La exó­ti­ca cos­ti­lla de Adán

Nos da som­bra y fres­cu­ra en el ve­rano y pro­du­ce un fru­to ex­qui­si­to. Ca­rac­te­rís­ti­cas y re­pro­duc­ción de una es­pe­cie no tan exó­ti­ca

Mia - - SUMARIO -

Es­ta plan­ta de in­te­rior re­ci­be co­mún­men­te el nom­bre de Cos­ti­lla de Adán por­que sus ho­jas, se­gún van ma­du­ran­do y ad­qui­rien­do el ta­ma­ño de­fi­ni­ti­vo, se par­ten crean­do unas hen­di­du­ras que imi­tan la for­ma de una cos­ti­lla. Es­ta plan­ta crea ma­tas real­men­te vo­lu­mi­no­sas y re­sul­ta muy de­co­ra­ti­va de­bi­do al ta­ma­ño de sus ho­jas y su co­lor ver­de in­ten­so.

Ori­gi­na­ria de bos­ques hú­me­dos, la cos­ti­lla de Adán tie­ne un por­te se­mi­rí­gi­do; es de­cir, no es una plan­ta com­ple­ta­men­te er­gui­da ni ex­ce­si­va­men­te fle­xi­ble. Aguan­ta tem­pe­ra­tu­ras en torno de los 5 gra­dos y se cul­ti­va es­pe­cial­men­te, en por­ches y pa­tios, zo­nas que es­tán al abri­go del sol di­rec­to, don­de es­ta plan­ta pue­de apor­tar fres­cu­ra gra­cias a sus ho­jas de gran ta­ma­ño.

Es una es­pe­cie tre­pa­do­ra, por lo que ge­ne­ra una se­rie de pe­que­ñas raí­ces que sa­len de los ta­llos se­mi­rí­gi­dos y se van apo­yan­do en las cor­te­zas de otros ár­bo­les, so­bre guías que la plan­ta va en­con­tran­do en su ca­mino en busca de la luz.

Pa­ra mul­ti­pli­car­la de una for­ma sen­ci­lla, pro­ce­de­re­mos de la si­guien­te ma­ne­ra: cuan­do vea­mos que los ta­llos em­pie­zan a cre­cer ex­ce­si­va­men­te, la es­que­ja­re­mos. La plan­ta crea raí­ces aé­reas muy só­li­das y rí­gi­das, que no se se­can y aguan­tan tan­to las tem­pe­ra­tu­ras al­tas co­mo la fal­ta de hu­me­dad, has­ta que en­cuen­tren un sus­tra­to en el que po­der in­tro­du­cir­se.

Des­pués de cor­tar es­tos ta­llos, sa­ca­re­mos unos es­que­jes, te­nien­do en cuen­ta que los que va­ya­mos a plan­tar de­be­rán te­ner una hoja y un po­co de raíz.

Pa­ra mul­ti­pli­car los es­que­jes, aña­di­re­mos un sus­tra­to de se­mi­lle­ros, más li­ge­ro que otros, y los plan­ta­mos jun­tos. Gra­cias a es­te sus­tra­to, los es­que­jes aga­rra­rán me­jor y ten­dre­mos me­nos pro­ble­mas a la ho­ra de mul­ti­pli­car la cos­ti­lla de Adán.

No to­do el mun­do sa­be que las flores de la po­pu­lar cos­ti­lla de Adán se con­vier­ten, si las con­di­cio­nes son las ade­cua­das, en una exó­ti­ca fru­ta que es la res­pon­sa­ble de que es­ta plan­ta sea “de­li­cio­sa”. La fru­ta tie­ne un sa­bor que re­cuer­da a la chi­ri­mo­ya y la ba­na­na y tar­da más de un año en ma­du­rar. Es ne­ce­sa­rio es­pe­rar por­que las fru­tas verdes con­tie­nen un áci­do que pue­de pro­du­cir que­ma­du­ras en la bo­ca.

Si se es­pe­ra con pa­cien­cia su apa­ri­ción, po­drás acom­pa­ñar la fru­ta de la cos­ti­lla de Adán con una ge­la­ti­na de na­ran­ja y un po­co de dul­ce de Ca­la­fa­te y ha­brás lo­gra­do un pos­tre ex­qui­si­to pa­ra es­te ve­rano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.