En ca­da es­pa­cio, un rin­cón ver­de

El jar­dín ideal no exis­te pe­ro el desea­do pue­de acer­car­se bas­tan­te. Có­mo lo­grar­lo se­gún el es­pa­cio que te­ne­mos

Mia - - SUMARIO -

An­tes de em­pe­zar a ar­mar nues­tro jar­dín es im­por­tan­te te­ner en cla­ro cuá­les son nues­tros re­que­ri­mien­tos y cuál es el pre­su­pues­to dis­po­ni­ble con el que con­ta­mos. La fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción pue­de lle­var­nos a te­ner un es­pa­cio que no pue­da ser dis­fru­ta­do en la me­di­da de nuestras ne­ce­si­da­des. No es lo mis­mo un lu­gar pen­sa­do pa­ra ha­cer reunio­nes fa­mi­lia­res y fies­tas, que otro pa­ra que los chi­cos jue­guen, o uno más pro­duc­ti­vo con ár­bo­les fru­ta­les, huer­to y hier­bas aro­má­ti­cas. Las fun­cio­nes que le que­ra­mos dar in­flui­rán en la zo­ni­fi­ca­ción, cir­cu­la­ción y en su di­se­ño fi­nal. Así, un jar­dín me­diano o pe­que­ño se re­la­cio­na ma­yor­men­te con la vi­vien­da a la cual per­te­ne­ce, mien­tras que otros más amplios –tí­pi­co de coun­tries o ba­rrios ce­rra­dos– de­ben con­ju­gar­se con un es­pa­cio ma­yor y con lo que ellos ex­pre­san.

En cuan­to al pre­su­pues­to, lo me­jor es in­ver­tir en apor­tar sue­lo de bue­na ca­li­dad o me­jo­rar el exis­ten­te. La ca­li­dad de la tie­rra es esen­cial pa­ra el fu­tu­ro cre­ci­mien­to de las plan­tas y pa­ra que ellas desa­rro­llen to­do su po­ten­cial.

Al pen­sar en nues­tro es­pa­cio ver­de, es cla­ve en­con­trar el equi­li­brio en­tre la uni­dad y la va­rie­dad. Es­to quie­re de­cir que la ar­mo­nía y la pro­por­ción pue­dan con­ju­gar­se bien con el con­tras­te, mo­vi­mien­to, pro­por­ción y to­do aque­llo que pro­duz­ca una lla­ma­da de atención en el ob­ser­va­dor.

Es muy im­por­tan­te bus­car y en­con­trar un equi­li­brio, por­que si te­ne­mos un jar­dín si­mé­tri­co, ar­mó­ni­co y sin con­tras­tes, pue­de re­sul­tar po­co atrac­ti­vo. Por el con­tra­rio, si es­tá pla­ga­do de con­tras­tes y mo­vi­mien­to pue­de in­du­cir a es­trés y a no que­rer que­dar­se ahí. Así, po­de­mos de­cir que ese “equi­li­brio” es cla­ve pa­ra lo­grar un lu­gar en el cual sea agra­da­ble es­tar.

Un ma­ne­ra de con­se­guir uni­dad es ge­ne­ran­do “rit­mo”, re­pi­tien­do un ele­men­to o ca­rac­te­rís­ti­ca co­mo co­lor, tex­tu­ra y for­ma, en un mí­ni­mo de tres ve­ces en lu­ga­res es­tra­té­gi­cos. Te­ner en cuen­ta que las com­po­si­cio­nes si­mé­tri­cas ge­ne­ran una uni­dad pe­ro pue­den re­sul­tar abu­rri­das o mo­nó­to­nas si no se ha­ce al­go pa­ra lla­mar la atención, co­mo uti­li­zar co­lo­res o tex­tu­ras con­tras­tan­tes. Los di­se­ña­do­res de pai­sa­je lla­man “ten­sión” a la re­pe­ti­ción de dos ele­men­tos, y no tres o más, que pue­den ser idén­ti­cos o de ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res. Esta ten­sión ayu­da a dar uni­dad por­que nues­tro ojo une esos ele­men­tos ha­cien­do que el res­to acom­pa­ñe y pa­se más inad­ver­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.