El le­ga­do

Mia - - CALIDAD DE VIDA -

Do­ve, que des­de 2004, tie­ne co­mo pre­mi­sa ins­pi­rar a las mu­je­res pa­ra que se sien­tan se­gu­ras de sí mis­mas y con­fíen en el po­der de su pro­pia belleza, pre­sen­ta “Le­ga­do”, su úl­ti­ma cam­pa­ña, a tra­vés de la cual bus­ca de­mos­trar la im­por­tan­cia que tie­ne pa­ra las mu­je­res des­cu­brir su pro­pia belleza y así po­der trans­mi­tir esos sen­ti­mien­tos po­si­ti­vos a la vi­da de las ni­ñas que se en­cuen­tran en pleno pro­ce­so de cons­truc­ción de su au­to­es­ti­ma y de su per­so­na­li­dad. En es­te desa­rro­llo, las ma­dres, mo­de­lo nú­me­ro uno a se­guir, cum­plen un rol fun­da­men­tal.

Pa­ra rea­li­zar el vi­deo, un gru­po de mu­je­res y sus hi­jas jó­ve­nes (en­tre 7 y10 años) fue­ron in­vi­ta­das a es­cri­bir dos lis­tas: una ex­pre­san­do lo que les gus­ta, y otra lo que no les gus­ta de su apa­rien­cia fí­si­ca. El vi­deo re­ve­la que la lis­ta de las hi­jas es muy si­mi­lar a la de sus ma­más, lo que de­mues­tra có­mo los sen­ti­mien­tos so­bre la belleza se pue­den trans­mi­tir a la si­guien­te ge­ne­ra­ción.

“Do­ve se pro­po­ne tra­ba­jar en pos de un cam­bio so­cial que per­mi­ta for­ta­le­cer el op­ti­mis­mo de las ni­ñas y con­tra­rres­tar los men­sa­jes dis­tor­sio­na­dos del en­torno.To­das las mu­je­res, en nues­tros di­fe­ren­tes ro­les, po­de­mos ha­cer la di­fe­ren­cia ayu­dan­do a las ni­ñas del pre­sen­te a desa­rro­llar una au­to­es­ti­ma sa­na y a for­ta­le­cer su ima­gen per­so­nal, li­be­rán­do­se de la pre­sión de un ideal de belleza im­po­si­ble de lo­grar”ex­pli­có Flo­ren­cia Ma­chain, Brand Ma­na­ger de Do­ve Ar­gen­ti­na. Ins­pi­ra­te con Do­ve en: http://bit.ly/29eLGQX

Con la lle­ga­da del buen tiem­po y el au­ge de los Juegos Olím­pi­cos, son ca­da vez más las per­so­nas que re­to­man las ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas, y en es­te sen­ti­do el cui­da­do de los pies es fun­da­men­tal. Co­ri­na Kirby, Ca­te­gory Ma­na­ger en Amo­pé, acon­se­ja:

Cui­dar la pi­sa­da. Es muy im­por­tan­te pa­ra un de­por­tis­ta ya que la in­ten­si­dad es aún ma­yor. Por eso, re­cu­rrir a un trau­ma­tó­lo­go y ase­gu­rar­se de que la pi­sa­da es co­rrec­ta es el pri­mer pa­so al co­men­zar un de­por­te. Ob­ser­var el des­gas­te y la de­for­ma­ción del cal­za­do es otra for­ma de co­rro­bo­rar­lo pe­rió­di­ca­men­te.

Ele­gir el cal­za­do co­rrec­to. Al ca­mi­nar, ejer­ce­mos so­bre nues­tros pies una pre­sión equi­va­len­te a 3 ve­ces nues­tro pe­so cor­po­ral, por lo que en­tre­nar con el cal­za­do ade­cua­do es esen­cial pa­ra amor­ti­guar las con­tu­sio­nes tí­pi­cas de co­rrer, fre­nar y sal­tar.

Lue­go de rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Es ne­ce­sa­rio es­ti­rar los pies al igual que el res­to del cuer­po, tan­to los de­dos co­mo el em­pei­ne. Si es po­si­ble, se re­co­mien­da su­mer­gir­los en agua fría du­ran­te un ra­to pa­ra des­in­fla­mar­los. Al mo­men­to de la du­cha, lo me­jor es usar un ja­bón neu­tro y la­var con de­te­ni­mien­to ca­da zo­na, es­pe­cial­men­te en­tre los de­dos. El se­ca­do es tan im­por­tan­te co­mo el la­va­do. Pa­ra eli­mi­nar el ac­ce­so de su­do­ra­ción, lo me­jor es uti­li­zar plan­ti­llas ab­sor­ben­tes, des­odo­ran­tes es­pe­cia­les y ai­rear el cal­za­do pa­ra que se se­que bien.

Cui­dar la piel. Man­te­ner los pies sua­ves e hi­dra­ta­dos es esen­cial pa­ra su co­rrec­ta sa­lud. Li­mar du­re­zas y as­pe­re­zas es fun­da­men­tal pa­ra que no se ha­gan ca­llos y grie­tas en la piel. Se re­co­mien­da ex­fo­liar el ta­lón una vez por se­ma­na, pa­ra eli­mi­nar las cé­lu­las muer­tas acu­mu­la­das y de­vol­ver la sua­vi­dad.

Re­cor­tar las uñas. Lo me­jor es cor­tar­las de for­ma rec­ta, li­mar­las pa­ra eli­mi­nar pi­cos y ase­gu­rar­se que no que­den cor­tas las es­qui­nas pa­ra que no se en­car­nen. Pies sa­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.