To­do lo que hay pa­ra ver

Mia - - SUMARIO -

-¿Qué la mo­vi­li­zó pa­ra aden­trar­se en el mun­do de la es­cul­tu­ra?

-En los años '80, lue­go de co­no­cer otras dis­ci­pli­nas en las es­cue­las de ar­te, de­ci­dí de­di­car­me a la es­cul­tu­ra por lo que re­pre­sen­ta pa­ra mí el ma­ne­jo del es­pa­cio, po­der ha­cer la obra, crear­la, mo­de­lar­la con las ma­nos, dar­le for­ma tri­di­men­sio­nal, aun­que el pro­ce­so pa­ra ver el tra­ba­jo ter­mi­na­do sue­le ser más largo y di­fí­cil que en las otras ar­tes. Creo que in­flu­yó en mi de­ci­sión el ha­ber vi­vi­do mi pri­me­ra in­fan­cia en Mi­sio­nes, don­de ju­ga­ba en un es­pa­cio muy am­plio y mu­chas ve­ces imi­ta­ba los tra­ba­jos que mi ma­dre rea­li­za­ba en la co­ci­na con la ar­ci­lla ro­ja del lu­gar y con mu­cho pla­cer.

-¿Có­mo lle­gó con su obra al Ams­ter­dam Whit­ney Ga­llery de Nue­va York, don­de se ex­hi­be el me­jor in­ter­na­cio­nal con­tem­po­rá­neo?

-En 2014 pre­sen­té una obra en una fe­ria de ar­te muy im­por­tan­te en el Ca­rru­sel del Mu­seo del Lou­vre en Paris, allí co­men­zó a di­fun­dir­se mi tra­ba­jo a to­das par­tes del mun­do y lo­gré un al­can­ce po­co usual pa­ra un ar­tis­ta. La due­ña y cu­ra­do­ra de la Whit­ney, Rut­hie Tuc­ker, me man­dó un mail a prin­ci­pios de año, in­vi­tán­do­me a ex­po­ner y pi­dién­do­me es­cul­tu­ras pa­ra la se­lec­ción de la mues­tra. Se las man­dé y, con gran ale­gría, que­dó im­pac­ta­da, fi­nal­men­te se de­ci­dió por cua­tro obras muy di­fe­ren­tes en­tre sí, pe­ro to­das muy em­ble­má­ti­cas de mi tra­yec­to­ria.

-¿Cuál fue su ex­pe­rien­cia?

-¡Ma­ra­vi­llo­sa! Las obras se ex­hi­bie­ron en un lu­gar de pri­vi­le­gio y fui muy bien re­ci­bi­da, con mu­cho ca­ri­ño y res­pe­to. Lo no­ve­do­so fue la Ga­la Cham­pag­ne con la te­má­ti­ca de Ha­llo­ween, muy ori­gi­nal, en un mar­co de ale­gría y dis­fru­te. Tuc­ker y su ma­ri­do, el em­ba­ja­dor Al­ton Ams­ter­dam III, re­ci­bie­ron a una gran can­ti­dad de ce­le­bri­da­des y re­pre­sen­tan­tes del ar­te y ha­bía di­plo­má­ti­cos, curadores e im­por­tan­tes per­so­na­li­da­des de dis­tin­tas par­tes del mun­do.

-Des­de 2012, cuan­do inau­gu­ró su pro­pio mu­seo en Ar­gen­ti­na, ex­po­ne su obra pe­ro tam­bién la de im­por­tan­tes re­fe­ren­tes del ar­te co­mo Sal­va­dor Da­lí, Andy War­hol o Raúl Alon­so, en­tre otros. ¿Có­mo na­ció ese proyecto?

-La idea de inau­gu­rar el mu­seo fue una de­ci­sión ges­ta­da en familia por­que yo sen­tía que te­nía que cum­plir una mi­sión so­cio cul­tu­ral con el ar­te. Así de­ci­dí no só­lo crear un es­pa­cio pa­ra ex­po­ner mi obra, sino tam­bién la de gran­des maes­tros y ar­tis­tas emer­gen­tes. Ade­más, deseé que San Isi­dro tu­vie­ra un es­pa­cio que no exis­tía por­que es allí don­de vi­vo, crio a mis hi­jos y tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.