Gri­pe al na­tu­ral

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

Ala ho­ra de pre­ve­nir la gri­pe, co­mo tan­tas otras en­fer­me­da­des, hay una fór­mu­la que no só­lo no me can­so de re­pe­tir, sino que has­ta le he pues­to con ella el nom­bre a uno de mis li­bros: “Es­ti­mu­la tu in­mu­ni­dad na­tu­ral”.

El jen­gi­bre es un po­de­ro­so an­ti­gri­pal, an­ti­in­fla­ma­to­rio e in­mu­noes­ti­mu­lan­te que ofre­ce la na­tu­ra­le­za. Al­gu­nas es­pe­cias co­mo el ro­me­ro, el oré­gano, la men-men ta, el anís o el to­mi­llo, en for­ma de in­fu­sio­nes o con­di­men­tos ayu­dan a pre­ve­nir in­fec­cio­nes: si ya pa­de­ce­mos gri­pe, in­cor­po­rar una cu­cha­ra­da so­pe­ra de un mix de dos o tres de es­tas plan­tas, por ca­da me­dio li­tro de agua hir­vien­do, cons­ti­tu­ye un re­cur­soo pa­ra pre­pa­rar in­fu­sio­nes.

Uno de mis pre­fe­ri­dos en es­toss tiem­pos en que nues­tras de­fen­sass son pues­tas a prue­ba por la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal, el cam­bio cli­má­ti­co y la co­mi­da des­vi­ta­li­za-da, es el eu­ca­lip­to. Ha si­do muy uti­li­za­do por los in­dios na­ti­vos de Aus­tra­lia pa­ra tra­tar tras­tor­nos res­pi­ra­to­rios, he­ri­das, in­fec­cio­nes y ali­viar el do­lor mus­cu­lar; en la In­dia, pa­ra ba­jar la fie­bre y cu­rar in­fec­cio­nes. Se pue­de usar en in­fu­sión, tin­tu­ra ma­dre, pol­vo, acei­te esen­cial o las va­po­ri­za­cio­nes co­mo nos ha­cía la abue­la.

La equi­ná­cea es una plan­ta in­mu­noes­ti­mu­lan­te por ex­ce­len­cia y se ha des­ta­ca­do co­mo el me­di­ca­men­to fi­to­te­ra­péu­ti­co más pres­cri­to en los EE.UU. y en Eu­ro­pa pa­ra el tra­ta­mien­to de una gran va­rie­dad de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, en­ve­ne­na­mien­to, cán­cer, en­tre otras con­di­cio­nes. En Ale­ma­nia, por ejem­plo, es el re­me­dio más pres­crip­to pa­ra in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias su­peran­do am­plia­men­te el mi­llón de re­ce­tas. Aun­que ha si­do ca­li­fi­ca­da po­pu­lar­men­te co­mo "an­ti­bió­ti­co ve­ge­tal", no es un an­ti­bió­ti­co pro­pia­men­te di­cho ya que no ma­ta di­rec­ta­men­te al mi­cro­or­ga­nis­mo sino que su ac­ti­vi­dad se ex­pli­ca por una es­ti­mu­la­ción de la in­mu­ni­dad.

El té ver­de tie­ne múl­ti­ples pro­pie­da­des medicinales. Sus ca­te­qui­nas, un prin­ci­pio ac­ti­vo con pro­pie­da­des an­ti­vi­ra­les, ayu­dan a a pre­ve­nir y me­jo­rar la gri­pe. Se pue­den con­su­mir 2 o 3 in­fu­sio­nes al día, aun­que pa­ra apro­ve­char­lo me­jor en ca­sos de gri­pe se re­co­mien­da ha­cer gár­ga­ras ya que de es­ta ma­ne­ra las áreas afec­ta­das que­dan me­jor ex­pues­tas a sus efec­tos an­ti­vi­ra­les.

El ajo apor­ta ali­ci­na, un prin­ci­pio ac­ti­vo con pro­pie­da­des an­ti­sép­ti­cas que ayu­da a com­ba­tir la gri­pe y to­do ti­po de in­fec­cio­nes. Se pue­de pre­pa­rar una in­fu­sión de ajo pi­ca­do, miel y li­món, in­cor­po­rar­lo a las en­sa­la­das ma­ce­rán­do­lo en un buen acei­te de oliva y agre­gar­lo a las co­mi­das. Otra for­ma de con­su­mir­lo con pro­pie­da­des po­ten­cia­das es el ajo ne­gro, una pre­pa­ra­ción es­pe­cial dis­po­ni­ble Por Pa­blo de la Igle­sia*

en die­té­ti­cas y al­ma­ce­nes na­tu­ris­tas.

Lo ideal cuan­do pa­de­ce­mos gri­pe es to­mar be­bi­das ca­lien­tes, va­rias ve­ces al día, aun­que tam­bién agua o ju­gos na­tu­ra­les, es­pe­cial­men­te de ver­du­ras, las fru­tas es me­jor con­su­mir­las en­te­ras o en li­cua­dos con su fi­bra pa­ra evi­tar al­te­ra­cio­nes en la glu­ce­mia. Per­so­nal­men­te, al pri­mer sín­to­ma de gri­pe o res­fria­do, be­bo en­tre 4 y 6 va­sos de agua lo más se­gui­do que pue­do, nor­mal­men­te en un lap­so de 15 a 30 mi­nu­tos, pa­ra re­fri­ge­rar y des­in­to­xi­car rá­pi­da­men­te el sis­te­ma. Y, por su­pues­to, es­cu­chá a tu cuer­po; con fre­cuen­cia, una gri­pe, pue­de ser un lla­ma­do de aten­ción pa­ra que te to­mes unos días de des­can­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.