ri­dad. Es la úl­ti­ma moda en tra­ta­mien­tos cor­po­ra­les no in­va­si­vos; los más de 550.000 tra­ta­mien­tos rea­li­za­dos en to­do el mun­do prue­ban su efi­ca­cia y se­gu­ri­dad, sien­do un pro­ce­di­mien­to de ex­clu­si­vo uso mé­di­co. Ade­más Coo­lS­cul­pting es la úni­ca tec­no­lo­gía pa­ten­ta­da con “freeze de­tect”, un sis­te­ma de con­trol que evi­ta cual­quier ries­go de que­ma­du­ra en la piel, al de­te­ner la má­má­qui­na se re­gis­tra una va­ria­ción­ci de tem­pe­ra­tu­ra.

Re­sul­ta­dosR exi­to­sos

Ge­ne­ral­men­te, se rea­li­za en unu­na se­sión que du­ra apro­xi­ma­ma­da­men­te una ho­ra; al­gu­nos­nos ppa­cien­tes pue­den re­que­rir una o dosd apli­ca­cio­nes adi­cio­na­les de igual ddu­ra­ción. No due-duele,le, ni mo­mo­les­ta,les­ta, tam­po­co re­quie­re tiem­po de re-re­cu­pe­ra­ció­cu­pe­ra­ción,ón, anes­te­sia ni pin­chaz­pin­cha­zos,zos, y se pue-pue­de­de rea­li­za­rea­li­za­rar en cual­quier épo­ca del­del año. Los re-re- Des­de Coo­lS­cul­pting se creó un nue­vo pro­to­co­lo pa­ra la re­mo­de­la­ción cor­po­ral real lla­ma­do Treat­ment to Trans­for­ma­tion (T2T). Se­ría al­go así co­mo la re­vo­lu­ción en la li­po­re­duc­ción ba­sa­da en el frío. La per­so­na­li­za­ción de los tra­ta­mien­tos, es uno de los re­qui­si­tos más im­por­tan­tes pa­ra la ob­ten­ción de bue­nos re­sul­ta­dos. Cuan­do

se tra­ta del con­torno cor­po­ral, ca­da per­so­na tie­ne dis­tin­tas ne­ce­si­da­des y zo­nas es­pe­cí­fi­cas a tra­tar. Pre­vio al tra­ta­mien­to se ana­li­za en for­ma glo­bal al pa­cien­te y se de­tec­ta cuá­les son las zo­nas en las que ne­ce­si­ta eli­mi­nar gra­sa lo­ca­li­za­da. En­ton­ces se di­se­ña un plan per­so­na­li­za­do pa­ra ca­da pa­cien­te que nos per­mi­te es­cul­pir to­do el cuer­po lo­gran­do una tras­for­ma­ción real. No obs­tan­te, no es una téc­ni­ca pa­ra per­so­nas de­ma­sia­do del­ga­das ni tam­po­co pa­ra aque­llas que desean re­du­cir pe­so, sino que es un pro­ce­di­mien­to ideal pa­ra aque­llas per­so­nas con adi­po­si­dad re­bel­de y lo­ca­li­za­da, que aun ha­cien­do

ejer­ci­cio per­sis­te. sul­ta­dos son de­fi­ni­ti­vos, ya que se con­si­guen eli­mi­nar las cé­lu­las gra­sas del or­ga­nis­mo en for­ma real. Hoy po­de­mos des­truir has­ta un 40% del pa­nícu­lo adi­po­so, lo­gran­do que la gra­sa lo­ca­li­za­da eli­mi­na­da no se re­cu­pe­re, sin in­ter­ven­cio­nes ni do­lor, sin efec­tos ad­ver­sos ni con­tra­in­di­ca­cio­nes.

Pa­so a pa­so del tra­ta­mien­to El mé­di­co des­cri­be el pro­to­co­lo:

Se co­mien­za con el en­fria­mien­to pre­ci­so y con­tro­la­do de la zo­na a tra­tar.

El frío se man­tie­ne du­ran­te una ho­ra pa­ra lo­grar que las cé­lu­las gra­sas­sas co­lap­sen.

Una vez en­fria­das, las cé­lu­las grgra­sas co­mien­zan el pro­ce­so nat­tu­ral de eli­mi­na­ción (apop­to­sis) y és­te con­ti­núa tra­ba­jan­do du­ran­te 3 me­ses.

La eli­mi­na­ción na­tu­ral de las cé­lu­las gra­sas da co­mo re­sul­ta­do una re­duc­ción na­tu­ral dde la ca­pa gra­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.