Las men­ti­ras que nos con­ta­mos

Mia - - MODA - Del li­bro “An­tes yo que no­so­tros”, Urano (www.edi­cio­ne­su­ra­noar­gen­ti­na.com)

Afron­té­mos­lo: to­das nos he­mos men­ti­do a no­so­tras mis­mas en un mo­men­to u otro por­que no nos sen­tía­mos ca­pa­ces de en­ca­rar la reali­dad. To­das nos he­mos afe­rra­do más de lo con­ve­nien­te a una re­la­ción de pa­re­ja, to­das he­mos he­cho oí­dos sor­dos a los con­se­jos de nues­tras ami­gas y nos he­mos mon­ta­do his­to­rias so­bre nues­tros chi­cos que eran, en el me­jor de los ca­sos, cuen­tos de ha­das. Sí, nos gus­te o no, la ma­yo­ría de las mu­je­res (in­clui­das tú y yo) so­mos ex­per­tas en cons­truir es­pe­jis­mos y creer­nos nues­tras pro­pias men­ti­ras. Si es ne­ce­sa­rio, po­de­mos ha­cer que nues­tras vi­das pa­rez­can lo que ne­ce­si­ta­mos que sean, a fin de afe­rrar­nos a nues­tras re­la­cio­nes de pa­re­ja, a nues­tros tra­ba­jos y a nues­tras po­se­sio­nes ma­te­ria­les, y de de­mos­trar a to­do el mundo, y es­pe­cial­men­te a no­so­tras mis­mas, que so­mos fe­li­ces.

La sin­ce­ri­dad que de­ci­di­mos te­ner con no­so­tras mis­mas (pues­to que se tra­ta de una elec­ción) afec­ta a todos los as­pec­tos de nues­tras vi­das, so­bre to­do en lo re­la­ti­vo a los Ellos a los que atrae­mos y a los No­so­tros que crea­mos. Y ya que he­mos abor­da­do el tren de la ver­dad, sea­mos del to­do fran­cas y re­co­noz­ca­mos que ser sin­ce­ra con una mis­ma pue­de ser muy du­ro, es­pe­cial­men­te si se tra­ta de nues­tras re­la­cio­nes de pa­re­ja.

En lo que res­pec­ta a Él y a No­so­tros, a me­nu­do pa­re­ce más fá­cil (o al me­nos más có­mo­do, por co­no­ci­do) vi­vir con men­ti­ras, me­dias ver­da­des y au­to­en­ga­ños. Idea­li­za­mos las his­to­rias que con­ta­mos: “Mi ma­ri­do es el me­jor”, “So­mos tan fe­li­ces…”, “Nos va ge­nial”. Nos afe­rra­mos a ideas ro­mán­ti­cas y a nor­mas acep­ta­das en so­cie­dad, pe­ro to­tal­men­te no­ci­vas. Ha­ce­mos ca­so omi­so de nues­tras in­tui­cio­nes y sen­ti­mien­tos cuan­do no cua­dran con la reali­dad que desea­mos. Es ab­so­lu­ta­men­te com­pren­si­ble (pe­ro no acep­ta­ble) que nos en­tre­gue­mos a un com­por­ta­mien­to tan au­to­des­truc­ti­vo. ¿Qué mu­jer quie­re re­co­no­cer que su vi­da no es del to­do sa­tis­fac­to­ria? ¿Que es in­fe­liz en su re­la­ción de pa­re­ja has­ta el pun­to de desear de­jar­la? ¿Qué ne­ce­si­ta a un hom­bre pa­ra sen­tir­se có­mo­da y se­gu­ra? ¿Que sa­be que es ho­ra de cor­tar pe­ro le asus­ta de­ma­sia­do es­tar so­la? ¿Qué el chi­co del que tan­to les ha ha­bla­do a sus ami­gas no es tan ge­nial como les ha­bía di­cho? ¡Nin­gu­na que yo co­noz­ca! No, ele­gi­mos el ca­mino apa­ren­te­men­te más fá­cil y es­qui­va­mos la ver­dad to­do lo que po­de­mos. Al fi­nal, sin em­bar­go, nos ha­ce­mos una gran in­jus­ti­cia a no­so­tras mis­mas al ig­no­rar la reali­dad.

A me­nu­do pen­sa­mos erró­nea­men­te que nues­tras ilu­sio­nes nos pro­te­gen, que nos mantienen a sal­vo de una ver­dad de­ma­sia­do te­mi­ble. Si te­ne­mos una ne­ce­si­dad tan pro­fun­da de creer que nues­tra pa­re­ja es el hom­bre que real­men­te que­re­mos, es por­que nues­tra se­gu­ri­dad y nues­tra co­mo­di­dad de­pen­den de ello. La idea de exi­gir­le que cam­bie o de de­jar la re­la­ción nos pro­du­ce tan­to mie­do que estamos dis­pues­tas a ha­cer cual­quier co­sa, in­clu­so men­tir­nos a no­so­tras mis­mas, con tal de man­te­ner vi­va esa ilu­sión de se­re­ni­dad. Vi­vi­mos tan ate­na­za­das por ese te­mor que ni si­quie­ra ve­mos que nos estamos en­ga­ñan­do.

Mu­chí­si­mas mu­je­res he­mos cons­trui­do nues­tros pro­pios mun­dos de fan­ta­sía, con to­da cla­se de ex­cu­sas. Du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes, las mu­je­res han es­ta­do so­bre­vi­vien­do en lu­gar de ali­men­tar los sue­ños y las po­si­bi­li­da­des que po­dían per­mi­tir­les flo­re­cer y al­can­zar su ple­ni­tud. Pro­lon­ga­mos re­la­cio­nes de pa­re­ja que nos hun­den en lu­gar de ele­var­nos. Asu­mi­mos el pa­pel de víc­ti­mas y nos aho­ga­mos en in­fe­li­ci­dad, a pe­sar de ser no­so­tras mis­mas quie­nes se han su­mer­gi­do en el agua.

Crea­mos gran­des ilu­sio­nes edi­fi­ca­das so­bre idea­les de amor y sa­cri­fi­cio, y nos si­tua­mos en úl­ti­mo lu­gar, an­te­po­nien­do siem­pre la su­per­vi­ven­cia de nues­tras men­ti­ras, sea cual sea el pre­cio que ten­ga­mos que pa­gar.Y des­pués, cuan­do el mu­ro que no­so­tras mis­mas he­mos le­van­ta­do se de­rrum­ba, o cuan­do nues­tras pa­re­jas nos fal­tan al res­pe­to o nos tra­tan mal, nos enoja­mos. Nos po­ne­mos fu­rio­sas con la gen­te y las cir­cuns­tan­cias que nos ro­dean y nos ne­ga­mos a cen­trar­nos en el ver­da­de­ro res­pon­sa­ble: no­so­tras mis­mas. La ver­dad es que la cul­pa no la tie­ne na­die más. So­mos las úni­cas due­ñas de nues­tras ilu­sio­nes y nues­tras mi­se­rias. La bue­na no­ti­cia es que tam­bién po­de­mos ele­gir. Po­de­mos se­guir cre­yen­do en nues­tras men­ti­ras y edi­fi­can­do ilu­sio­nes, o po­de­mos acep­tar por fin nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.