¿De­jar­lo to­do por amor?

Mia - - SUMARIO - por Va­le­ria Schapira* *ex­per­ta en re­la­cio­nes pa­ra Match.com - Foto: Juan Hit­ters

Can­ti­dad de hom­bres y mu­je­res se sa­len de su eje en la fa­se del enamo­ra­mien­to. Se des­di­bu­jan y se vuel­ven irre­co­no­ci­bles pa­ra quie­nes los fre­cuen­ta­ban y pa­ra sí mis­mos en un afán de mi­me­ti­zar­se con la nue­va pa­re­ja. ¿Sir­ve de­jar to­do por amor? Te con­ta­mos los ries­gos que en­tra­ñan las de­ci­sio­nes ex­tre­mas.

El enamo­ra­mien­to es un es­ta­do de flo­ta­ción, ca­si una irrea­li­dad en la que só­lo ve­mos las vir­tu­des del ser ama­do y pa­re­cen no exis­tir sus de­fec­tos. La tran­si­ción de es­te es­ta­do al del amor real pre­sen­ta to­do un desafío que va­le la ale­gría, pe­ro, ¿có­mo con­ver­tir el enamo­ra­mien­to en una re­la­ción?

El enamo­ra­mien­to es adic­ti­vo. Freud de­cía que en él, el ob­je­to ama­do go­za de cier­ta exen­ción de la crí­ti­ca. El doc­tor Es­ta­nis­lao Ba­chrach, au­tor del li­bro “Ágil­men­te” re­la­ta que en ex­pe­ri­men­tos con re­so­nan­cia magnética nu­clear se ve có­mo el ce­re­bro de un enamo­ra­do se en­cien­de en par­tes re­la­cio­na­das con las adic­cio­nes.

Es­te es­ta­do tan “arri­ba” no pue­de du­rar eter­na­men­te. Tal vez, me­ses pe­ro la cons­truc­ción del amor ver­da­de­ro se da­rá a par­tir del mo­men­to en que las dos per­so­nas to­men la de­ci­sión de tran­si­tar ese camino.

Una re­la­ción se es­ta­ble­ce a par­tir de un con­tra­to tá­ci­to en­tre dos per­so­nas dis­pues­tas a cre­cer y a nu­trir­se mu­tua­men­te.

Cuan­do ini­cia­mos una re­la­ción, es fre­cuen­te que de­po­si­te­mos en ella mu­chas ex­pec­ta­ti­vas, pen­san­do que nues­tra vi­da to­ma­rá otro co­lor de la mano de esa nue­va per­so­na. Pue­de que eso ocu­rra- oja­lá así sea- pe­ro nun­ca he­mos de per­der de vis­ta que la me­jor re­la­ción, la de ba­se, es la que en­ta­bla­mos con no­so­tros. Y lue­go con los otros. Cuan­do es­ta­mos bien, ama­mos bien.

El ini­cio de un víncu­lo nun­ca es el me­jor mo­men­to pa­ra re­sol­ver gran­des asun­tos ni efec­tuar cam­bios tras­cen­den­tes, so­bre to­do por­que el otro aún es un des­co­no­ci­do.

Es­tas son al­gu­nas de­ci­sio­nes que pue­den re­dun­dar en equi­vo­ca­cio­nes enor­mes cuan­do no son ma­du­ra­das el tiem­po su­fi­cien­te.

Ir­se a otra ciu­dad o país: es muy co­mún so­bre to­do en per­so­nas jó­ve­nes de­jar el lu­gar de re­si­den­cia pa­ra su­mar­se al pro­yec­to del no­vio/a o es­po­so/a re­cien­te. So­pe­sá los pros y los con­tras de ma­ne­ra cri­te­rio­sa. De­jar las raí­ces es com­ple­jo y mu­cho más si sa­bés po­co del otro. Cuan­do un víncu­lo es re­cien­te siem­pre po­dés in­ten­tar que crez­ca a la dis­tan­cia y lue­go, si pros­pe­ra, se­guir los pa­sos de él o de ella. Ac­tuá con se­re­ni­dad.

De­jar los víncu­los: acom­pa­ñar a otro en su pro­yec­to per­so­nal in­vo­lu­cra que de­jes tus afectos a la dis­tan­cia, te ale­jes de la fa­mi­lia y te dis­tan­cies de los ami­gos. Mu­chas per­so­nas se me­ten tan de lleno en una nue­va re­la­ción sen­ti­men­tal que cam­bian ra­di­cal­men­te su ma­ne­ra de vi­vir de un día pa­ra el otro. Así no fun­cio­na: uno más uno es dos, no fun­dir­se en otro.

Re­nun­ciar al tra­ba­jo: ha­ce no tan­to, era la mu­jer la que so­lía de­jar su ac­ti­vi­dad la­bo­ral en fun­ción de una cons­truc­ción vin­cu­lar, so­bre to­do cuan­do en­tra­ban los hi­jos en es­ce­na. Hoy la ma­yo­ría de las mu­je­res tra­ba­ja y es vi­tal en la eco­no­mía fa­mi­liar. Ade­más de las cues­tio­nes vin­cu­la­res, aquí se jue­gan te­mas eco­nó­mi­cos y pro­fe­sio­na­les. Se im­po­ne un diá­lo­go a co­ra­zón abier­to, vien­do qué ga­na y qué pier­de ca­da quien y, so­bre to­do, ana­li­zan­do si el pro­yec­to en co­mún se be­ne­fi­cia de esta de­ci­sión. Cuen­tas cla­ras, con­ser­van re­la­cio­nes.

Cam­biar de cre­do: hay quie­nes de­ci­den con­ver­tir­se a otra re­li­gión pa­ra ca­sar­se o pa­ra evi­tar un con­flic­to fa­mi­liar. Es­tas de­ci­sio­nes han de to­mar­se ba­sán­do­se en la con­vic­ción y no en un arre­ba­to pa­ra in­ten­tar com­pla­cer a la pa­re­ja o a la fa­mi­lia. Pa­ra dar un pa­so co­mo és­te, es vi­tal que cuen­tes con in­for­ma­ción, dia­lo­gues y, so­bre to­do, es­cu­ches a tu co­ra­zón. El res­pe­to es fun­da­men­tal.

Cuan­do de cons­truir una pa­re­ja se tra­ta, siem­pre es ne­ce­sa­rio ne­go­ciar y bus­car acuer­dos. Es­cu­char a la ra­zón, al co­ra­zón y fun­da­men­tal­men­te, a la in­tui­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.