¿Soy tu MU­JER o tu MA­MÁ?

Mia - - MODA - Por Va­le­ria Scha­pi­ra*

Es in­he­ren­te a las mu­je­res te­ner una ac­ti­tud ma­ter­nal, de cui­da­do y sos­tén. Esa no­ble cua­li­dad pue­de trans­for­mar­se en un ver­da­de­ro pro­ble­ma cuan­do, en una pa­re­ja, ella se trans­for­ma en “la ma­dre” de él. Mu­chas mu­je­res tie­nen la ca­pa­ci­dad de trans­for­mar a un hom­bre en un hi­jo y mu­chos hom­bres, por co­mo­di­dad, por su his­to­ria fa­mi­liar o por su es­truc­tu­ra psi­co­ló­gi­ca, cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te, se apro­ve­chan de es­ta si­tua­ción.

Hay va­ro­nes emo­cio­nal­men­te in­ma­du­ros que tras­la­dan la re­la­ción que te­nían con su ma­dre al víncu­lo sen­ti­men­tal. En al­gu­nos no­viaz­gos o ma­tri­mo­nios, es­te pro­ble­ma se evi­den­cia cuan­do él de­ja la ca­sa de sus pa­dres a una edad avan­za­da y es­ta­ble­ce un víncu­lo con una mu­jer que ha­ce ra­to es in­de­pen­dien­te en su for­ma de vi­vir.

Es­tos son al­gu­nos de los pro­ble­mas que sue­len pre­sen­tar­se cuan­do el hom­bre Pe­ter Pan en­ca­ra una re­la­ción de pa­re­ja. Y al­gu­nos tips pa­ra la “mu­jer ma­dre”:

Él se de­sen­tien­de de to­da res­pon­sa­bi­li­dad ho­ga­re­ña De­ja un ar­se­nal de pla­tos su­cios en el la­va­bo. Se ba­ña y ti­ra la toa­lla en el pi­so. Cuel­ga la ro­pa en cual­quier si­lla. No va­yas tras él re­co­gien­do sus co­sas. Si la con­vi­ven­cia re­cién arran­ca, es bueno que ten­gan una con­ver­sa­ción fran­ca en la que es­ta­blez­can re­glas. Se pue­de ar­mar un fix­tu­re de ta­reas, por ejem­plo, y ca­da vez que al­guno de los dos no las cum­pla, ten­drá una mul­ta.

Él es emo­cio­nal­men­te ines­ta­ble Cual­quier per­so­na pue­de atra­ve­sar una cri­sis o su­frir al­ti­ba­jos aními­cos. Pe­ro él es un chi­co ca­pri­cho­so, cual­quier si­tua­ción lo des­es­ta­bi­li­za y el pi­lar en que se sos­tie­ne siem­pre es ella. Co­mo di­ce Ju­lio Cor­tá­zar, “un puen­te no se sos­tie­ne de un so­lo la­do”. Es pro­ba­ble que si no ma­du­ra o acu­de a al­gún ti­po de te­ra­pia, la re­la­ción no se sos­ten­ga. Da­le un tiem­po pru­den­cial pa­ra ver si to­ma car­tas en el asun­to. Si no lo ha­ce, aun­que due­la, tra­tá de sol­tar­lo.

Tie­ne pro­ble­mas pa­ra co­mu­ni­car­se Así co­mo los ni­ños se en­fu­rru­ñan y de­ci­den no ha­blar, el hom­bre in­ma­du­ro sue­le ce­rrar­se co­mo una os­tra y no que­rer con­ver­sar acer­ca de los pro­ble­mas o di­fe­ren­cias. In­ten­tá en­ca­rar­lo con sua­vi­dad. Re­cor­dá que a ma­yor pre­sión, ma­yor re­sis­ten­cia. In­sis­tí en el diá­lo­go pe­ro po­né un lí­mi­te. No sos su ma­dre, ni su psi­có­lo­ga.

Siem­pre quie­re ser el cen­tro En una reunión so­cial, es­to pue­de has­ta ser di­ver­ti­do. Pe­ro el hom­bre hi­jo sue­le no dis­tin­guir ma­ti­ces y has­ta te­nert con­duc­tas so­cial­men­te inapro­pia­das. Pue­de que ofen­da a alguien en el afán de que­rer ser gra­cio­so, por ejem­plo. La mu­jer ma­dre a ve­ces tra­ta de jus­ti­fi­car­lo o ta­par la si­tua­ción. No lo ha­gas. Tra­tá de sa­lir lo más ai­ro­sa po­si­ble y con­ver­sá de ma­ne­ra fir­me con él cuan­do es­tén a so­las.

Es au­to­rre­fe­ren­cial y nar­ci­sis­ta Se ob­se­sio­na con al­go y hay que dar­le el gus­to. Mu­chas mu­je­res ha­cen in­fi­ni­dad de co­sas que no son de su agra­do so­lo por com­pla­cer. El pro­ble­ma con el hom­bre in­ma­du­ro es que ja­más ha­rá al­go por ella. Una pa­re­ja se cons­tru­ye a ba­se de ne­go­cia­cio­nes per­ma­nen­tes y de fle­xi­bi­li­dad. Plan­te­ale lo que que­rés y ha­ce­le ver que no es el om­bli­go del mun­do. En una pa­re­ja, uno más uno no siem­pre es dos. Si la su­ma no es­tá re­sul­tan­do, pre­gun­ta­te qué ob­te­nés ocu­pan­do ese lu­gar so­bre­pro­tec­tor y asi­mé­tri­co. Aco­tá las con­ce­sio­nes que ha­cés y abrí bien los ojos. ¿Creés que él pue­de me­jo­rar? En­ton­ces, ade­lan­te. La res­pues­ta es­tá en vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.