ALER­TA,

Mia - - MASCOTAS -

Se­gún es­tu­dios re­cien­tes, 3 de ca­da 10 pe­rros y 4 de ca­da 10 ga­tos tie­nen pa­rá­si­tos in­ter­nos. De acuer­do a la OMS, las per­so­nas y los ani­ma­les com­par­ti­mos cer­ca de 300 en­fer­me­da­des, de las cua­les mu­chas tie­nen su ori­gen en los ani­ma­les, en­tre los que se in­clu­yen nues­tras pro­pias mas­co­tas. Es de­cir que al cui­dar a tu mas­co­ta, pro­te­gés tam­bién a to­da tu fa­mi­lia y al me­dio am­bien­te.

Pe­rros y ga­tos son ca­si un miem­bro más de la fa­mi­lia, duer­men jun­to a sus due­ños y los ni­ños com­par­ten con ellos jue­gos, ju­gue­tes y el am­bien­te en ge­ne­ral. Por eso hay que es­tar muy pen­dien­tes de los as­pec­tos sa­ni­ta­rios del ani­mal.

El ries­go en gran par­te es­tá da­do por los há­bi­tos, pe­ro és­tos pue­den me­jo­rar­se. Hay que te­ner en cuen­ta que la pre­ca­rie­dad in­cre­men­ta el ries­go mien­tras que la hi­gie­ne, por su par­te, con­tri­bu­ye a re­du­cir­lo. Asi­mis­mo, cum­plir con los planes sa­ni­ta­rios, no só­lo de los ni­ños sino tam­bién el de las mas­co­tas de la ca­sa, es cla­ve. Hay que es­tar aten­tos a los re­fuer­zos de las va­cu­na­cio­nes y lle­var las des­pa­ra­si­ta­cio­nes al día que el ve­te­ri­na­rio re­co­men­dó, tan­to in­ter­nas co­mo ex­ter­nas.

¿Pe­ro qué pa­sa con to­dos los ani­ma­les que no tie­nen con­trol sa­ni­ta­rio? ¿Cuán con­ta­mi­na­das po­drían es­tar pla­zas y par­ques don­de pa­sean los pe­rros y las per­so­nas no tie­nen el há­bi­to de re­co­lec­tar la ma­te­ria fe­cal ni des­pa­ra­si­tar a su mas­co­ta con la fre­cuen­cia ne­ce­sa­ria?

Se­gún la OMS, el 75% de las en­fer­me­da­des emer­gen­tes son zoo­nó­ti­cas. Hay en­fer­me­da­des bac­te­ria­nas y pa­ra­si­ta­rias que com­par­ti­mos. Al­gu­nas se con­ta­gian en for­ma di­rec­ta, otras en cam­bio, se dan por in­ge­rir al­go con­ta­mi­na­do con ese agen­te o bien por­que se trans­mi­te por al­gún vec­tor.

En ese sen­ti­do, se re­mar­ca la im­por­tan­cia de la con­sul­ta con el ve­te­ri­na­rio, quién de­ter­mi­na­rá la fre­cuen­cia de la des­pa­ra­si­ta­ción de acuer­do a la edad del ani­mal, há­bi­tos de vi­da, si es­tá en es­tre­cho con­tac­to con la fa­mi­lia o si va­ga­bun­dea mu­cho. Por ejem­plo, si un pe­rro va to­dos los días a la pla­za de la es­qui­na, se lo de­be­ría des­pa­ra­si­tar men­sual­men­te y no ca­da tres me­ses.

No le po­de­mos pe­dir a un ni­ño que cam­bie la ma­ne­ra en la que jue­ga con su mas­co­ta y tam­po­co va a al­can­zar con que só­lo se la­ve las ma­nos. Los há­bi­tos son muy im­por­tan­tes y la des­pa­ra­si­ta­ción re­gu­lar de las mas­co­tas es fun­da­men­tal pa­ra ase­gu­rar la pre­ven­ción.

Es im­por­tan­te el con­trol de los pa­rá­si­tos ex­ter­nos, vec­to­res de mu­chos agen­tes. Las for­mas adul­tas de pul­gas, ga­rra­pa­tas y mos­qui­tos son los que pi­can a las mas­co­tas y así trans­mi­ten en­fer­me­da­des, mien­tras que las for­mas in­ma­du­ras (lar­vas y hue­vos) se en­cuen­tran en los ho­ga­res. Por ello, el tra­ta­mien­to in­te­gral de­be con­tem­plar eli­mi­nar los pa­rá­si­tos adul­tos, pre­ve­nir las pi­ca­du­ras y tra­tar el am­bien­te en for­ma di­rec­ta, pa­ra real­men­te cor­tar el ci­clo de re­pro­duc­ción y con­ta­gio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.