Co­ci­na chi­ca

Mia - - MINIMOLDE -

DPa­ra dar la apa­rien­cia de un am­bien­te más es­pa­cio­so, pro­bá po­ner un pa­sa­pla­tos con me­sa in­cor­po­ra­da, que ade­más pue­de ser re­ba­ti­ble, pa­ra op­ti­mi­zar aún más el es­pa­cio. Otra op­ción es co­lo­car pa­re­des a me­dia al­tu­ra de dur­lok o usar biom­bos. No cor­tan com­ple­ta­men­te la vi­sual y per­mi­ten ge­ne­rar zo­nas mas ín­ti­mas. e to­das las op­cio­nes de pi­sos, los de ma­de­ra son los que ofre­cen ma­yor ca­li­dez a los am­bien­tes. Sin em­bar­go, lo­grar que que­den lim­pios y bri­llan­tes pue­de re­sul­tar un desafío, si no se sa­be có­mo ha­cer­lo co­rrec­ta­men­te. La ma­de­ra es uno de los ma­te­ria­les más di­fí­ci­les de lim­piar, pues sue­le ab­sor­ber lí­qui­dos con mu­cha fa­ci­li­dad, per­der bri­llo e ir­se de­te­rio­ran­do pau­la­ti­na­men­te. Por eso, pa­ra lo­grar que los pi­sos es­tén siem­pre im­pe­ca­bles, te ofre­ce­mos una prác­ti­ca guía: –Mo­vé los mue­bles de la ha­bi­ta­ción y re­ti­rá las al­fom­bras, si las hu­bie­ra.

Re­ti­rá el pol­vo del pi­so con una es­co­ba de cer­das sua­ves y fi­nas que sean ca­pa­ces de cap­tu­rar to­das las par­tí­cu­las de pol­vo.

Uti­li­zá un pa­ño hú­me­do con agua, pe­ro no mo­ja­do; si lo deseas po­dés crear una mez­cla cons­ti­tui­da por 1/2 ta­za de vinagre blan­co y dos de agua.

Lim­piá y se­cá in­me­dia­ta­men­te con un tra­po se­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.