Bue­na vis­ta

Los ani­ma­les pue­den pa­de­cer en­fer­me­da­des of­tal­mo­ló­gi­cas más allá de la edad que ten­gan. Cuá­les son y có­mo de­tec­tar rá­pi­do sus sig­nos

Mia - - MASCOTAS -

Si nues­tra mas­co­ta sue­le cho­car­se con­tra los mue­bles o pa­re­des de la ca­sa, tie­ne los ojos irri­ta­dos, la­gri­mea o par­pa­dea in­ten­sa­men­te, de­be­mos con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad de que pa­dez­ca pro­ble­mas ocu­la­res. Ca­be des­ta­car que no exis­te una edad en la cual co­mien­zan los sig­nos de ce­gue­ra; es de­cir que de­pen­de de ca­da ani­mal y de la pa­to­lo­gía que la ge­ne­re.

Hoy las en­fer­me­da­des of­tal­mo­ló­gi­cas más co­mu­nes que afec­tan a pe­rros y ga­tos son la con­jun­ti­vi­tis y la úl­ce­ra de cór­nea, se­gui­das por la que­ra­ti­tis (in­fla­ma­ción de la cór­nea) y las ca­ta­ra­tas. En cuan­to a los sig­nos clí­ni­cos que de­mues­tran pro­ble­mas of­tál­mi­cos, los más fre­cuen­tes sue­len ser el la­grimeo, la irri­ta­ción, el par­pa­deo in­ten­so y la in­to­le­ran­cia a la luz.Tam­bién se de­be te­ner en cuen­ta la pre­ven­ción del au­to­trau­ma, ya que el ani­mal, por un do­lor o una las­ti­ma­du­ra, pue­de ras­car­se y agra­var la le­sión.

De to­dos mo­dos, no se de­be ge­ne­ra­li- zar ya que cier­tas pa­to­lo­gías son más co­mu­nes en de­ter­mi­na­das ra­zas. Por ejem­plo, son fre­cuen­tes las en­fer­me­da­des de los pár­pa­dos en ra­zas co­mo el shar-pei, del con­duc­to la­gri­mal en mal­te­ses o ca­ni­ches, o de la con­jun­ti­va en ani­ma­les con ojos sal­to­nes.

La edad pro­me­dio de pér­di­da de vi­sión de un pe­rro o ga­to es muy va­ria­ble, de­pen­dien­do de ca­da ani­mal y de las pa­to­lo­gías que su­fra. Pe­ro hay que es­tar aten­tos a cier­tos sig­nos que nos aler­tan: si se lle­van por de­lan­te mue­bles y, en el ca­so los pe­rros, cuan­do van ol­fa­tean­do el ca­mino al an­dar. Hay mas­co­tas que su­fren más es­tas al­te­ra­cio­nes cuan­do es­tán en am­bien­tes con po­ca luz. Pa­ra esos ca­sos, exis­ten ma­nio­bras y es­tu­dios en los cua­les un ve­te­ri­na­rio pue­de de­tec­tar rá­pi­da­men­te esos "lla­ma­dos de aten­ción" e im­ple­men­tar una te­ra­pia apro­pia­da.

La ca­ta­ra­ta es la opa­ci­dad del cris­ta­lino, un len­te bi­con­ve­xo trans­pa­ren­te que, por di­ver­sas cau­sas, pier­de su trans­pa­ren­cia y co­mien­za a ver­se blan­co-gri­sá­ceo y en es­ta­dios avan­za­dos, com­ple­ta­men­te blan­co con la con­si­guien­te fal­ta de vi­sión.

Ac­tual­men­te, la of­tal­mo­lo­gía ve­te­ri­na­ria ha avan­za­do mu­chí­si­mo en el tra­ta­mien­to de las ca­ta­ra­tas. Así, a la ci­ru­gía tra­di­cio­nal se le su­ma la ci­ru­gía por fa­coe­mul­si­fi­ca­ción (la mis­ma téc­ni­ca uti­li­za­da en me­di­ci­na hu­ma­na pa­ra tra­ta­mien­to de las ca­ta­ra­tas) que con­sis­te en li­cuar la ca­ta­ra­ta y ex­traer­la por una pe­que­ña son­da in­tro­du­ci­da en el cris­ta­lino. Des­de ya, cuan­to an­tes se la tra­te, se ob­ten­drán me­jo­res re­sul­ta­dos. Pa­ra eso es im­por­tan­te la con­sul­ta tem­pra­na con el ve­te­ri­na­rio de con­fian­za pa­ra una eva­lua­ción y la pos­te­rior de­ri­va­ción a un of­tal­mó­lo­go. Pre­vio a la ci­ru­gía, se re­quie­re rea­li­zar exá­me­nes pre­qui­rúr­gi­cos ta­les co­mo aná­li­sis com­ple­tos de san­gre, eco­gra­fía ocu­lar, y elec­tro­re­ti­no­gra­fia (de­ter­mi­na la ac­ti­vi­dad y/o es­ta­do de la re­ti­na).

En cuan­to a los ries­gos de la ci­ru­gía en sí, de­ben eva­luar­se en ca­da ca­so se­pa­ran­do el anes­té­si­co del qui­rúr­gi­co, sien­do su­ma­men­te im­por­tan­te rea­li­zar siem­pre los exá­me­nes pre­qui­rúr­gi­cos y te­ner una bue­na co­mu­ni­ca­ción con el pro­fe­sio­nal ve­te­ri­na­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.