Glo­ria Ca­sa­ñas,

Mia - - GUÍA DE ARTE & ESPECTÁCULOS - Au­to­ra de “La sal­va­je de Bos­ton”

Atra­pan­te, de prin­ci­pio a fin -¿En qué mo­men­to de su vi­da en­con­trar­mos al per­so­na­je de tu sa­ga, Li­via Ca­ñu­mil, en tu úl­ti­mo li­bro? -Li­via Ca­ñu­mil fue cre­cien­do a lo lar­go de es­ta se­rie his­tó­ri­ca. Los lec­to­res la co­no­cie­ron de pe­que­ña en “La maes­tra de la la­gu­na” y la vie­ron ha­cién­do­se mu­jer en “Por el sen­de­ro de las lá­gri­mas”, “El án­gel roto” y “La can­ción del mar”. Es un per­so­na­je muy que­ri­do y tam­bién in­tere­san­te, al que me gus­tó vol­ver, so­bre to­do por­que ella se con­vir­tió en maes­tra nor­mal su­peran­do los obs­tácu­los de su vi­da. Aun­que es mes­ti­za, hija de una cau­ti­va y un arau­cano, es muy res­pe­ta­da en su con­di­ción gra­cias al ni­vel que al­can­zó la edu­ca­ción con las nor­ma­lis­tas que Sar­mien­to trajo al país.

-¿Por qué via­ja a Bos­ton? -Ella tie­ne un don pa­ra en­ten­der a los ni­ños, pa­ra exi­gir­les dis­ci­pli­na con pa­cien­cia. Es el ca­rác­ter de Li­via lo que me lle­vó a se­guir­la a tra­vés de los libros, me gus­ta­ba mos­trar ese tem­ple gue­rre­ro que no elu­de la ter­nu­ra. Po­co a po­co, se sien­te in­cli­na­da ha­cia los que ne­ce­si­tan más aten­ción, los que pa­de­cen un pro­ble­ma que les di­fi­cul­ta el pro­gre­so. Hay en la no­ve­la una re­fe­ren­cia in­ten­sa a la edu­ca­ción es­pe­cial, al­go que en Bos­ton es­ta­ba desa­rro­lla­do y a lo que Li­via se aco­pla, lle­va­da por su na­tu­ral in­cli­na­ción a pro­te­ger y a ayu­dar.

-¿Qué en­cuen­tra en esa cultura? -Bos­ton re­pre­sen­ta­ba en aque­lla épo­ca (y aún hoy, en mu­chos as­pec­tos) la ci­vi­li­za­ción. De esa par­te del país vi­nie­ron va­rias de las maes­tras nor­ma­les y el pro­pio Sar­mien­to re­la­ta en sus via­jes cuán­to le im­pre­sio­na­ba el mo­der­nis­mo de la cos­ta es­te. Lo que me in­tere­só des­ta­car fue la con­vi­ven­cia en­tre ideas de avan­za­da, co­mo el abo­li­cio­nis­mo, el su­fra­gio femenino o la tem­plan­za, que las mu­je­res nor­te­ame­ri­ca­nas lle­va­ban ade­lan­te co­mo cau­sas y cier­tas creen­cias es­pi­ri­tua­les muy arrai­ga­das en­tre per­so­na­jes ilus­tres de la alta in­te­lec­tua­li­dad.

-¿De qué ma­ne­ra lle­ga el amor a su vi­da? -Li­via Ca­ñu­mil es una mu­jer que tie­ne una mi­sión: edu­car.Aun­que ha tra­ta­do a mu­chos ca­ba­lle­ros en su con­di­ción de alle­ga­da a la fa­mi­lia por­te­ña que la am­pa­ra­ba en la Ar­gen­ti­na, no pien­sa en el ma­tri­mo­nio, pues na­da la des­vía de su pro­pó­si­to prin­ci­pal. Por eso, de­ci­dí desafiar­la, en­fren­tar­la a un hom­bre que se plan­ta­ra an­te ella co­mo un con­ten­dien­te, en lu­gar de un cor­te­jan­te. Am­bos se mi­den co­mo si es­tu­dia­ran de qué modo ases­tar el gol­pe mor­tal al otro. Por otro la­do, Li­via no es­pe­ra­ba en­con­trar­se con el am­bien­te opre­si­vo de la ca­sa de la fa­mi­lia Ro­bin­son, don­de desem­pe­ña el rol de ins­ti­tu­triz pa­ra po­der sub­sis­tir. Allí ocu­rren co­sas mis­te­rio­sas de las que nun­ca ha oí­do ha­blar. Es­to es lo que yo bus­ca­ba: una no­ve­la con cli­ma gó­ti­co, en la que el lec­tor se sien­ta atra­pa­do por el mis­te­rio y con­mo­vi­do por las si­tua­cio­nes y los víncu­los que los per­so­na­jes van crean­do. Una no­ve­la in­quie­tan­te. Es­pe­ro que los lec­to­res la dis­fru­ten y se emo­cio­nen con ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.