El fin de la pa­pa­da

Pa­ra una de las zo­nas más di­fí­ci­les de tra­tar, lle­gó a nues­tro país una nue­va op­ción es­té­ti­ca que ase­gu­ra dis­mi­nuir el vo­lu­men y ten­sar la piel de la re­gión

Mia - - SUMARIO - Por Lau­ra La­go­mar­sino

Es­ta tec­no­lo­gía de van­guar­dia, lla­ma­da Coo­lS­cul­pting, re­mo­de­la y es­cul­pe las zo­nas más di­fí­ci­les don­de la gra­sa es­tá ins­ta­la­da y es re­bel­de, y es ca­paz de so­lu­cio­nar uno de los ma­yo­res desafíos es­té­ti­cos: lo­grar la eli­mi­na­ción se­lec­ti­va de cú­mu­los de gra­sa lo­ca­li­za­da de for­ma no in­va­si­va y sin da­ñar el te­ji­do cir­cun­dan­te. La gran no­ve­dad es que aho­ra lle­gó a nues­tro país el nue­vo ca­be­zal, de­no­mi­na­do Coo­lMi­ni- es­pe­cial­men­te di­se­ña­do pa­ra la zo­na del ba­jo men­tón. Así, se con­vier­te en la so­lu­ción ideal pa­ra los pa­cien­tes que, in­clu­so ha­bien­do al­can­za­do su pe­so ideal, per­sis­ten con una in­có­mo­da pa­pa­da.

“La pa­pa­da es un te­ji­do que va acu­mu­la­do gra­sa y per­dien­do ten­sión con el pa­so del tiem­po, acom­pa­ñan­do el pro­ce­so na­tu­ral de en­ve­je­ci­mien­to. Es una zo­na pro­ble­má­ti­ca y mu­chas ve­ces muy di­fí­cil de tra­tar con die­ta o ejer­ci­cio. Aun­que el es­ti­lo de vi­da y la ge­né­ti­ca tam­bién pue­den desem­pe­ñar un pa­pel im­por­tan­te en su for­ma­ción, a di­fe­ren­cia de otras áreas en el cuer­po, la gra­sa sub­men­to­nia­na es im­po­si­ble de ocul­tar de­ba

jo de la ro­pa”, ex­pli­ca el Dr. Lu­ciano Lan­fran­chi, mé­di­co ci­ru­jano, es­pe­cia- lis­ta en ci­ru­gía re­cons­truc­ti­va y es­té­ti­ca de la Fundación San Ra­fael del Mon­te Ta­bor de Mi­lán, Ita­lia.

Frío, el gran alia­do

El equi­po- in­no­va­dor, efec­ti­vo y se­gu­ro- es­tá apro­ba­do por la FDA (Food and Drug Ad­mi­nis­tra­tion) de Es­ta­dos Uni­dos y su par europeo CE y mar­ca ten­den­cia en to­do el mun­do. Tra­ba­ja me­dian­te la crio­li­pó­li­sis, que ge­ne­ra una “co­rrien­te” de frío que se apli­ca ex­ter­na­men­te so­bre la piel y lo­gra dis­mi­nuir has­ta el 40% de la gra­sa de for­ma de­fi­ni­ti­va.

Es­tu­dios de­mos­tra­ron que las cé­lu­las gra­sas son por su na­tu­ra­le­za, más vul­ne­ra­bles al frío que el res­to de te­ji­dos que las ro­dean. Por lo tan­to, las cé­lu­las gra­sas pue­den ser eli­mi­na­das de for­ma segura sin da­ñar la piel que las cu­bre. Otras mo­da­li­da­des de tra­ta­mien­tos co­mo lá­se­res, ra­dio­fre­cuen­cias o ul­tra­so­ni­dos fo­ca­li­za­dos, ac­túan so­bre la gra­sa pe­ro tam­bién pue­den afec­tar al te­ji­do ad­ya­cen­te y, ade­más, esos tra­ta­mien­tos eli­mi­nan so­lo el con­te­ni­do li­pí­di­co de los adi­po­si­tos sin eli­mi­nar la cé­lu­la, de es­ta for­ma es que lue­go vuel­ven a te­ner adi­po­si­dad.

Es­te mé­to­do de en­fria­mien­to con-

An­tes

12 se­ma­nas des­pués - Se­gun­da se­sión de Coo­lS­cul­pting Fo­tos cor­te­sía de Su­zan­ne Kil­mer, MD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.