GI­RA­SOL

Mia - - NUTRICIÓN -

Si ya el acei­te es un gran nu­trien­te, las se­mi­llas lo son aún más. Su ri­que­za es­tá en sus áci­dos Ome­ga 6: “Ade­más de for­mar par­te de la mem­bra­na ce­lu­lar, es­tas gra­sas sa­nas son pre­cur­so­ras de sus­tan­cias que mo­du­lan la res­pues­ta or­gá­ni­ca fren­te a las in­fla­ma­cio­nes y equi­li­brar la pre­sión ar­te­rial”, ex­pli­ca la nu­tri­cio­nis­ta Ana Bea­triz Ba­rre­lla. Tam­bién ge­ne­ro­sa en el apor­te de fi­bras, es una se­mi­lla fun­da­men­tal pa­ra el trán­si­to in­tes­ti­nal: “Co­mo ayu­da a len­ti­fi­car la di­ges­tión de car­bohi­dra­tos, re­gu­la la se­cre­ción de glu­co­sa lo cual es óp­ti­mo pa­ra con­tro­lar y has­ta pre­ve­nir la dia­be­tes”, sos­tie­ne Ba­rre­lla. Co­mo si to­do es­to fue­ra po­co, en el in­te­rior de es­te grano hay an­ti­oxi­dan­tes co­mo el áci­do fe­nó­li­co “que ac­túa en la pre­ven­ción del desa­rro­llo de tu­mo­res y las do­len­cias car­dio­vas­cu­la­res”. Un es­tu­dio pu­bli­ca­do en 2012 por el Cen­tro Ale­mán de In­ves­ti­ga­ción so­bre Cán­cer mos­tró que un al­to con­su­mo de se­mi­llas de gi­ra­sol pro­te­ge a las mu­je­res me­no­páu­si­cas del cán­cer de ma­ma. En es­te ca­so, el res­pon­sa­ble se­ría el lig­nano, de es­truc­tu­ra pa­re­ci­da a los es­tró­ge­nos y po­de­ro­sa ac­ción an­ti­oxi­dan­te.

Có­mo usar­la

Com­prar­las ya pe­la­das fa­ci­li­ta­rá su uso y con­su­mo y ha­cer­las en ca­sa evi­ta­rá las que se ven­den en el mer­ca­do muy sa­la­das. Se pue­den asar, co­ci­nar o to­rrar. Una bue­na idea es tri­tu­rar­las pa­ra ob­te­ner una ha­ri­na que se po­drá usar co­mo re­bo­za­dor de car­nes y pes­ca­dos. Su sa­bor se lle­va muy bien con las cas­ta­ñas en en­sa­la­das de ho­jas ver­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.