Cuan­do ali­men­tar­se es un pro­ble­ma

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - *Mé­di­caé­di­ca es­pe­cia­lis­ta en Nu­tri­ción,utri­ción, Miem­bro del Gru­po de Tra­ba­jo en Tras­tor­nosr­nos Ali­men­ta­rios de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Nu­tri­ción (www.sa­nu­tri­cion.org.ar)

Los tras­tor­nos ali­men­ta­rios no in­clu­yen úni­ca­men­te a la anore­xia y a la bu­li­mia. Exis­ten los lla­ma­dos subum­bra­les ó no es­pe­ci­fi­ca­dos, pe­ro que cons­ti­tu­yen el ma­yor nú­me­ro de con­sul­tas que rea­li­zan los pa­cien­tes a los es­pe­cia­lis­tas. De he­cho, el me­nor nú­me­ro de con­sul­tas es por anore­xia ner­vio­sa; lue­go le si­guen las con­sul­tas por bu­li­mia ner­vio­sa y, por úl­ti­mo, el ma­yor por­cen­ta­je es res­pec­to a con­sul­tas de pa­cien­tes subum­bra­les ó no es­pe­ci­fi­ca­dos. És­tos no lle­gan a te­ner to­das las pau­tas diag­nó­sit­cas de anore­xia y bu­li­mia. En al­gu­nos ca­sos son de me­nor gra­ve­dad y en otros pue­den lle­gar a te­ner el mis­mo gra­do que la anore­xia y la bu­li­mia. Es­to de­pen­de de la ba­se psi­co­pa­to­ló­gi­ca que ten­ga el pa­cien­te.

Otro ti­po de tras­torno ali­men­ta­rio es el co­no­ci­do co­mo “Sín­dro­me por atra­cón”, que com­par­te una con­duc­ta ali­men­ta­ria si­mi­lar a la per­so­na bu­lí­mi­ca, pe­ro sin me­ca­nis­mos com­pen­sa­to­rios (vó­mi­tos, in­ges­ta de la­xan­tes o diu­ré­ti­cos, en­tre otros). El 30% de los pa­cien­tes que con­sul­tan a un es­pe­cia­lis­ta por cues­tio­nes de obe­si­dad tie­nen el “Sín­dro­me por atra­cón”.

Es im­por­tan­te re­cal­car que no to­da per­so­na que tie­ne un pro­ce­so de adel­ga­za­mien­to o ha­ya te­ni­do al­gu­na co­mi­da com­pul­si­va y ha­ya vo­mi­ta­do al­gu­na vez, es ne­ce­sa­ria­men­te anoré­xi­ca o bu­lí­mi­ca.

La ado­les­cen­cia es una eta­pa de la vi­da en la cual se desa­rro­llan gran­des cam­bios a ni­vel cor­po­ral y psi­co­ló­gi­co; dan­do lu­gar al te­mor y a la in­se­gu­ri­dad.

Es así co­mo mu­chos de ellos se re­fu­gian en el he­cho de que­rer per­te­ne­cer a sus pa­res a tra­vés de una ima­gen cor­po­ral acep­ta­da so­cial­men­te, lle­ván­do­los a es­tar pen­dien­tes de una die­ta, de qué co­men, qué no co­men, cuán­to pe­san, si ba­ja­ron de pe­so o no, si los hi­dra­tos de car­bono y las gra­sas son bue­nos o no.

Los di­fe­ren­tes tras­tor­nos ali­men­ta­rios de­no­mi­na­dos co­mo “en­fer­me­da­des mul­ti­de­ter­mi­na­das”,pue­den de­ber­se a fac­to­res bio­ló­gi­cos, den­tro de los cua­les en­con­tra­mos la ge­né­ti­ca; fac­to­res en­dó­crino-me­ta­bó­li­cos; fac­to­res psi­co­ló­gi­cos, y los fac­to­res so­cia­les, es de­cir, el pe­so de la so­cie­dad de bus­car una ima­gen del­ga­da.

En general, la so­cie­dad oc­ci­den­tal “em­pu­ja”, a tra­vés de pu­bli­ci­da­des, a po­seer un cuer­po que, en mu­chos ca­sos, ge­né­ti­ca­men­te es im­po­si­ble de lo­grar. En­ton­ces se pro­mo­cio­nan die­tas es­tán­dar, que pa­san por al­to las ne­ce­si­da­des par­ti­cu­la­res que pue­dan te­ner una mu­jer, un/a ado­les­cen­te, una embarazada o un hom­bre. Es­tos re­gí­me­nes “má­gi­cos” que pro­po­nen re­sul­ta­dos “rá­pi­dos” y “se­gu­ros” son no­ci­vos pa­ra la sa­lud; ya que qui­tan gran­des gru­pos de ali­men­tos por un pe­río­do lar­go de tiem­po, el re­sul­ta­do no es ino­cuo pa­ra la sa­lud or­gá­ni­ca y la sa­lud psí­qui­ca de la per­so­na.

La al­te­ra­ción de és­ta con­duc­ta ali­men­ta­ria a tra­vés del tiem­po pro­du­ce al­te­ra­ción de la se­cre­ción de cier­tas sus­tan­cias del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral y pe­ri­fé­ri­co; que van per­pe­tuan­do el ci­clo.

Es su­ma­men­te im­por­tan­te rea­li­zar con­sul­tas pre­co­ces y lle­var a ca­bo un tra­ta­mien­to mul­ti­dis­ci­pli­na­rio, don­de in­ter­ven­gan psi­quia­tras, psi­có­lo­gos, mé­di­cos nu­tri­cio­nis­tas, li­cen­cia­dos en nu­tri­ción y es­pe­cia­lis­tas en ac­ti­vi­dad fí­si­ca, de­pen­dien­do de lo que ne­ce­si­te el pa­cien­te en ca­da mo­men­to.

La im­por­tan­cia del apo­yo fa­mi­liar es cla­ve en los pa­cien­tes que pa­de­cen es­tos tras­tor­nos, por­que en ellos in­flu­ye el fac­tor psi­co­ló­gi­cog fa­mi­liar. Al ser ppa­cien­tes vul­ne­ra­bles,, en su mayo-y ría ado­les­cen­tes y ni­ños,ños, que aún de­pen­denn­den de su fa­mi­lia,a, ne­ce­si­tan de la con­ten­ción de suu en­torno ín­ti­moo pa­ra po-po­der lle­va­re­var a ca­bo el tra­ta­mien­to.ta­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.