Los nuevos NAR­CI­SOS

Mia - - MODA -

To­da­vía sien­to frus­tra­ción cuan­do oi­go que al­guien de­ja caer la pa­la­bra nar­ci­sis­mo. Fa­ce­book es un cul­to al nar­ci­sis­mo. ¿Por qué pien­san las per­so­nas que lo que ha­cen es tan im­por­tan­te? En la ac­tua­li­dad, los ni­ños son to­tal­men­te nar­ci­sis­tas. Siem­pre yo, yo, yo. Mi je­fa es una nar­ci­sis­ta. Cree que ella es la me­jor y siem­pre me­nos­pre­cia a los de­más. Y mien­tras los pro­fa­nos uti­li­zan es­ta pa­la­bra pa­ra to­do, des­de la arro­gan­cia has­ta la gro­se­ría, in­ves­ti­ga­do­res y te­ra­peu­tas es­tán in­ten­tan­do pro­bar la elas­ti­ci­dad de es­te con­cep­to de to­das las ma­ne­ras po­si­bles.

Re­cien­te­men­te, un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res reali­zó un aná­li­sis por or­de­na­dor de tres dé­ca­das de gran­des éxi­tos mu­si­ca­les, y de­tec­ta­ron una ten­den­cia es­ta­dís­ti­ca­men­te im­por­tan­te ha­cia el nar­ci­sis­mo y la hos­ti­li­dad en la mú­si­ca po­pu­lar. Sus hi­pó­te­sis se vie­ron res­pal­da­das por su ob­ser­va­ción de la dis­mi­nu­ción del uso de pa­la­bras co­mo no­so­tros y nos y el au­men­to a la ho­ra de em­plear el yo y el mi. Los in­ves­ti­ga­do­res tam­bién in­for­ma­ron que se ha­cía me­nor uso de pa­la­bras re­la­cio­na­das con la co­ne­xión so­cial y las emo­cio­nes po­si­ti­vas, pe­ro se au­men­ta­ban las re­la­cio­na­das con la ira y la con­duc­ta an­ti­so­cial, co­mo odiar o ma­tar. Dos de las in­ves­ti­ga­do­ras de ese es­tu­dio, Jean Twen­ge y Keith Camp­bell, au­to­ras del li­bro The Nar­cis­sism Epi­de­mic, sos­tie­nen que la in­ci­den­cia del tras­torno nar­ci­sis­ta de la per­so­na­li­dad se ha in­cre­men­ta­do en más del do­ble en Es­ta­dos Uni­dos en la úl­ti­ma dé­ca­da.

En otras pa­la­bras, se­gún otro de los ilus­tra­ti­vos re­fra­nes de mi abue­la, pa­re­ce que el mun­do se es­tá yen­do al in­fierno a pa­sos agi­gan­ta­dos. ¿Aca­so es ver­dad? ¿Es­ta­mos ro­dea­dos de nar­ci­sis­tas? ¿Nos he­mos con­ver­ti­do en una cul­tu­ra de per­so­nas ab­sor­tas en sí mis­mas y en­greí­das a las que só­lo les in­tere­sa el po­der, el éxi­to, la belleza y ser ex­cep­cio­na­les? ¿Nos cree­mos con tan­tos de­re­chos que, real­men­te, es­ta­mos con­ven­ci­dos de que so­mos su­pe­rio­res, aun­que en reali­dad no es­te­mos con­tri­bu­yen­do o con­si­guien­do na­da de va­lor? ¿Es cier­to que nos fal­ta la em­pa­tía ne­ce­sa­ria pa­ra ser per­so­nas com­pa­si­vas y es­tar co­nec­ta­das? Si eres co­mo yo, pro­ba­ble­men­te es­ta­rás ha­cien­do una pe­que­ña mue­ca y pen­san­do: "Sí". Jus­ta­men­te, ése es el pro­ble­ma. No el mío, por su­pues­to. ¡Pe­ro, en ge­ne­ral..., pa­re­ce cier­to! Nos gus­ta te­ner una ex­pli­ca­ción, so­bre to­do pa­ra que nos ayu­de a sen­tir­nos me­jor con no­so­tros mis­mos y que tras­la­de la cul­pa a esas per­so­nas. Cuan­do es­cu­cho a al­guien ex­po­ner el ar­gu­men­to del nar­ci­sis­mo, és­te sue­le ir acom­pa­ña­do de des­pre­cio, ira y crí­ti­cas. A de­cir ver­dad, yo tam­bién sen­tí es­tas emo­cio­nes al es­cri­bir ese pá­rra­fo. Lo pri­me­ro que se nos ocu­rre es cu­rar a "los nar­ci­sis­tas", po­nién­do­los en su lu­gar me­dian­te la crí­ti­ca. Da igual que me di­ri­ja a do­cen­tes, pa­dres o ma­dres, di­rec­to­res eje­cu­ti­vos o a mis ve­ci­nos, la res­pues­ta siem­pre es la mis­ma: Es­tos ego­ma­nía­cos tie­nen que dar­se cuen­ta de que no son tan ex­cep­cio­na­les, que no son tan es­tu­pen­dos, que no tie­nen de­re­cho a aco­sar y que se les han de ba­jar los hu­mos. A na­die le im­por­ta. (És­ta es la ver­sión ap­ta pa­ra to­dos los pú­bli­cos.)

Aho­ra es cuan­do el te­ma se vuel­ve en­ga­ño­so, frus­tran­te y, qui­zá, has­ta un po­co des­co­ra­zo­na­dor. El te­ma del nar­ci­sis­mo ha im­preg­na­do la conciencia so­cial de tal mo­do que la ma­yo­ría de las per­so­nas lo aso­cian co­rrec­ta­men­te con un pa­trón de con­duc­tas que in­clu­yen el en­grei­mien­to, la in­si­dio­sa ne­ce­si­dad de ser ad­mi­ra­dos y la fal­ta de em­pa­tía. Lo que ca­si na­die en­tien­de es que to­dos los ni­ve­les de gra­ve­dad en es­te diag­nós­ti­co tie­nen su ori­gen en la ver­güen­za. Eso sig­ni­fi­ca que no lo so­lu­cio­na­re­mos po­nien­do a la gen­te en su si­tio y re­cor­dán­do­le sus de­fec­tos e in­sig­ni­fi­can­cia. Lo más pro­ba­ble es que la ver­güen­za sea la cau­sa de es­tas con­duc­tas, no la cu­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.