VE­NAS DE LA MANO

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Ase­so­ró: Dr. Mi­guel Án­gel Gra­ma­jo Booth, mé­di­co fle­bó­lo­go (www.nue­va­fle­bo­lo­gia.com.ar)

Las ve­nas pro­nun­cia­das en el dor­so de las ma­nos son un signo de edad, pro­duc­to de una con­jun­ción de pro­ce­sos co­mo el afi­na­mien­to de la piel y la di­la­ta­ción de los va­sos. Son con­si­de­ra­das un pro­ble­ma es­té­ti­co, el signo “de­la­tor” del en­ve­je­ci­mien­to, más allá de có­mo lu­ce el ros­tro. Has­ta aho­ra no se po­día dis­mi­nuir sin ries­gos pa­ra la sa­lud ve­no­sa: la ex­tir­pa­ción o es­cle­ro­sis de esas ve­nas es­tán con­tra­in­di­ca­das por­que com­pro­me­ten la co­rrec­ta cir­cu­la­ción de la mano. Pe­ro hay un mé­to­do que pro­vo­ca la au­to­re­pa­ra­ción de las ve­nas.

La fle­bo­lo­gía res­tau­ra­ti­va, que se uti­li­za con éxi­to en el tra­ta­mien­to de vá­ri­ces de todos los ta­ma­ños en los miem­bros in­fe­rio­res, es el úni­co pro­ce­di­mien­to que re­suel­ve el pro­ble­ma fá­cil y na­tu­ral­men­te.

Es­te pro­ce­di­mien­to con­sis­te en apli­car me­dian­te in­yec­cio­nes prác­ti­ca­men­te in­do­lo­ras una fór­mu­la de sus­tan­cias na­tu­ra­les que no anu­la la fun­cio­na­li­dad de las ve­nas -co­mo en el ca­so de las sus­tan­cias es­cle­ro­san­tes- sino que és­tas re­fuer­zan su pa­red y dis­mi­nu­yen su diá­me­tro. La cir­cu­la­ción per­ma­ne­ce inal­te­ra­da.

Son ne­ce­sa­rias ape­nas 1 a 3 apli­ca­cio­nes, que du­ran só­lo mi­nu­tos, pa­ra lo­grar el re­sul­ta­do. El in­ter­va­lo en­tre apli­ca­cio­nes es de 2 se­ma­nas y no se en­tor­pe­ce en ab­so­lu­to el uso co­ti­diano de las ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.