To­das las se­mi­llas pa­ra una die­ta saludable

Son sa­nas, ayu­dan a pre­ve­nir las peo­res en­fer­me­da­des y nos dan fuer­za mus­cu­lar y ener­gía. Es ho­ra de con­su­mir­las re­gu­lar­men­te y su­mar­las a la me­sa fa­mi­liar

Mia - - SUMARIO - Fuen­te: revista Saú­de, Edi­to­rial Abril, Bra­sil

Ape­sar de que los az­te­cas ado­ra­ban a la chía y los in­cas se ali­men­ta­ban a ba­se de qui­noa, ha­ce mi­les de años, la in­dus­tria­li­za­ción hi­zo caer a ca­si ce­ro el con­su­mo de se­mi­llas has­ta que re­cien­te­men­te vol­vie­ron a re­gis­trar­se gran­des in­cre­men­tos en la com­pra en ne­go­cios na­tu­ris­tas. Se­gún Flá­via Morais, ge­ren­te de Mun­do Ver­de, una red de tien­das on­li­ne de ali­men­tos sa­lu­da­bles, “la gen­te es­tá más cons­cien­te de la in­ci­den­cia de la ali­men­ta­ción en la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des” y las se­mi­llas re­pre­sen­tan un pla­to com­ple­to de nu­trien­tes pa­ra el or­ga­nis­mo.

El com­bo de se­mi­llas es ca­paz de dar­le batalla al co­les­te­rol, el ex­ce­so de pe­so y has­ta pro­te­ger con­tra el cán­cer. El se­cre­to, se­gún Morais, es “la ri­que­za en fi­bras, vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y fi­to­quí­mi­cos an­ti­oxi­dan­tes”. Pe­ro ca­da una de ellas tie­ne una ac­ción par­ti­cu­lar y pro­ta­go­nis­ta: “Por eso, se re­co­mien­da va­riar­las en la die­ta, no so­lo por­que ac­tual­men­te la ofer­ta es am­plia sino por­que son muy ver­sá­ti­les pa­ra adap­tar en la co­ci­na”, sos­tie­ne Carolina Ar­ba­che, nu­tri­cio­nis­ta de Na­tue, una web de ven­ta de pro­duc­tos na­tu­ra­les y pa­ra bie­nes­tar. Se­gún la ex­per­ta, una a dos cu­cha­ra­das dia­rias de se­mi­llas in­cor­po­ran todos los nu­trien­tes en can­ti­da­des óp­ti­mas al or­ga­nis­mo.

Has­ta pa­ra los ce­lía­cos las se­mi­llas son fuen­te de sa­bor y sa­lud. Evi­tan­do el glu­ten, op­tan­do por las de lino, sé­sa­mo o ama­ran­to, pue­den ar­mar su die­ta en ca­sa, pe­ro ¡cui­da­do!: “Al­gu­nas marcas pro­ce­san esta se­mi­llas con ali­men­tos que con­tie­nen glu­ten, por eso, hay que cui­dar­se de la con­ta­mi­na­ción cruzada”, ad­vier­te Ar­ba­che.

Cam­bio de há­bi­to

No so­lo des­de el con­su­mo se es­tá in­cen­ti­van­do des­de ha­ce tiem­po la in­cor­po­ra­ción de las se­mi­llas a la die­ta co­ti­dia­na. La úl­ti­ma Guía Ali­men­ta­ria pa­ra la Po­bla­ción Argentina (GAPA), pre­sen­ta­da en abril úl­ti­mo, ha­ce es­pe­cial hin­ca­pié en su “Man­da­mien­to IX”:

✖ Con­su­mir acei­te cru­do co­mo con­di­men­to, fru­tas se­cas o se­mi­llas

✖ Uti­li­zar dos cu­cha­ra­das so­pe­ras al día de acei­te cru­do.

✖ Op­tar por otras for­mas de coc­ción an­tes que la fri­tu­ra.

✖ En lo po­si­ble al­ter­nar acei­tes (co­mo gi­ra­sol, maíz, so­ja, gi­ra­sol al­to olei­co, oli­va y ca­no­la).

✖ Uti­li­zar al me­nos una vez por se­ma­na un pu­ña­do de fru­tas se­cas sin sa­lar (ma­ní, nue­ces, al­men­dras, ave­lla­nas, cas­ta­ñas, etc.) o se­mi­llas sin sa­lar (chía, gi­ra­sol, sé­sa­mo, lino, etc.).

✖ El acei­te cru­do, las fru­tas se­cas y se­mi­llas apor­tan nu­trien­tes esen­cia­les.

Más allá de la ri­que­za nu­tri­cio­nal de las se­mi­llas, co­mo con cual­quier ali­men­to, es cen­tral no con­su­mir­las en ex­ce­so. “Abu­sar de cual­quier ali­men­to, sig­ni­fi­ca de­jar de co­mer otros y la pri­me­ra re­gla de la ali­men­ta­ción equi­li­bra­da es la di­ver­si­fi­ca­ción”, ex­pli­ca Ar­ba­che. Una ad­ver­ten­cia adi­cio­nal con res­pec­to a es­te nu­trien­te na­tu­ral: las se­mi­llas son ri­cas en fi­bra, por lo tan­to, al con­su­mir­las, se ne­ce­si­ta be­ber más agua pa­ra que no da­ñen al in­tes­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.