La ra­zón de ser

Mia - - SUMARIO - Por Héc­tor Gar­cía y Fran­cesc Mi­ra­lles*

Se­gún los ja­po­ne­ses, to­do el mun­do tie­ne un iki­gai, lo que un fi­ló­so­fo fran­cés tra­du­ci­ría co­mo “rai­son d’etre” (ra­zón de ser). Al­gu­nos lo han en­con­tra­do y son cons­cien­tes de su iki­gai, otros lo lle­van den­tro, pe­ro to­da­vía lo es­tán bus­can­do. El iki­gai es­tá es­con­di­do en nues­tro in­te­rior y re­quie­re una ex­plo­ra­ción pa­cien­te pa­ra lle­gar a lo más pro­fun­do de nues­tro ser y en­con­trar­lo. Se­gún los na­tu­ra­les de Oki­na­wa, la is­la con ma­yor ín­di­ce de cen­te­na­rios del mun­do, el iki­gai es la ra­zón por la que nos le­van­ta­mos por la ma­ña­na.

Al­gu­nos es­tu­dios so­bre la lon­ge­vi­dad su­gie­ren que la vi­da en co­mu­ni­dad y te­ner un iki­gai cla­ro son tan­to o más im­por­tan­tes que la saludable die­ta ja­po­ne­sa. Es­te con­cep­to es­tá es­pe­cial­men­te arrai­ga­do en Oki­na­wa, una de las lla­ma­das “zo­nas azu­les”, los lu­ga­res en el mun­do don­de las per­so­nas son más lon­ge­vas. En esta is­la hay más per­so­nas ma­yo­res de 100 años por 100.000 ha­bi­tan­tes que en cual­quier otra re­gión del pla­ne­ta. Las in­ves­ti­ga­cio­nes mé­di­cas que se es­tán lle­van­do a ca­bo han arro­ja­do mu­chos da­tos in­tere­san­tes res­pec­to a las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­tos ex­tra­or­di­na­rios se­res hu­ma­nos:

Ade­más de vi­vir mu­chos más años que el res­to de la po­bla­ción mun­dial, pa­de­cen me­nos en­fer­me­da­des cró­ni­cas co­mo el cán­cer o las do­len­cias car­día­cas, tam­bién son me­nos co­mu­nes las afec­cio­nes in­fla­ma­to­rias.

Hay nu­me­ro­sos cen­te­na­rios con un en­vi­dia­ble ni­vel de vi­ta­li­dad y un es­ta­do de sa­lud que se­ría im­pen­sa­ble pa­ra an­cia­nos de otras la­ti­tu­des.

Su san­gre pre­sen­ta un ni­vel más ba­jo de ra­di­ca­les li­bres, res­pon­sa­bles del en­ve­je­ci­mien­to ce­lu­lar, de­bi­do a la cul­tu­ra del té y a la cos­tum­bre de in­ge­rir so­lo has­ta sa­ciar su es­tó­ma­go el 80%.

La me­no­pau­sia en las mu­je­res es mu­cho más sua­ve y, en ge­ne­ral, hom­bres y mu­je­res man­tie­nen un ni­vel ele­va­do de hor­mo­nas se­xua­les has­ta eda­des muy avan­za­das. Los ca­sos de de­men­cia pre­sen­tan tam­bién un ín­di­ce no­ta­ble­men­te más ba­jo que la me­dia de la po­bla­ción mun­dial.

El Moai (la­zos pa­ra una lar­ga vi­da) tam­bién es una tra­di­ción de Oki­na­wa- aun­que tam­bién de Ka­gos­hi­ma- pa­ra for­mar la­zos fuer­tes en las co­mu­ni­da­des lo­ca­les. Es un gru­po in­for­mal de gen­te con in­tere­ses co­mu­nes que se ayu­da en­tre sí. Pa­ra mu­chos, el ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad se con­vier­te en uno de sus iki­gais. El ori­gen de los moais vie­ne de los tiem­pos di­fí­ci­les, cuan­do los agri­cul­to­res se jun­ta­ban pa­ra in­ter­cam­biar in­for­ma­ción so­bre las me­jo­res for­mas de cul­ti­var, así co­mo pa­ra ayu­dar­se los unos a los otros en ca­so de que la co­se­cha no fue­ra bien ese año. Los miem­bros de un moai tie­nen que pa­gar una can­ti­dad men­sual es­ta­ble­ci­da. Es­te pa­go les per­mi­te asis­tir a reunio­nes, ce­nas, par­ti­das de go, de sho­gi (el aje­drez ja­po­nés) o dis­fru­tar de cual­quie­ra que sea la afi­ción co­mún que ten­gan. El di­ne­ro de todos es usa­do en las ac­ti­vi­da­des y, si se acu­mu­la de­ma­sia­do, un miem­bro (van ro­tan­do) re­ci­be una can­ti­dad de di­ne­ro tam­bién es­ta­ble­ci­da. Por ejem­plo, si pa­gas 5.000 ye­nes al mes, y al ca­bo de dos años re­ci­bes 50.000 ye­nes (es una for­ma de aho­rrar con la ayu­da de los otros), al ca­bo de dos años y un mes se­rá otro ami­go del mis­mo moai quien co­bre 50.000 ye­nes. Es­tar en un moai ayu­da a man­te­ner la es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal y tam­bién la fi­nan­cie­ra. Si al­guien del gru­po se en­cuen­tra con di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas, se le pue­de ade­lan­tar la pa­ga de aho­rros del gru­po. Las re­glas es­pe­cí­fi­cas de la con­ta­bi­li­dad de ca­da moai va­rían se­gún el gru­po y po­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas. La con­ta­bi­li­dad del moai se lle­va en una libreta lla­ma­da moai­cho. Es­te sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia y ayu­da mu­tua apor­ta se­gu­ri­dad a la per­so­na y con­tri­bu­ye a au­men­tar la es­pe­ran­za de vi­da.

Del li­bro “Iki­gai. Los se­cre­tos de Ja­pón pa­ra una vi­da lar­ga y fe­liz”, de Héc­tor Gar­cía y Fran­cesc Mi­ra­lles, Urano (www.edi­cio­ne­su­ra­noar­gen­ti­na.com)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.