Por Ele­na Ro­ger Ga­mir*

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - *Pe­da­go­ga (www.so­lohi­jos.com)

Si crees que tu hi­jo ado­les­cen­te ya no quie­re tus abra­zos, te equi­vo­cas. Los ne­ce­si­ta más que nun­ca, aunque no te los pi­da. Los abra­zos di­cen: “te quie­ro aunque es­te­mos eno­ja­dos”, “en­tien­do có­mo te sen­tís” o “es­toy con vos aunque no acep­to tu com­por­ta­mien­to” sin ne­ce­si­dad si­quie­ra de bus­car pa­la­bras a esos sen­ti­mien­tos. De­ci­le a tu hi­jo o hi­ja sim­ple­men­te:“creo que ne­ce­si­tas un abra­zo”. Sin más ex­pli­ca­cio­nes.Tu hi­jo/a se en­car­ga­rá de in­ter­pre­tar­lo. El con­tac­to fí­si­co se ne­ce­si­ta pa­ra so­bre­vi­vir. Se ne­ce­si­ta pa­ra co­mu­ni­car nues­tros sen­ti­mien­tos. Pa­ra con­cen­trar to­do nues­tro amor en un se­gun­do, sin ne­ce­si­dad de po­ner­le pa­la­bras. Es la ma­ne­ra más di­rec­ta y sentida de de­cir “lo sien­to”, sin juz­gar ni va­lo­rar na­da.

Los abra­zos tie­nen el po­der, si son sin­ce­ros, de jun­tar las par­tes ro­tas de un ado­les­cen­te he­ri­do. In­clu­so en las si­tua­cio­nes más con­flic­ti­vas (o pre­ci­sa­men­te en ellas), ofre­ce­le un abra­zo y de­ja que él de­ci­da acep­tar­lo o no.Vos sen­ci­lla­men­te, ¡re­ga­la­se­lo!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.