La im­por­tan­cia de las fi­bras en la die­ta Por Pi­lar Lla­nos, li­cen­cia­da en nu­tri­ción

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN -

Pa­ra el ser hu­mano son un prin­ci­pio ali­men­ti­cio, com­po­nen­te in­dis­pen­sa­ble de una alimentación sa­lu­da­ble. Sin em­bar­go ca­re­ce­mos de en­zi­mas que ha­gan po­si­ble su di­ges­tión, aun­que en al­gu­nos ca­sos pue­den ac­tuar so­bre ellas las bac­te­rias que ha­bi­tan en nues­tro in­tes­tino grue­so (co­lon).

En cuan­to a sus fun­cio­nes, las fi­bras fa­vo­re­cen la eva­cua­ción in­tes­ti­nal, ali­men­tan a la flo­ra in­tes­ti­nal y ac­túan so­bre ella fa­vo­re­cien­do su cre­ci­mien­to y desa­rro­llo. Es­tas fun­cio­nes no só­lo con­tri­bu­yen a com­ple­tar sa­lu­da­ble­men­te el pro­ce­so di­ges­ti­vo sino que man­tie­nen la sa­lud del co­lon evi­tan­do en­fer­me­da­des co­mo los di­ver­tícu­los y has­ta el cán­cer de co­lon. Mo­du­lan ade­más los pro­ce­sos di­ges­ti­vos, con­tri­bu­yen­do a un me­jor tra­ta­mien­to de las en­fer­me­da­des me­ta­bó­li­cas (dia­be­tes y co­les­te­rol ele­va­do) y a dar una ma­yor sa­cie­dad. Las fi­bras que más es­pe­cí­fi­ca­men­te ac­túan so­bre la eva­cua­ción del in­tes­tino son las in­so­lu­bles: lig­ni­na­ce­lu­lo­sas y he­mi­ce­lu­lo­sas. Di­chas fi­bras ac­túan ab­sor­bien­do agua, y es­ti­mu­lan­do los mo­vi­mien­tos in­tes­ti­na­les.

A las fi­bras in­so­lu­bles se las en­cuen­tra en las ver­du­ras, so­bre to­do en las de ho­ja, en los bul­bos (co­mo el hi­no­jo) en los ta­llos (co­mo el apio) en las ver­du­ras con se­mi­llas (co­mo pe­pino, el to­ma­te, la be­ren­je­na, los za­pa­lli­tos), en las fru­tas, so­bre to­do en las pie­les y ho­lle­jos, en los ce­rea­les in­te­gra­les, so­bre to­do tri­go, maíz, cen­teno, ce­ba­da, mi­jo, arroz. Es­pe­cial­men­te el sal­va­do de tri­go grue­so es ri­co en es­tas fi­bras.Tam­bién en las pie­les de las le­gum­bres: ar­ve­jas, len­te­jas, po­ro­tos y gar­ban­zos.

Fi­nal­men­te, las que ac­túan so­bre la sa­cie­dad y la mo­du­la­ción de los pro­ce­sos di­ges­ti­vos son las fi­bras so­lu­bles: pec­ti­nas – go­mas – mu­cí­la­gos, que de­ter­mi­nan ba­jo ín­di­ce glu­cé­mi­co en los ali­men­tos que las con­tie­nen. Co­mo en­tre las gra­sas tam­bién re­cu­bren al co­les­te­rol, son im­por­tan­tes pa­ra dis­mi­nuir su ab­sor­ción.

Las en­con­tra­mos en la man­za­na, za­naho­ria y na­ran­ja, en la pul­pa de mu­chas fru­tas, en la pul­pa de ar­ve­jas, len­te­jas y po­ro­tos, en los ce­rea­les de ave­na, en to­das sus for­mas, y en el sal­va­do de ave­na es­pe­cial­men­te.Tam­bién en las fru­tas se­cas (al­men­dras y ave­lla­nas). Se con­si­de­ran en es­te gru­po al­gu­nas fi­bras que la in­dus­tria agre­ga a los ali­men­tos pa­ra ha­cer­los más sa­lu­da­bles y que co­no­ce­mos co­mo ali­men­tos fun­cio­na­les o ali­men­tos pro­bió­ti­cos. Es el ca­so de la po­li­dex­tro­sa, que re­em­pla­za al azú­car en mu­chos pro­duc­tos de ca­lo­rías re­du­ci­das y que es­tá pre­sen­te en las yer­bas que las tie­nen in­cor­po­ra­das.

La yer­ba ma­te, ade­más de ser una in­fu­sión muy po­pu­lar, me­jo­ra fun­cio­nes es­pe­cí­fi­cas del or­ga­nis­mo y apor­ta la fi­bra ne­ce­sa­ria que se ne­ce­si­ta pa­ra lle­var una vi­da sa­lu­da­ble.

Den­tro de lo que son las yer­bas fun­cio­na­les -yer­ba ma­te con pre­bió­ti­cos que apor­tan be­ne­fi­cios a la sa­lud y pro­mue­ven el bie­nes­tar- exis­te una va­rie­dad que es­tá for­ti­fi­ca­da con po­li­dex­tro­sa. Es­ta sus­tan­cia es una fi­bra par­cial­men­te asi­mi­la­ble que po­see un efec­to re­gu­la­ri­za­dor ya que se ha com­pro­ba­do que me­jo­ra la fun­ción in­tes­ti­nal. Tie­ne, ade­más, efec­to pre­bió­ti­co da­do que pro­du­ce un au­men­to de la bio­ma­sa, es­ti­mu­la el cre­ci­mien­to de bac­te­rias be­né­fi­cas co­mo bí­fi­do­bac­te­rias y lac­to­ba­ci­los, y pro­du­ce un des­cen­so del pH, que in­hi­be el cre­ci­mien­to de mi­cro­or­ga­nis­mos pa­tó­ge­nos. La evi­den­cia cien­tí­fi­ca ha de­mos­tra­do que los dis­tin­tos com­po­nen­tes de la fi­bra tie­nen di­fe­ren­tes efec­tos fi­sio­ló­gi­cos y, por lo tan­to, di­fie­ren en su po­ten­cial pa­ra re­du­cir el ries­go de es­tas en­fer­me­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.