Un nue­vo CA­MINO

Mia - - MODA -

Ca­da uno de no­so­tros tie­ne su mo­men­to pa­ra em­pren­der el via­je del al­ma. El via­je es in­di­vi­dual y ja­más vol­ve­re­mos a ser los mis­mos que éra­mos en el pun­to de par­ti­da. Ha­cer lu­gar al va­cío pa­ra que en­tre lo nue­vo. Des­ha­cer­nos de las vie­jas co­ra­zas, des­ca­mar la piel pa­ra reinventar nues­tro nue­vo yo. Vol­ver a na­cer.

Qui­zás su­fra­mos tras­piés, al­gu­nas tor­ce­du­ras por re­pe­tir pa­sos in­con­du­cen­tes. Pue­de que va­ci­le­mos por no te­ner tra­ba­ja­da la con­fian­za y la fe en un or­den su­pe­rior y so­bre to­do en nues­tra in­fi­ni­ta ca­pa­ci­dad. Hay bue­nas no­ti­cias: esos tro­pie­zos no sig­ni­fi­ca­rán más que pe­que­ñas de­mo­ras en el nue­vo rum­bo.Ya es­ta­mos en mar­cha y a es­ta mar­cha no la pa­ra na­die. La cla­ve es con­fiar.

Una vez que nos ini­cia­mos en el ca­mino del al­ma he­mos de te­ner fuer­za, fe y per­se­ve­ran­cia, evi­tar com­pa­ra­cio­nes y jui­cios y tran­si­tar por pe­río­dos de mu­cha so­le­dad. El ca­mino es­pi­ri­tual es una ex­pe­rien­cia más bien so­li­ta­ria. Po­de­mos te­ner bue­nos ami­gos, sos­tén fa­mi­liar, com­pa­ñe­ros de ru­ta, her­ma­nos es­pi­ri­tua­les, maes­tros, etc., pe­ro si no nos man­te­ne­mos en la sen­da con vo­lun­tad, di­fí­cil­men­te avan­ce­mos. Ge­ne­ral­men­te nos ini­cia­mos en el via­je del al­ma por ne­ce­si­dad. En ese co­mien­zo no re­ci­bi­mos avi­sos de que no se­rá fá­cil.

Es­ta­mos tan ávi­dos por ha­cer de nues­tra vi­da al­go di­fe­ren­te que nos lan­za­mos a la ca­rre­ra aun­que no se­pa­mos co- rrer. Más de una vez se nos pre­sen­ta­rá el de­seo in­ten­so de ti­rar to­do por la bor­da y vol­ver a la an­te­rior vi­da de in­cons­cien­cia en la que, si bien no éra­mos fe­li­ces ni es­tá­ba­mos en cal­ma, al me­nos no nos cues­tio­ná­ba­mos tan­to. Di­fí­cil­men­te sea es­to po­si­ble.

Una vez co­men­za­da la tra­ve­sía, no hay re­torno al pun­to de par­ti­da. Cuan­do co­men­za­mos a pre­gun­tar­nos los "pa­ra qué" en lu­gar de los "por qué" de los he­chos y de las per­so­nas que van apa­re­cien­do en nues­tra vi­da, va­mos en­con­tran­do nue­vas res­pues­tas a ca­da pa­so.

Aun­que pa­rez­ca con­tra­dic­to­rio, a ma­yor can­ti­dad de res­pues­tas, apa­re­cen nue­vas pre­gun­tas y desafíos.

La vi­da del ex­plo­ra­dor del al­ma no es lla­na ni fá­cil co­mo no sue­len ser­lo las co­sas que po­seen un sen­ti­do pro­fun­do. No sig­ni­fi­ca que no sea una ex­pe­rien­cia lle­na de ale­gría, re­ve­la­cio­nes y en­cuen­tros. Se­gu­ra­men­te ha­ya des­en­cuen­tros: es pro­ba­ble que en nues­tra bús­que­da va­ya­mos per­dien­do al­gu­nas an­ti­guas re­la­cio­nes que creía­mos só­li­das o su­fra­mos la amar­ga de­silu­sión de que esas per­so­nas que su­po­nía­mos nues­tros pi­la­res no com­pren­dan por don­de va­mos, nos cues­tio­nen o no nos apo­yen. ¿Por qué de­be­rían ha­cer­lo, des­pués de to­do? Uno de los apren­di­za­jes fun­da­men­ta­les es com­pren­der y res­pe­tar las de­ci­sio­nes aje­nas y que al­guien se ale­je por­que no sin­to­ni­za en la mis­ma fre­cuen­cia pue­de ser una op­ción. Nos do­le­rá, sin du­das.

El do­lor es in­he­ren­te al cre­ci­mien­to. He­mos de com­pren­der los tiem­pos de evo­lu­ción aje­nos, que no ne­ce­sa­ria­men­te coin­ci­di­rán con los pro­pios. ¿Cuán­to tiem­po pa­sa­mos sin pre­gun­tar­nos mu­cho y na­die nos juz­gó por ello? Apren­der a vi­vir de ma­ne­ra em­pá­ti­ca, con sen­ti­do y con mi­sión es un via­je ilu­mi­na­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.